Ir al contenido principal

El Rey del reino de los cielos

El Padre del cielo, va a establecer su dominio en la tierra. Para que su reino avance nos enviará a un Rey a gobernar. Este rey enviado goza de su total confianza, posee toda autoridad en la tierra y en el cielo, pero va a reinar en obediencia y en apego a la Ley de Moisés, nada quedará sin cumplirse. Este Rey que envía el cielo hasta la tierra tiene mayor autoridad jerárquica que el día de reposo, y también es mayor al sistema de sacerdotes de Aarón, es mayor a la Ley de hecho es la piedra angular de todo lo anterior.
El evangelio; buenas nuevas, buenas noticias o mensaje feliz proviene del griego εὐαγγέλιον. El enviado (Rey) trae en su interior un envío (un mensaje) que se irá revelando a través de su ministerio público en la tierra, uno que va a iniciar cuando éste llegue a sus 30 años de edad.

Jesús les dijo: «Son muchos los que necesitan entrar en el reino de Dios, pero son muy pocos los que hay para anunciar las buenas noticias. Por eso, pídanle a Dios que envíe más seguidores míos, para que compartan las buenas noticias con toda esa gente. Lucas 10:2
Viene a organizar el tiempo para la cosecha, ésto significa que el tiempo de la siembra y del crecimiento ya se ha cumplido, la buena semilla ha sido esparcida y sembrada en los campos alrededor de todo el mundo y ya han crecido. Ahora mismo lo que se demanda para esta última temporada es muchas manos que caminen por el campo y recojan los frutos para su Señor.

El trabajo del ministerio público de Jesús sirve para establecer al menos tres aspectos: Romper los limites o las barreras del sistema religioso judío, declarar su autoridad para sanar y salvar, y un especial enfoque por los que están afuera del sistema religioso, los más alejados.

Desde entonces, Jesús comenzó a decirles a todos: «Vuélvanse a Dios, porque su reino se va a establecer aquí».
Mateo 4:16

Rompiendo las barreras religiosas. Veamos como nos lo explica el escritor del evangelio de Mateo: De pronto, un hombre que tenía lepra se acercó a Jesús, se arrodilló delante de él y le dijo: —Señor, yo sé que tú puedes sanarme¿Quieres hacerlo? Mateo 8:2

Al escucharlo las tripas de Jesús se movieron, y él extendió su brazo y "le tocó" con su mano. Le habló: -Sí quiero, ahora eres limpio. Sigue estás instrucciones de la ley de Moisés: Ve al templo, busca al sacerdote, que éste te certifique que ya estás sano. Pero, no le expliques a nadie lo que he hecho. Jesús cumple la ley de Moisés y le abre la puerta a quienes están fuera. Por ser víctima de la lepra, por estar enfermo este hombre vivía excluido del sistema religioso, sin derecho a visitar el templo ni a participar en nada.
Los que estudian los originales de las escrituras del canon bíblico asumen que el evangelio de Marcos -fue redactado por Juan Marcos- y que éste le fue narrado por -Simón- Pedro; testigo presencial de estas cosas. Jesús expone como es el reino de los cielos. Jesús mismo es el envío. Pedro, descubre que Jesús tiene el poder para sanar, el poder para perdonar pecados, y que convivía en medio de hombres pecadores. Este es el tiempo, ya se cumplió todo (temporada) el reino de Dios se acercó a esta generación. Pedro posiblemente no terminaba de comprender como podría existir un reino sin soldados, ni ejércitos. Tal vez pensó ¿Se van o se quedan estos romanos? 
Mientras Jesús les hacía la invitación: Confíen en la nueva noticia (el reino de los cielos vino), y regresen al camino de Dios.
Jesús, es el rey. Él está en la tierra y con él vino su reino.

Declara su autoridad para sanar el cuerpo y perdonar pecados. Jesús ha sido invitado para compartir su mensaje a un grupo de vecinos y amigos de Pedro en una casa en Capernaun. La casa se llenó, tanto que era imposible entrar por por su puerta. Unos vecinos que llegaron un poco tarde se subieron al techo y lo rompieron, utilizaron unas cuerdas y una camilla y bajaron a un minusválido ante Jesús. La confianza de sus amigos movió a Jesús a declarar su Salvación. Al ver que rompieron ese techo y dañaron el edificio, Pedro se moría de vergüenza en ese momento.
Después de varios días, Jesús regresó al pueblo de Cafarnaúm. Apenas se supo que Jesús estaba en casa, mucha gente fue a verlo. Era tanta la gente que ya no cabía nadie más frente a la entrada. Entonces Jesús comenzó a anunciarles las buenas noticias. De pronto, llegaron a la casa cuatro personas. Llevaban en una camilla a un hombre que nunca había podido caminar. Como había tanta gente, subieron al techo y abrieron un agujero. Por allí bajaron al enfermo en la camilla donde estaba acostado. Cuando Jesús vio la gran confianza que aquellos hombres tenían en él, le dijo al paralítico: «Amigo, te perdono tus pecados.» Al oír lo que Jesús le dijo al paralítico, unos maestros de la Ley que allí estaban pensaron: «¿Cómo se atreve éste a hablar así? ¡Lo que dice es una ofensa contra Dios! Sólo Dios puede perdonar pecados.»
Al oír lo que Jesús le dijo al paralítico, unos maestros de la Ley que allí estaban pensaron: «¿Cómo se atreve éste a hablar así? ¡Lo que dice es una ofensa contra Dios! Sólo Dios puede perdonar pecados.» Pero Jesús se dio cuenta de lo que estaban pensando, y les dijo: «¿Por qué piensan así? Díganme, ¿qué es más fácil? ¿Perdonar a este enfermo, o sanarlo? Pues voy a demostrarles que yo, el Hijo del hombre, tengo autoridad aquí en la tierra para perdonar pecados.» Entonces le dijo al que no podía caminar: «Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa.»

