Ir al contenido principal

Entradas

¿Ardes de amor por mi? X3

Existe un testimonio de transformación y cambio que ha inspirado multitudes en los últimos dos mil años. Había en la región de Capernaum (Pueblo de Nahum) un hombre al que llamaban Shimon Bar-Yochanan (nombre arameo). Este Simón tiene un hermano llamado Andrés, quien es seguidor de Juan ( Yojanán ) de la familia de los sacerdotes de Aarón. Ambos -Simón y Andrés- son hijos de un pescador conocido como Jonás ( Yochanan ) que hacía su labor en el Mar de Galilea. Cuando Jesús encuentra a Simón en Capernaum éste atendía una PYME de pescadores, era un trabajador autónomo, sin jefe, sin un salario regulado. Territorio de Israel, Mar de Galilea, población de la actual Cafarnaúm (En amarillo). En esos días era llamado Simón hijo de Jonás, cuyo nombre le sonaba a los de su generación algo así como "Caña hijo de pichón de paloma". El nombre de Jonás nos recuerda -en ese momento como hoy- al profeta rebelde desconectado con su destino, aquel de corazón pusilánime. Ambos van a ser seg
Entradas recientes

Expectativas equivocadas

Hay una expresión casual y muy común que utilizamos en español, es aquella que se dice después de sufrir un evento sorpresivo, o un susto: - ¡Ay diosito , por poco y nos morimos! Quizá surgió por que en ese momento creímos que Dios es un ser pequeño, como un gadget o accesorio de bolsillo. Expectativas, se trata de aquello que cada corazón espera ver, espera escuchar, espera recibir anticipándose a los hechos.  En el diccionario se puede leer que expectativa se define como la esperanza de realizar o conseguir algo.  Son como binoculares o telescopios que nos sirven para imaginar el mañana. Un futuro que está condicionado por nuestra particular percepción de la realidad, y condicionado por nuestros sentimientos. Cuando vemos a las personas que admiramos con un lente de expectativas demasiado altas, finalmente seremos decepcionados  por tener las expectativas equivocadas. De allí la importancia de mantener las expectativas en su dimensión correcta. Los humanos tenemos nuestras propias y

Una promesa todavía mejor

Ha terminado el proceso de Moisés. A los esclavos judíos nacidos en Egipto les tomó 40 años aprender a respetar y amar a Moisés, también les tomaría otros 400 años llorarlo.  La vida de Moisés se extiende, según los maestros judíos desde el año 1391 a. C. hasta el doce de febrero del año 1272 a. C en nuestro calendario de la Era Común. Han salido de una tierra donde no eran dueños de nada y de un sofocante sistema de explotación. A partir de esa fecha Dios le habló a Josué . Dios le habla muy claro; habrá un cambio de vocero pero no de jefe ni de líder, Dios sigue al mando .  Después de la muerte de Moisés, Dios habló con Josué hijo de Nun, que había sido ayudante de Moisés. Dios le dijo a Josué: -Ahora que mi servidor Moisés ha muerto, te toca a ti guiar al pueblo de Israel. Cruza el río Jordán con todos ellos, y llévalos al territorio que les voy a dar. Josué1:1-2 Oportunidad de desarrollo. Empresa líder en su ramo busca al mejor colaborador. Dios abrió la convocatoria para su nuev

El timbre de la voz de Dios

De manera técnica se entiende por timbre de nuestra voz a la principal señal de identidad o unicidad que presenta cualquier sonido. Es su cualidad más particular, su especificidad, aquello que en realidad posibilita que al percibir un sonido lo podamos diferenciar de otro por que lo hace distinto, aunque ambos presenten el mismo tono y la misma intensidad. Es, en definitiva, aquella característica que permite distinguir entre una trompeta y un saxofón, o entre la voz de nuestro mejor amigo y la de nuestro enemigo . Estamos al final del periodo de los jueces, en estos días se mantenía a Israel bajo desorganización y liderazgo errático, había algunos pocos destellos de fe. En el libro de Samuel - Shmû'ēl (שְׁמוּאֵל)- se nos habla de una familia en particular de la región de Ramallah un descendiente de la tribu de Leví, un levita. Elcaná, אֱלְקָנָה‎ Elqanah (Dios ha provisto) el cual era el esposo de dos mujeres; Ana y Peniná. Mientras una -la estéril- era su favorita;(חַנָּה Jannah

Perdonar: En la tierra, como en el cielo.

Se trata de una pregunta retorica ¿Tienes algunas relaciones rotas? Sí, las relaciones sufren roses. Cuanta más frecuencia y contacto se tiene en una relación cuanta más fricción y diferencias habrán. Cuanto más cerca estemos de alguien por más tiempo más desacuerdos y  molestias surgen. ¿Entonces, debo sufrir en todas mis relaciones? Definitivamente no. Entre más altas sean nuestras expectativas acerca de una persona más grande será la decepción. Siempre construimos altas expectativas acerca de los demás, esto produce muchos problemas. Nadie podrá ofenderte si tú no le das permiso de hacerlo. La gente no está tratando de ofenderte siempre, es un engaño de tu imaginación que observa con el lente equivocado. Por eso es maravilloso ver a un pariente o amigo querido un sólo día cada año y retomar la platica incompleta de hace unos meses atrás. Es muy probable que tú ya hayas leído muchos libros, y asistido a muchas conferencias o eventos acerca del perdón y que te sepas toda la teoría de

Recibir: hackear la escasez

¿Eres de las personas que aman recibir regalos? Yo también. Pero, a veces recibir regalos no resulta tan simple para nuestro corazón. Los creyentes en Jesús disponemos de alternativas y opciones. Hay dos sistemas para lograr atender y satisfacer nuestras necesidades. Un sistema en base a méritos y esfuerzo, la mayoría preferimos este donde se trabaja muy duro para lograr el éxito y recibir reconocimiento por mis logros propios como Jacob. Hay otro sistema, uno que se basa en una sana relación con un gran proveedor de recursos abundantes. Este consiste en transformar un corazón altivo en uno humilde, uno que conoce muy bien que no merece nada, y que es incapaz de garantizar su propia autonomía. Pero que si te dejas amar por esta persona lo puedes recibir de la mano de tu Padre, como Isaac. Recibir y no sentirme ofendido. En mi calidad de hijo adoptivo de Dios hay gozo disponible para mi, Dios ha dispuesto plenitud y gozo para cada uno. ¿Pero no siempre disfrutamos la vida abundante que