Ir al contenido principal

Nacido para ser feliz.

Llévame por el camino de tus mandamientos,
pues en él está mi felicidad.
Salmo119:35

Aunque se enojen mis enemigos, tú me ofreces un banquete y me llenas de felicidad; ¡me das un trato especial! Salmo 23:5
La palabra felicidad proviene de la etimología  latina felicĭtas, que significa ser fértil. Se define a la felicidad como un estado de ánimo que supone satisfacción, dicha, estar contento. La imagen que tengamos de la felicidad influye en nuestra actitud ante la vida e incluso puede lograr que seamos felices. En la actualidad es un tema del interés del estado, hoy existen las secretarías de la suprema felicidad del pueblo. El famoso poema Desiderata termina con esta idea: Esfuérzate por ser feliz.
La felicidad es llevar mi relación personal con Dios a la plenitud. Se trata de vivir instalado de manera sana y equilibrada en mi presente, es la manera en cómo yo mismo interpreto todo aquello que me pasa; no es lo que me pasa en sí mismo. No se logra por solo vivir junto a alguien, ni por tener mucho dinero y poder. Hay un avance en la investigación del cuerpo humano que no quiero pasar por alto, se trata de como regenerar áreas del cerebro que afectan a nuestra felicidad.
Los telómeros en esta ilustración aparecen en color rosa.
TelómerosSon trozos de ADN colocados en forma de cubiertas teleméricas en el extremo de los cromosomas, son carentes de código genético y protegen al material genético del cromosoma. Su función principal es la estabilidad estructural de los cromosomas. Cada vez que una célula de divide, los telómeros de sus cromosomas de acortan un poco mas. Al quedar muy cortos la célula pierde su capacidad de dividirse deja de hacer copias exactas de si misma y con algo de tiempo se muere. Telómero es una palabra que viene del idioma griego y significa literalmente parte final, y es que los telómeros son eso: los extremos de los cromosomas, algo parecido a las cubiertas protectoras o puntas plásticas de los cordones (agujetas) de los zapatos. Son parte del ADN muy repetitivas y no codificantes; su función principal es proteger el material genético que porta el resto del cromosoma. A medida que nuestras células se dividen para multiplicarse y para regenerar los tejidos y órganos de nuestro cuerpo se va reduciendo la longitud de los telómeros, y por eso con el paso del tiempo se hacen más cortos. Cuando finalmente los telómeros quedan tan pequeños que no pueden proteger el ADN, es cuando las células dejan de reproducirse y alcanzan un estado de senectud o vejez. De aquí que la longitud de los telómeros se considera un "biomarcador de envejecimiento" clave a nivel molecular.
Telomerasa. Es una enzima que extiende o repara las cubiertas teleméricas o telómeros. Esta enzima esta relacionada con la ilusión, la pasión, la capacidad de amar. La tristeza y la depresión se asocian a telómeros cortos en los cromosomas. Acorta los años de vida sobre la tierra. Hace solo 12 años atrás, Elizabeth Blackburn, Carol Greider y Jack Szostak descubrieron que la telomerasa puede proteger a los cromosomas del deterioro, la telomerasa puede hacer que se regeneren los telómeros, los puede prolongar. La práctica de deportes y actividad física, apoyar a otras personas, alimentarse de frutas, verduras y pescado, una taza de café al día, evitar refrescos de soda con azúcar, contribuyen al aumento de la longitud de los telómeros junto a disfrutar de tiempo en meditar en la Palabra de Dios y en platicar con Dios a través de la oración.

La felicidad es ese sentido de propósito, el plan de ruta y el destino hacia donde viaja nuestra vida. Te has preguntado por qué me levanto cada mañana de mis cobijitas calientes, de la comodidad de mi cama y abandono todo ese confort. ¿Qué me hace salir de allí, qué me mueve, qué me motiva? En este punto no se vale decir que mis padres me obligan a salir de la cama temprano para ir a clases y obtener un certificado. Salimos a perseguir nuestros anhelos, nuestros sueños, aquello que nos llenará y nos hará sentir plenamente satisfechos.
Amar a alguien. Se trata de la mejor medicina para combatir el dolor y la insatisfacción. Se trata de un bálsamo, amar a alguien más, enamorarse, ilusionarse nos ayuda y facilita a diluir y digerir mejor nuestras penas y dolor. Es increíble lo que nos sucede cuando nos damos a alguien más, cuando nos ponemos al servicio de alguien más, cuando somos voluntarios de una noble causa, integrarnos a un grupo de estudio bíblico, mantener buenas relaciones con un grupo de amigos y reunirnos frecuentemente. El solo hecho de recordar a nuestros seres amados nos produce esperanza, y le otorga nuevo sentido a nuestra vida. Más aun cuando nos encontramos lejos, separados, o limitados físicamente o en nuestras libertades. Pablo de Tarso, el mensajero de Dios enviado a las naciones -Sha'ul- y que en más de una oportunidad fue encarcelado por causa de su servicio a Jesús, en uno de sus mensajes virtuales a la comunidad de Filipo y desde una prisión escribió:

