Ir al contenido principal

¿Ardes de amor por mi? X3


Existe un testimonio de transformación y cambio que ha inspirado multitudes en los últimos dos mil años. Había en la región de Capernaum (Pueblo de Nahum) un hombre al que llamaban Shimon Bar-Yochanan (nombre arameo). Este Simón tiene un hermano llamado Andrés, quien es seguidor de Juan (Yojanán) de la familia de los sacerdotes de Aarón. Ambos -Simón y Andrés- son hijos de un pescador conocido como Jonás (Yochanan) que hacía su labor en el Mar de Galilea.
Cuando Jesús encuentra a Simón en Capernaum éste atendía una PYME de pescadores, era un trabajador autónomo, sin jefe, sin un salario regulado.

Territorio de Israel, Mar de Galilea, población de la actual Cafarnaúm (En amarillo).

En esos días era llamado Simón hijo de Jonás, cuyo nombre le sonaba a los de su generación algo así como "Caña hijo de pichón de paloma". El nombre de Jonás nos recuerda -en ese momento como hoy- al profeta rebelde desconectado con su destino, aquel de corazón pusilánime.
Ambos van a ser seguidores permanentes, y no ocasionales, de Jesús. De hecho, su hermano Andrés es el primero en ser invitado o llamado personalmente por Jesús para ir con él como su aprendiz de manera permanente.
Jesús mismo le cambió su nombre de nacimiento Simón por Cefas. Se trata de otra palabra aramea que de forma transliteral sería Kêfâ', y significa piedra. De allí que hoy nosotros -los que hablamos español en el siglo 21- le conozcamos como Pedro. Las personas que tenían este oficio tan demandante -la pesca y comercialización de pescado- usualmente no tenían oportunidad de recibir educación formal con algún maestro. Eso les hace valorar la invitación y la oportunidad que  Jesús les permite tomar.
Pedro ya es un hombre de mediana edad, está casado, tiene hijos, vive en casa de su suegra cuando se suma al grupo intimo de Jesús; los doce enviados o apóstolos (griego: απόστολος). Pedro abandona su ciudad, su región y viaja junto a Jesús y sus doce por todo el territorio de la provincia romana de Judea. En Jerusalén, una noche han celebrado una cena -la última- y han escuchado instrucciones, han ido a orar juntos a un lugar silencioso y alejado del ruido de la ciudad, pero se durmieron sin orar. Mientras todo esto sucedía a unas pocas horas de haber dado inicio la Pascua (Séder de Pésaj).
¿Eres tú amigo de Jesús? Ante la sorpresiva llegada de la guardia del templo y de Judas. Simón le ha defendido inicialmente con su espada y alguna violencia física (Juan 18:20), pero unas horas después ha negado insistentemente conocerle, ha dicho no ser su amigo, y mucho menos ser su discípulo. No utilizó palabras diplomáticas ni elegantes, lo hizo de forma común y grosera, se valió de insultos al ser identificado como su seguidor (Juan 18:25-27)Pedro ha renunciado a Jesús. Todo ésto está pasando en Jerusalén, en un horario anormal para arrestos y juicios. La tercera vigilia de la noche se conoce también como la hora del gallo; y está entre la media noche y las tres de la madrugada según la costumbre griega y romana de la época (Gallicinium romano) en los patios de la casa del jefe de los sacerdotes. El temor a ser capturado y ejecutado injustamente -ese horror- también le va a cubrir. Pedro se ocultó en la ciudad. Desde esa noche no ha vuelto a sostener ninguna platica privada con Jesús. 
Pedro ha sentido culpa todo este tiempo, ha experimentado sentimientos de condenación, su compromiso no pasó la prueba, su lealtad fue tirada abajo, no confía en él mismo. Su proceso de transformación de un común Simón hasta un Cefas (Pedro) tiene varias etapas o eventos. Pedro ya casi ha renunciado a todo, pero todavía le queda renunciar a su propia vida. Hoy vamos a ser testigos de algo importante:
Esta era ya la tercera vez que Jesús se manifestaba a sus discípulos, habiendo resucitado de los muertos. Y cuando hubieron comido, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos? Le dice: Sí Señor; tú sabes que te amo. Le dice: Apacienta mis corderos. Le vuelve a decir la segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Le responde: Sí, Señor; tú sabes que te amo. Le dice: Apacienta mis ovejas. Le dice la tercera vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Se entristeció Pedro de que le dijera la tercera vez: ¿Me amas? Y le dice: Señor, tú sabes todas las cosas; tú sabes que te amo. Le dice Jesús: Apacienta mis ovejas. De cierto, de cierto te digo: Cuando eras más joven, te ceñías, e ibas donde querías; mas cuando ya seas viejo, extenderás tus manos, y te ceñirá otro, y te pasará donde no quieras. Y esto dijo, señalando con qué muerte había de clarificar a Dios. Y dicho esto, le dice: Sígueme. Juan 21:14-19

