Ir al contenido principal

El día de la ira


¡Imagínense entonces el terrible castigo que recibirán los que desprecian al Hijo de Dios, y los que dicen que su muerte no sirve para nada! Los que hacen eso insultan al Espíritu de Dios, que los ama, y menosprecian la muerte de Cristo, es decir, el nuevo pacto por medio del cual Dios les perdona sus pecados. Hebreos 10:29

Desde el Jardín del Edén hasta el día de hoy, la humanidad ha declinado completar el deseo de Dios por gobernar juntos la tierra y sus recursos; como un equipo, como un reino unido. Cuando Dios creó al ser humano -en el sexto día del trabajo creador- lo colocó dentro de un jardín ya completamente organizado y le compartió de su reino, dominio y su autoridad para administrar y gestionar lo que ya Dios había diseñado y creado sin su ayuda ni consejo. Por algún tiempo el ser humano gozó del acompañamiento divino, consejo y guía permanente. 
Dios, se ha estado acercando nuevamente a la humanidad a través de muchas formas a lo largo de diferentes épocas. Pero, los humanos consumen sus días sobre la tierra debatiéndose entre si tomar la oferta de Dios, o en rechazar su oferta. Así que, los humanos que sí han aceptado la increíble oferta que el cielo nos comparte, hoy son parte de un reino donde Dios es su rey, el reino de Dios. Mientras, los humanos que viven confundidos por el apego a su necedad y que rechazan la oferta del cielo se mantienen dentro en un reino que conocemos como "el mundo y sus deseos" o el reino de las tinieblas. Se trata de los hombres y mujeres que viven dando la espalda a Dios e ignorándole. Estos se han distanciado de Dios y de sus dichos, luchan contra la voluntad de Dios y le hacen oposición física y espiritual. Hasta llegar al punto de contaminar genéticamente a los humanos. De ahí, que tanta maldad provocó -hace algún tiempo- que Dios permitió un cataclismo con lluvia y agua que eliminó por completo a toda la generación de personas que había decidido no obedecer, ni someterse a sus dichos. Se estima que pudieron ser entre 3 a 25 millones las personas castigadas en ese evento. Hubo, un reset o reinicio generacional a través de la familia de Noé. La oferta que nos comparte el reino de Dios se conoce como "la verdad". Jesús hablando acerca de sí mismo nos declara quién es Él. Jesús le respondió: -Yo soy el camino, la verdad y la vida. Sin mí, nadie puede llegar a Dios el Padre. Juan 14:6   Cada reino posee un rey, éste es la fuente desde donde emana o se origina todo lo que gobierna este reino; la virtud o la maldad, la paz o la guerra, la verdad o la mentira, lo fiel y verdadero o lo desleal y falso, lo eterno o lo temporal, etc.
Desde el Génesis hasta el Apocalipsis, la Biblia -la Palabra revelada de Dios- nos cuenta con detalles sobre cómo los humanos que han determinado asumir y tomar la oferta del Reino de Dios -aquellos que respetan y temen a Dios- han venido sufriendo violencia, persecución, guerras, invasiones, asaltos, cautividad y muerte por aquellos que se oponen al plan de Dios de establecer el gobierno del cielo en la tierra y unificar el reino. Desde Abel hasta Juan, desde Esteban hasta nuestros días los que confían en Dios y creen a sus promesas, los que combaten la corrupción con la verdad sufren todo tipo de violencia.
La sangre derramada sobre la tierra desde Abel, ha estado clamando justicia delante de Dios, pide ser retribuida, pide ser saciada justamente. El reino de Dios, ha sido sometido a diferentes formas de injusticia y violencia por el reino de las tinieblas y el sistema del mundo. Dios ha contenido su ira, ha sido misericordioso; nos ha brindado inmejorables nuevas oportunidades, nos ha compartido todo lo mejor del cielo. La oferta es simple; cree a mi mensaje, confía en mis dichos, descansa en mis promesas, trae el cielo a la tierra y te daré por herencia las naciones. El desafío está en renunciar al reino del padre de mentira, para creer y mantenernos creyendo hasta el día del Señor. Otros soportaron ultrajes, latigazos, cadenas y cárceles; fueron apedreados, partidos en dos por la sierra o muertos a filo de espada; anduvieron errantes de un lado para otro, vestidos con pieles de oveja o de cabra, faltos de todo, perseguidos y maltratados. Personas demasiado buenas para un mundo como este... Hebreos 11:36-38
El mayor problema es la capacidad de análisis tan pobre del ser humano. Pareciera que traemos una venda que cubre nuestros ojos o que hubiera una nube de niebla todo el tiempo frente a nuestros rostros. No somos críticos acerca de nuestra naturaleza, ni de nuestros propios errores. Nuestra mente y corazón permanecen centrados en sí mismos. Nos resulta muy difícil amar a otros iguales a mi; matamos bebés en el vientre, escogemos mejor amar las cosas y no a las personas. Nos justificamos a nosotros mismos y construimos argumentos para sustentar nuestra maldad, nuestra debilidad, nuestra atracción, rechazamos los compromisos, huimos de la responsabilidad, no buscamos ser fieles ni leales a nadie más que esté fuera de nosotros. Evitamos darle valor a la oferta del cielo, negamos la eficacia de su increíble amor transformador en nuestra vida. Escogemos vivir en una mentira, preferimos algo que no existe, escogimos vivir narcotizados, en algo irreal, una fantasía, una historia de ficción redactada a través de nuestros apetitos y deseos más egoístas. Vivimos cada día -sin fe- bajo la ansiedad de lo que vamos comer, a beber y a vestir. Desde que Juan el Bautista comenzó a predicar hasta ahora, el reino de Dios avanza a pesar de sus enemigos. Sólo la gente valiente y decidida logra formar parte de él. Mateo 11:12
Algunas personas han acudido a la religión para escapar de la ira de Dios. Han hecho algunos cambios superficiales; como aplicar una ligera capa de maquillaje, algo como pintar de blanco un sepulcro, o asistir regularmente a reuniones. Pero, sin un cambio profundo, sin arrepentimiento, sin nuevo nacimiento. Así nadie se escapará de la ira que está venir. Al ver Juan que muchos fariseos y saduceos venían para que él los bautizara, les dijo: ¡Ustedes son unas víboras! ¿Creen que se van a escapar del castigo que Dios les enviará? Mateo 3:7