Él sana el cuerpo, Él sana tu alma del pecado por igual. Jesús declara que él enviado (el Mesías) tiene autoridad aquí en la tierra para sanar y salvar de forma integral.

Después de esto, Jesús fue otra vez a la orilla del Lago de Galilea. Mucha gente se reunió a su alrededor, y él se puso a enseñarles. Luego, mientras caminaban, Jesús vio a Mateo hijo de Alfeo, que estaba sentado en el lugar donde cobraba los impuestos para Roma. Jesús le dijo: «Sígueme.» Mateo se levantó enseguida y lo siguió. Marcos 2:13-14
Su especial atención en los que están lejos de Dios. Leví (Mateo) el hijo de Alfeo aquel que cobra impuestos para los romanos, es un vil publicano. Él es abiertamente odiado por todos en su comunidad judía por abusar de su autoridad y cobrar demás. De pronto, Leví siente la mirada de Dios puesta sobre él y no tiene ni tiempo de pedir perdón, Leví está en medio de su charco de abusos y corrupción, tiene la mesa llena de monedas manchadas de sobornos y maldad, ese dinero representa su tesoro en la tierra. Jesús le da una nueva oportunidad:
-¡Sígueme! 
Jesús llama al más pícaro de los corruptos. Inmediatamente -Leví- dejó todo atrás y siguió a Jesús. Leví tomó su única oportunidad de dejar atrás ese malvado estilo de vida que le mantenía marginado aun de los de su propia casa. 
Usted y yo somos llamados hoy a llevar el reino de Dios a cada casa, a cada persona en nuestra generación. Ahora Dios le mira fijamente y hace la consulta ¿A quien voy a enviar?

Comentarios

Entradas populares de este blog

La buena semilla en buena tierra.

Como la mayoría sabe un agricultor o un campesino es alguien que trabaja la tierra, que selecciona las semillas, encuentra la semilla que esté sana para obtener a cambio plantas sanas que produzcan frutos sanos. La otra parte de este escenario la representa la calidad de la tierra. Después de escuchar estas palabras de Jesús cualquier persona se identifica a sí misma -y casi inmediatamente- con la buena tierra, y normalmente asume que no será tierra estéril o víctima de la rutina diaria y de sus afanes. En esta oportunidad le invito a mirar con otros ojos esta parábola y descubrir a través del fruto si nuestra vida es la mejor tierra en la que Dios puede sembrar sus maravillosas promesas. Busquemos en nuestra Biblia y leamos San Lucas capitulo 8, iniciando a leer desde el verso 4 en adelante.
Lucas 8: 4 Mucha gente había venido de distintos pueblos para ver a Jesús. Él les puso este ejemplo: 5 "Un agricultor salió a sembrar trigo. Mientras sembraba, unas semillas cayeron en el cam…

Abriendo los ojos del entendimiento

Lo inextricable trata de problemas, dudas que son muy enmarañados, intrincados y confusos por ello nos resulta difícil de resolver. Vivir sin comprender, tiene que ver con un entendimiento que posee limites. En el diccionario de la RAE dice que es aquello que no se puede desenredar, muy intrincado y confuso. Viene del latín inextricabilis; aquello que no se puede desenredar.

¿Por qué hay algunas cosas que no logramos entender claramente?
"También le pido a Dios que les haga comprender con claridad el gran valor de la esperanza a la que han sido llamados, y de la salvación que él ha dado a los que son suyos. Pido también que entiendan bien el gran poder con que Dios nos ayuda en todo. El poder de Dios no tiene límites; con ese mismo poder." Efesios 1:18,19
Bien podemos organizar al ser humano en 3 grupos: 
Hombre natural. Su espíritu está muerto y desconectado de Dios. 
Hombre espiritual. Está alineado al cielo. 
Hombre carnal. Está a medias, a veces obedece a Dios y a veces hace l…

El amor, es una persona.

El evangelio de Juan en el capítulo 5 nos narra la historia de un hombre enfermo, solitario y ya sin sueños. Ha vivido muchos años exactamente en la misma condición, no hay muchos cambios.  Se trata de un coleccionista de testimonios de sanidad que a la vez está falto de experiencias propias. Importancia de saberse amado. No existe una fuerza más poderosa que el amor. Los poetas creen que es un lugar, otros creen que se trata de un verbo, las películas, libros y otros productos culturales incluyen títulos que mencionan o sugieren historias de amor. Los griegos, entendían que no hay un solo amor; sino tres; el amor a nuestros amigos, a nuestro esposo o esposa, y un amor sin condiciones. La Biblia nos habla mucho acerca del amor. Si usted al igual que yo ha estado gran parte de su vida en la iglesia habrá escuchado muchas veces que Dios es amor, y hasta debe de conocer algunos cantos y citas que nos hablan del amor de Dios. Creemos que conocemos muy bien el amor, pues escribimos y hablam…