No hace muchos días, la noche y madrugada de la Pascua, Pedro se enfrentó a varias personas desconocidas que le hicieron preguntas sobre si era "amigo" de Jesús. Pedro en cada oportunidad lo negó, testificó que no había nada entre ese hombre y él. La mente y el corazón de Pedro quedaron atados a ese momento, su natural respuesta e instinto por conservar su propia vida para sobrevivir le dominaron, pudieron más que su firme convicción y decisión.
Jesús vuelve a contratar a Pedro. Jesús trabaja en volver a colocar a Pedro sobre el camino. Lo llevó aparte, al lugar de su fracaso. Así como había sido llevado antes Moisés al palacio de Faraón en Egipto, al lugar de su fracaso para vencer de frente su mayor vergüenza y derrota. Por cada oportunidad en que su deseo de ser fiel fue derrotado, Jesús le pregunta con insistencia:

¿Ardes de amor por mi, más que éstos?
¿Amas mi causa más que el oficio de pescador?
¿Es tu amor superior al de todos ellos?

Las palabras de Simón no llevan pasión, van llenas de dudas y vergüenza. Ya no hay más Cefas, uno dispuesto a dar su vida y a luchar hasta la muerte. Cada respuesta de Simón fue vergonzosamente autocensurada, cada respuesta fue cauta y medida. -Te quiero como a un amigo al que se le estima mucho.
La respuesta de Jesús le confirmó como el líder de la futura restauración: -Apacienta mis ovejas.
Un detalle para recordar; no son tus ovejas, igual que las ovejas de Moisés en Madian tampoco eran sus ovejas, eran de Jetro su suegro. Estás ovejas y las que se van a sumar a estas, todas y cada una son mías. El Padre me las dio a mi, yo pague el precio. Vale destacar que las preguntas que Jesús hacía a Simón no le buscan hundir en la vergüenza, ni en hacerle sentir aun peor. Jamás preguntó: ¿Por qué me dejaste sólo, por qué no dijiste que eres mi discípulo, por qué sacaste la espada, por qué te abrumó el terror? ¿Me prometes no hacerlo otra vez? ¿Te arrepientes?
Esa mañana Dios le renovó, le regeneró, lo aplastó con su perdón y lo abrumó con su amor, le dio una nueva función y autoridad: "Pastor de las ovejas de Jesús". Tenemos a un Pedro que ahora sí se ha conectado con el propósito de Dios para él, uno que se ha encontrado nuevamente con su llamado y su destino. Siendo Jesús la roca fundamental, es el enviado de Dios, el Mesías prometido y Cefas, una piedra desprendida de ésta. Jesús le llama desde Simón (en el pasado) hasta Cefas (en el futuro). 
¿Qué responder a Jesús? Es posible que ahora mismo tu respuesta también sea cauta y medida. Es posible que dudes en tu corazón sobre asumir un compromiso por el tiempo que te queda de vida, es posible que servir como pastor de las ovejas de Jesús demande tu vida, es posible que desees dar un paso atrás. Justo ahora necesitas descubrir y conocer el abrumador amor de tu buen Dios -que a pesar de todos tus errores y derrotas- su corazón todavía arde de amor por ti, todavía está dispuesto a perdonar cada falla de tu pasado. ¿Ves la multitud de hombres y mujeres, descendientes y amigos que en el futuro serán afectados por tu compromiso?
Un día ya no podrás decidir, un día dejarás atrás la autonomía que hoy -la juventud y las actuales fuerzas te otorgan- serás vestido por alguien más y serás llevado por alguien más. El llamado de Dios a Simón involucra renuncia; a tu nombre, a la familia, el oficio, la casa, la fortaleza y la juventud, y la vida.
Solo al renunciar a Egipto podrás entrar a la tierra que se te prometió.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Abriendo los ojos del entendimiento

