Ir al contenido principal

Entradas

El Rey del reino de los cielos

El Padre del cielo, va a establecer su dominio en la tierra. Para que su reino avance nos enviará a un Rey a gobernar. Este rey enviado goza de su total confianza, posee toda autoridad en la tierra y en el cielo, pero va a reinar en obediencia y en apego a la Ley de Moisés, nada quedará sin cumplirse. Este Rey que envía el cielo hasta la tierra tiene mayor autoridad jerárquica que el día de reposo, y también es mayor al sistema de sacerdotes de Aarón, es mayor a la Ley de hecho es la piedra angular de todo lo anterior. El evangelio; buenas nuevas, buenas noticias o mensaje feliz proviene del griego εὐαγγέλιον. El enviado (Rey) trae en su interior un envío (un mensaje) que se irá revelando a través de su ministerio público en la tierra, uno que va a iniciar cuando éste llegue a sus 30 años de edad.
Jesús les dijo: «Son muchos los que necesitan entrar en el reino de Dios, pero son muy pocos los que hay para anunciar las buenas noticias. Por eso, pídanle a Dios que envíe más seguidores mío…
Entradas recientes

Salir del pozo de la vergüenza

¿Qué entendemos por vergüenza? Cuando sentimos que perdemos nuestra dignidad ya sea por una humillación, o un error. Es un sentimiento incómodo por haber hecho un acto ridículo. También se utiliza como sinónimo de ignominia; una ofensa a la vista pública o de toda una comunidad. La vergüenza implica un daño en lo moral, mientras que la ignominia define la respuesta a algo que puede ser moralmente neutro pero socialmente inaceptable. Impide -a la persona- ser, o mostrar quien se es. מְפִיבֹשֶׁת Mefi-boset (el que esparce vergüenza). Es un personaje de la historia de Israel durante el reinado de David, es un coleccionista de traumas y desgracias venido a menos a causa de una guerra civil, y que luego es increíblemente restaurado por el Rey. Hay en nuestro pasado razones de sobra que nos producen vergüenza más allá de nuestro control, se escapan a nuestra capacidad, cosas de nuestro pasado que superan nuestras posibilidades. Un padre con adicción alcohólica, un padre corrupto y públicament…

¿Está todo bien en casa?

Hoy vamos a verificar si existe un elefante en nuestra habitación (metáfora). La habitación matrimonial debería medir alrededor de 14 metros cuadrados, con ésto garantizamos espacio para los muebles básicos; la cama matrimonial, algunos espacios para guardar nuestra ropa y calzado, y dos personas. Resulta difícil de comprender cómo una persona permitiría que entre hasta el interior de su habitación un mamífero paquidermo de casi 4 metros de altura, y que pesa unos 6 mil kilos -sin darnos cuenta- y que lo haya dejado allí adentro.
En el año 1814 cuando Ivan Andreevich Krylov, el poeta ruso publicó una fábula titulada El hombre inquisitivo. En ella se refería a un hombre que recorría un museo y notaba todo tipo de pequeños errores pero, asombrosamente, no percibió un elefante. Más adelante Fyodor Dostoievski retomó la metáfora en su novela “Los endemoniados” cuando escribió: Belinsky era como el hombre inquisitivo de Krylov, que no se dio cuenta del elefante en el museo. Luego sería Mar…

Confianza absoluta y extravagante

Los hijos pequeños son poseedores de una confianza profunda en sus padres, sin importar la estación, la época, el estado de prosperidad o de escasez, la salud, la edad, saben muy bien que pueden tomarse de la mano de su padre o de su madre y allí estarán guardados con seguridad, saben perfectamente que sus necesidades serán atendidas aun sin saber como. Ellos pueden dormirse tranquilamente en sus piernas y saber que llegaran a su destino final. Hoy vamos a meditar en la confianza absoluta que podemos desarrollar al poner nuestros ojos en el lugar correcto, más allá de lo que nos rodea, más allá de lo que podemos percibir a través de nuestros sentidos, más allá de toda probabilidad matemática, más allá de lo dictaminado en algún decreto humano. Henoc confió en Dios y, por eso, en vez de morir, Dios se lo llevó de este mundo y nadie volvió a encontrarlo. La Biblia dice que, antes de que Henoc fuera llevado, fue obediente, y eso le agradó a Dios. Porque a Dios no le gusta que no confiemos…

La medida de Dios

Hoy podemos medir casi todo. En nuestro actual sistema de medidas contamos con unidades de mensura para medir todas las cosas. Distancias, presión atmosférica, voltios, tensión, amperios, pesos, etc. Así para medir la capacidad de retener de un recipiente o contenedor nos valemos de las medidas de capacidad, y la unidad más usada es el litro.
Por ejemplo; el cuerpo humano de un adulto posee una capacidad de entre 4.5 y 5 litros de sangre. Ahora bien, si quisiéramos medir nuestra galaxia, la Vía Láctea tiene un diámetro aproximado de cien mil años luz y alberga entre 200 mil millones y 400 mil millones de estrellas. Un rayo eléctrico; mide cerca de 5 kilómetros de longitud, un centímetro de ancho, entre mil y diez mil millones de jules de energía, doscientos mil amperios y cien millones de voltios. Si nos ponemos -un poco más ambiciosos- hasta el extremo, y nos hacemos la pregunta ¿Cuál es la capacidad de Dios? No es posible medir su capacidad, ni su poder, ni su amor, ni su conocimiento…

Obediencia bajo fuego enemigo

El rey de Babilonia (Nabuconodosor) se mandó a hacer -en oro- una enorme estatua de él mismo, tenía 27 metros de altura, 2.5 metros de ancho. Organizó una orquesta para tocar música, y al escucharse la música todos en su reino -los inmigrantes- ahora deben inclinarse hasta tocar con su rostro el suelo. Este rey caldeo nació en el año 630 a. de C. en Babilonia y vivió hasta el año 562 a. de C.
Nabuconodosor, reinó en Babilonia entre el año 604 a.de C. y el 562. Junto a su ejercito conquistó y ocupo Israel, desde allí se llevó como esclavos a sus sabios, príncipes, y personas más notables hasta Babilonia. A los jóvenes príncipes de Israel les reunió junto a otros jóvenes traídos de otros reinos. Entre ellos estaba Daniel y un par de amigos. Simultáneamente, el rey, emitió un decreto que tenía un carácter de irrevocable. Todos deben inclinarse ante su estatua, y quien se niegue a atender esta orden deberá morir en un horno de fuego.
Cuando toda esa gente estuvo reunida, un mensajero anunci…

Amor extravagante.

La sociedad actual está formada por una gran cantidad de núcleos familiares monoparentales, la mayoría de estas familias son dirigidas por una mujer sin la compañía de un varón. Se suele decir de éstas que son familias que constituyen el eslabón más débil de la sociedad y son más vulnerables. Otras familias, que sí tienen un padre, funcionan con la dinámica del padre ausente, uno que nunca o casi nunca está presente por diferentes motivos; como las migraciones, el horario de trabajo, o el abandono. Estos escenarios actuales, tan comunes y frecuentes, favorecen el desconocimiento de la paternidad correcta. Hoy contamos con millones de personas que han crecido sin conocer lo que es tener un padre presente y cercano, y carecen de un modelo paterno en sus vidas, o poseen uno muy pobre. Así que existe una gran y profunda necesidad, en la actualidad, para descubrir y conocer un modelo de paternidad. Uno que les complete, uno que les sirva de guía en su vida adulta. Los evangelios nos cuentan…