La oferta de Dios es tan increíblemente buena, es tan genial, valiosa y plena que despreciarla nos hace ver como unos perfectos tontos. Escoger someterse a la oferta de Jesús y entrar al reino de Dios o escoger rechazarla, nos presenta la posibilidad de entrar a un escenario futuro llamado en la Biblia El día grande del Señor o el día del Mesías. Siendo que, no existe ninguna otra opción, ni ninguna otra oportunidad, ni ninguna otra posibilidad. No se trata de ningún evento, no será una noticia mediática.
El fin del mundo llegará cuando las buenas noticias del reino de Dios sean anunciadas en toda la tierra, y todo el mundo las haya escuchado. Mateo 24:14

El día grande del Señor, es un espacio de tiempo -futuro para nosotros hoy- donde Dios castigará aquí mismo sobre la superficie de la tierra a la generación de humanos que no lo recibió, no aceptó la oferta del perfecto amor de Jesús. Ese día será un día como cualquiera donde los humanos estarán -como en los días de Noé- en su agenda particular, metidos de cabeza en sus asuntos, dedicados a satisfacer sus deseos y sus propios planes. Esta frase es una evolución del “día del Señor” o simplemente “el día”; hebreo Yom Yahvé: יום יהוה) que encontramos en Isaías 13:6, 9: Joel 2:1, 11, 31, 3:14; Amos 5:18; Sofonías 1:7. Ese será un día tanto de salvación como de juicio. El Nuevo Testamento usa varias combinaciones: “aquel día” en los versos  de Mateo 7:22, 2 Tesalonicenses 2:3, 2 Timoteo 1:18, 4:8, “el día” Tesalonicenses 1:10, 1 Corintios 3:13, Hebreos 10:25, “el día de ira” Romanos 2:5 y 2:16, “el día de Jesucristo” Filipenses 1:6, “el día de Cristo” Filipenses 2:16, “el día del Señor” 1 Corintios 5:5, Tesalonicenses 5:2, Tesalonicenses 2:2, 2 Pedro 3:10, “el día de Dios” 2 Pedro 3:12, Apocalipsis 16:14.

Un buen día, Daniel estaba orando a su buen Dios, y le visitó Gabriel; un mensajero que colabora en la oficina del trono del Altísimo y le compartió una explicación a un sueño: Y por otra semana confirmará el pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que venga la consumación, y lo que está determinado se derrame sobre el desolador.  Daniel 9:27