Cada vez que los recuerdo, doy gracias a mi Dios, y cuando ruego por ustedes, lo hago siempre lleno de alegría. No en vano han colaborado conmigo en la difusión del mensaje evangélico desde el primer día hasta hoy. Y estoy seguro de que Dios, que ha comenzado en ustedes una labor tan excelente, la llevará a feliz término en espera del día de Jesús. Filipenses 1:3-6

Aquella persona que posee al menos una razón para luchar en su vida, suele ser más feliz y también suele vivir más días sobre la tierra. Los telómeros sanan por si mismos ante este escenario, lo que hace que las células vivan por más tiempo, se trata de un círculo virtuoso. En el otro sentido cuando una persona existe en una vida sin propósito suele llenar su vacío poseyendo cosas, comidas deliciosas, consumo de sustancias y drogas legales o no legales en busca de satisfacción instantánea. Gran parte de nuestra felicidad se encuentra en ver al futuro -al mañana- con confianza e ilusión, en lograr instalarme en el presente; en el aquí y en el ahora, en haber sanado todas las viejas heridas, cuando logras que tu pasado no sea más un lastre.
Todos y cada uno de nuestros pensamientos, por cada vez que pensamos, alteran todo nuestro equilibrio interior. Cada vez que recuerdo los traumas de mi pasado y que asumo que estoy en alto riesgo o en peligro someto a mi cuerpo a un desgaste innecesario que me hace daño. Una falla común está en no saber lidiar correctamente con los momentos de ansiedad. Cerca del 90% de las cosas que nos preocupan jamás llegarán a suceder, y es que los pensamientos negativos producen angustia y presión adicional que nuestro cuerpo experimenta cada vez que lo recordamos y los traemos hasta el presente. Es como traer cosas de contrabando al presente, es como sabotearme a mi mismo en el futuro. Debemos construir nuevos caminos en nuestra mente. Una de las investigadoras de los telómeros dijo que pareciera que éstos -los telómeros- escuchan nuestros pensamientos negativos y esto los acorta.
El cortisol, también conocido como la hormona del stress. La hidrocortisona aumenta el azúcar en nuestra sangre, suprime a nuestro sistema de defensa o sistema inmunológico, disminuye la formación ósea y las funciones anabólicas de renovación, recuperación y creación de tejidos. Para bajar nuestros niveles de cortisol será oportuno aumentar nuestra práctica de ejercicio corporal y actividades físicas, amate y declara pensamientos de bien sobre ti mismo, rodéate de personas que te amen, aumenta las expresiones de gratitud a diario, y habla con Dios todo el tiempo en oración, medita en su Palabra y en el camino que nos marca. Alguien dijo alguna vez que entre el mandamiento que nos pide amar a Dios y el que nos pide amar a los demás está el que nos pide amarnos a nosotros mismos para lograr cumplir el resto. Asegúrate de disfrutar de 6 a 8 horas de sueño continuo durmiendo por la noche, pocas cosas te van a reparar mejor que esto. No reúnas ni juntes el cortisol, la cafeína y el stress, esa mezcla tóxica te va terminar en poco tiempo.