Lo inextricable trata de problemas, dudas que son muy enmarañados, intrincados y confusos por ello nos resulta difícil de resolver. Vivir sin comprender, tiene que ver con un entendimiento que posee limites. En el diccionario de la RAE dice que es aquello que no se puede desenredar, muy intrincado y confuso. Viene del latín inextricabilis ; aquello que no se puede desenredar. ¿Por qué hay algunas cosas  que  no logramos  entender claramente? "También le pido a Dios que les haga comprender con claridad el gran valor de la esperanza a la que han sido llamados, y de la salvación que él ha dado a los que son suyos. Pido también que entiendan bien el gran poder con que Dios nos ayuda en todo. El poder de Dios no tiene límites; con ese mismo poder."  Efesios 1:18,19 Bien podemos organizar al ser humano en 3 grupos:  Hombre natural . Su espíritu está muerto y desconectado de Dios.  Hombre espiritual . Está alineado al cielo.  Hombre carnal . Está a m

La buena semilla en buena tierra.

C omo la mayoría sabe, un agricultor o un campesino es alguien que trabaja la tierra, que selecciona las semillas, encuentra la semilla que esté sana para obtener a cambio plantas sanas que produzcan frutos sanos, se trata de establecer el reino de Dios. La otra parte de este escenario la representa nuestra respuesta al mensaje del Reino de Dios; el terreno ,   la calidad de la tierra . El terreno es el corazón, el interior de cada uno. Después de escuchar estas palabras de Jesús cualquier persona se identifica a sí misma -y casi inmediatamente- con la buena tierra, y normalmente asume que no será tierra estéril o víctima de la rutina diaria y de sus afanes. En esta oportunidad le invito a mirar con otros ojos esta parábola y descubrir a través del fruto si nuestra vida es la mejor tierra en la que Dios puede sembrar sus maravillosas promesas. Busquemos en nuestra Biblia y leamos las buenas noticias según  San Lucas, en el capitulo 8, iniciando a leer desde el verso 4 y en adelante.

Eliminar la amargura

¿Qué sucede en nuestro interior cuando ponemos en pausa la acción de perdonar, cuando no perdonamos y damos lugar al rencor? ¿Alguna vez ha colocado en su boca algo con sabor amargo y que afecta el sabor de todo lo que trata de comer después? Traten de vivir en paz con todos, y de obedecer a Dios; porque si no lo hacen, jamás lo verán cara a cara. No dejen que nadie se aleje del amor de Dios. Tampoco permitan que nadie cause problemas en el grupo, porque eso les haría daño; ¡sería como una planta amarga, que los envenenaría!    Hebreos 12: 14-15 Esfuércense  por vivir en paz, no se alejen del amor de Dios. No dejen crecer plantas venenosas en medio de ustedes.  De una u otra manera todos y cada uno hemos sido víctimas de golpes y de heridas sufridas desde el exterior. Algunas heridas son visibles fácilmente, pero existen otras que están muy profundas, y no son evidentes a simple vista.  En las próximas lineas vamos a hablar de esa herida que nadie nota pero que produce mu