Se nos describe en el libro del profeta Daniel que un hombre "el desolador" (Hebreo: shamém: devastador) también conocido como el hombre que transgrede la ley, va a enfocar y a encender todo su odio y furia contra la nación de Israel por rechazar su pacto y su autoproclamada divinidad. Junto con él se va a movilizar a todas las naciones que firmaron alianza con él; juntos sus ejércitos y armas más letales, atacarán con todo su poder de fuego a Israel. Van a asolar y a generar gran tribulación sobre los habitantes de Israel al punto de destruir cerca de dos tercios de esta. Será un tiempo terriblemente duro para los habitantes de Israel. Pero, será un tiempo sujeto a límites. Cuando se termine su corto tiempo de furia e ira contra Israel, vendrá el día grande del Señor. Los reyes y las naciones que firmaron pacto y alianza con el desolador; el hombre sin ley, el que le hace oposición a Dios serán vencidos. Jesús, va a regresar como el león de la Tribu de Judá, esta vez no vendrá a la tierra como el cordero de Dios.
En ese día, el reino de las tinieblas y el sistema de este mundo, por fin dejarán de atacar con violencia a los que escogieron ser el pueblo de Dios. Es en ese momento, el día del Mesías, que Jesús vendrá contra a las naciones que firmaron el pacto con este desolador, los que escogieron pactar con el hombre sin ley y rechazaron el pacto del cordero de Dios. El apóstol Pablo, le llama "el final de este siglo", específicamente el día de nuestro Señor Jesucristo.
Para escapar del día de la ira de Dios existe una única salida. Hoy es el tiempo exacto, es el mejor momento para entrar al reino de Dios y escapar del castigo que Dios ha establecido para los malvados y mentirosos.
Yo soy la puerta del reino de Dios: cualquiera que entre por esta puerta, se salvará; podrá salir y entrar, y siempre encontrará alimento.
Juan 10:9

Comentarios

Entradas populares de este blog

Abriendo los ojos del entendimiento

Lo inextricable trata de problemas, dudas que son muy enmarañados, intrincados y confusos por ello nos resulta difícil de resolver. Vivir sin comprender, tiene que ver con un entendimiento que posee límites. En el diccionario de la RAE dice que es aquello que no se puede desenredar, muy intrincado y confuso. Viene del latín inextricabilis ; aquello que no se puede desenredar. ¿Por qué hay algunas cosas  que  no logramos  entender claramente? " También le pido a Dios que les haga comprender con claridad el gran valor de la esperanza a la que han sido llamados, y de la salvación que él ha dado a los que son suyos. Pido también que entiendan bien el gran poder con que Dios nos ayuda en todo. El poder de Dios no tiene límites; con ese mismo poder. "  Efesios 1:18,19 Bien podemos organizar al ser humano en 3 grupos:  Hombre natural . Su espíritu está muerto y desconectado de Dios.  Hombre espiritual . Está alineado al cielo.  Hombre carnal . Está a medias, a vece

Sanidad "Sozo"

¿Estoy disfrutando realmente, de la medida plena y abundante que Dios a previsto compartir conmigo? ¿Será que hay un paso más que debo avanzar en mi relación con mi Dios? Existe un especial interés de parte de Dios en devolver a sus hijos la salud plena. Se trata de cómo puedo vivir con salud física en mi cuerpo, salud en mi alma; mente y emociones, e incluida la salud en mi espíritu. Se puede entender que la buena voluntad de nuestro Padre es que seamos  salvos, sanos y libres . ¿Si en realidad tú crees que hay algo más para ti, continua leyendo? Sṓzō - σῴζω-  es una palabra griega que es frecuentemente utilizada por Jesús durante su ministerio público, esta a su vez deriva de una raíz  indoeuropea   "estar sano, y con buena salud".   Se puede entender como ser o estar pleno, ser completo, o ser íntegro. Ha sido citada 110 veces en los evangelios y otras cartas donde su significado también es salvar, sanar, y liberar (rescatar) . Incluye también protección, defensa, b

Eliminar la amargura

¿Qué sucede en nuestro interior cuando ponemos en pausa la acción de perdonar, cuando no perdonamos y le damos hogar al rencor? ¿Alguna vez has colocado en tu boca algo con sabor amargo y que afecta radicalmente el sabor de todo lo que tratas de comer después? No pierdas de vista lo que produce una sustancia amarga en tu boca. ¿Habrá algo que podamos hacer para quitar esa toxica percepción de nuestro sentido del gusto? Traten de vivir en paz con todos, y de obedecer a Dios; porque si no lo hacen, jamás lo verán cara a cara. No dejen que nadie se aleje del amor de Dios. Tampoco permitan que nadie cause problemas en el grupo, porque eso les haría daño; ¡sería como una planta amarga, que los envenenaría!    Hebreos 12: 14-15 Esfuérzate  por vivir en paz, no te alejes del amor de Dios. No dejen crecer plantas venenosas en medio de ustedes.  De una u otra manera todos y cada uno de nosotros hemos sido víctimas de golpes y de heridas sufridas desde nuestro entorno exterior. Algun