Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo 19, 2013

Puedes cambiar todo, hasta tu futuro.

El reinado de Josías. Se trata de una historia altamente motivadora, un hombre que llegó a ser famoso miles de años después de morir por ser fiel servidor de Dios, un hombre que arrastraba un historial familiar tan terrible que nadie hubiera apostado por él jamás. Un hombre con todo en su contra, nada le favorecía.

La vida de Josías es una historia realmente fascinante, se trata de alguien que llegó tan lejos cuando todo apuntaba en la dirección opuesta.
Llegó a ser un rey en su nación, pero su apellido haría pensar a cualquiera sólo en lo peor para el futuro de su pueblo.  Contrario a cualquier pronostico nunca otro Rey se convirtió al Señor de la manera que lo hizo Josías desde su infancia. Era todavía muy joven cuando inicio su reinado, solo tenía 8 años, su bisabuelo fue un buen Rey, Ezequías, pero su abuelo Manesés, fue uno de los peores reyes de Israel. Al pueblo de Israel le costaba mucho trabajo ser fiel a Dios, su conversión no fue sencilla, este pueblo se contaminó muchas veces…

El padre derrochador de perdón.

Hoy les invito a volver revisar una porción del evangelio de San Lucas que ha sido inspiradora para la iglesia en cada generación, se trata de un pasaje mejor conocido como "el hijo pródigo" pero hoy volveremos los ojos a éste con atención especial en el padre. Dios se revela en este y otros pasajes de los evangelios como "nuestro padre" y nos crea una nueva condición de hijo adoptivo con plenos derechos y acceso total a sus riquezas, algo que algunos hijos -menores o mayores- tienen problemas en entender.
Así os digo que hay gozo delante de los ángeles de Dios por un pecador que se arrepiente. También dijo: Un hombre tenía dos hijos; y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes. No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente. Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provi…