¡En tu presencia soy muy feliz!
¡A tu lado soy siempre dichoso!
Salmo 16:11b

La importancia de soñar. El lugar donde surgen los sueños nos es un parque temático o la sala de cine, es permaneciendo en la presencia de Dios. Para cada uno e independientemente de la edad se vale soñar y aspirar a conquistar nuestra montaña. Atreverte a soñar con los pies siempre puestos sobre la tierra, sal de la tienda y cambia la escala de tus aspiraciones a una mayor como el infinito de las estrellas y de la arena del mar. Desea vino nuevo, anhela bálsamo fresco, hay palabra fresca para tu corazón. Ahora mismo conocemos que nuestras neuronas sí se pueden reproducir gracias a la neuroplasticidad en un período de dos a tres semanas. Impulsa tus sueños hasta que sean éstos los que hagan abrir tus ojos cada mañana e impulsen al sol a subir por sobre el horizonte.
¿Cuánto vas a extender tus cuerdas, cuan profundas vas a construir tus cisternas, cuan lejos vas a lanzar la flecha? Dejemos de medir nuestro horizonte de posibilidades en metros, hablemos de años luz de extensión. ¿Cuántas generaciones deseas impactar con tu testimonio y con tu amor? Vamos a cambiar la escala de medidas de la tierra por la escala que utiliza Dios en sus proyectos. ¡Saca esos sueños a volar al viento! En mucho nuestra felicidad no depende de otros, depende de cada uno. Soñar es un reto.

Para terminar, hermanos, deseo que vivan felices y que busquen la perfección en su vida. Anímense y vivan en armonía y paz; y el Dios de amor y de paz estará con ustedes.  2 corintios 13:11

Comentarios

Entradas populares de este blog

Abriendo los ojos del entendimiento

Lo inextricable trata de problemas, dudas que son muy enmarañados, intrincados y confusos por ello nos resulta difícil de resolver. Vivir sin comprender, tiene que ver con un entendimiento que posee limites. En el diccionario de la RAE dice que es aquello que no se puede desenredar, muy intrincado y confuso. Viene del latín inextricabilis ; aquello que no se puede desenredar. ¿Por qué hay algunas cosas  que  no logramos  entender claramente? "También le pido a Dios que les haga comprender con claridad el gran valor de la esperanza a la que han sido llamados, y de la salvación que él ha dado a los que son suyos. Pido también que entiendan bien el gran poder con que Dios nos ayuda en todo. El poder de Dios no tiene límites; con ese mismo poder."  Efesios 1:18,19 Bien podemos organizar al ser humano en 3 grupos:  Hombre natural . Su espíritu está muerto y desconectado de Dios.  Hombre espiritual . Está alineado al cielo.  Hombre carnal . Está a m

La buena semilla en buena tierra.

C omo la mayoría sabe, un agricultor o un campesino es alguien que trabaja la tierra, que selecciona las semillas, encuentra la semilla que esté sana para obtener a cambio plantas sanas que produzcan frutos sanos, se trata de establecer el reino de Dios. La otra parte de este escenario la representa nuestra respuesta al mensaje del Reino de Dios; el terreno ,   la calidad de la tierra . El terreno es el corazón, el interior de cada uno. Después de escuchar estas palabras de Jesús cualquier persona se identifica a sí misma -y casi inmediatamente- con la buena tierra, y normalmente asume que no será tierra estéril o víctima de la rutina diaria y de sus afanes. En esta oportunidad le invito a mirar con otros ojos esta parábola y descubrir a través del fruto si nuestra vida es la mejor tierra en la que Dios puede sembrar sus maravillosas promesas. Busquemos en nuestra Biblia y leamos las buenas noticias según  San Lucas, en el capitulo 8, iniciando a leer desde el verso 4 y en adelante.

Eliminar la amargura

¿Qué sucede en nuestro interior cuando ponemos en pausa la acción de perdonar, cuando no perdonamos y damos lugar al rencor? ¿Alguna vez ha colocado en su boca algo con sabor amargo y que afecta el sabor de todo lo que trata de comer después? Traten de vivir en paz con todos, y de obedecer a Dios; porque si no lo hacen, jamás lo verán cara a cara. No dejen que nadie se aleje del amor de Dios. Tampoco permitan que nadie cause problemas en el grupo, porque eso les haría daño; ¡sería como una planta amarga, que los envenenaría!    Hebreos 12: 14-15 Esfuércense  por vivir en paz, no se alejen del amor de Dios. No dejen crecer plantas venenosas en medio de ustedes.  De una u otra manera todos y cada uno hemos sido víctimas de golpes y de heridas sufridas desde el exterior. Algunas heridas son visibles fácilmente, pero existen otras que están muy profundas, y no son evidentes a simple vista.  En las próximas lineas vamos a hablar de esa herida que nadie nota pero que produce mu