Ir al contenido principal

Pasar la página

Una vuelta completa al sol a nuestro planeta tierra le toma 365 días, 6 horas, 9 minutos y 9.5 segundos (año sidéreo). Durante ese tiempo experimentamos momentos de mayor cercanía y exposición al sol (147'098,290 km), y de mayor distanciamiento y menor exposición del sol (152'098,232 km), así se producen las estaciones que van cambiando a lo largo de cada año; invierno, primavera, verano, y otoño.
Los cambios son algo constante, estamos experimentando cambios a diario. Muchos de nosotros pasamos de una estación, o de una temporada a la otra sin darnos cuenta. No nos percatamos que algo terminó, y que ahora estamos en otra estación, o bien, que la otra temporada ha iniciado. Será idóneo estar bien preparado para aprovechar al máximo la nueva temporada.
Pasar la página
Asumamos por un momento, que lees un nuevo libro cada mes. Cuando empiezas la lectura de uno, tú comienzas por la primera página, y una vez que la has terminado te preparas para dar vuelta a la hoja e iniciar una nueva. Justo es en este instante que te invito a poner pausa en el tiempo.
Lo correcto será que leas cuidadosamente tu página actual antes de pasar a la siguiente, y que comprendas bien los detalles importantes de ésta. Mientras no hayas aprendido los detalles destacados de ésta, no es correcto pasar a la siguiente pues tendrás problemas de comprensión más adelante.

En nuestra vida diaria pasa algo muy parecido. No será prudente dar inicio a algo nuevo, sin haber cerrado o terminado los pendientes de la temporada anterior. Acerca de mi pasado, lo correcto será despojarnos de éste, de la misma manera que hacemos cuando me desvistió del antiguo traje del invierno -vestuario- para ponerme el nuevo de la primavera. Para asegurar que la cadena de errores no siga en esa dirección debemos apropiarnos de nuestra responsabilidad. Si me equivoqué en alguno o en varios pasos he de reconocer que en el pasado me faltó sagacidad, o que mi esfuerzo anterior no fue suficiente.
La responsabilidad debe ser asumida. Será un proceso doloroso, pero es la mejor forma de avanzar para adelante, debo reconocer mi completa culpa. Siempre señalamos como culpable a alguien más allá, afuera de nuestra piel. Allí está -en mucho- el conflicto interno. Pues vamos a arrastrar este error hasta mi nueva temporada, esos errores los voy a llevar conmigo hasta mi futuro y allá será más doloroso lidiar con sus consecuencias.

Curiosamente, pensamos que nuestra participación en ese error o parte de nuestra falla posee solamente un 5% de responsabilidad, y que los demás son responsables del otro 95%.
Responsabilidad de otros.
Sin embargo ese pequeño porcentaje produce grandes catástrofes y ruinas en nuestro viaje hacia el futuro. Este viaje al interior será doloroso, quisiera decir que no es necesario enfrentarlo, pero no es así. Pero, a todas luces será lo mejor. Hay que resolver los asuntos pendientes del pasado para avanzar en el nuevo comienzo.

-¿On'tás Adán? 
-Tú me enviaste a la mujer, y ella me metió en este problema. 
-¿Qué hiciste Eva? 
-Oh, error. No he sido yo. Fue la serpiente...

Textualmente dice así. La Biblia nos dice en el libro de Génesis 3:9-11

"Pero Dios llamó al hombre y le preguntó: —¿Dónde estás? Y el hombre le contestó:—Oí tu voz en el jardín y tuve miedo, pues estoy desnudo. Por eso corrí a esconderme. —¿Y cómo sabes que estás desnudo? —le preguntó Dios—. ¿Acaso comiste del fruto del árbol que te prohibí comer?"

A
mbos respondieron con medias verdades. Cada uno se desprendió de su responsabilidad y la culpa. Pero Dios le compartió a cada uno su culpa al 100%. Cada uno es 100% responsable de su error. Ese pequeño porcentaje de culpa reconocida, nos hace totalmente responsables. Si no dejamos ese capítulo cerrado estamos condenándonos a repetir muchas veces esta historia. Nos haremos el principal saboteador de la nueva oportunidad. Llevas de 'contrabando' el problema a tu nueva oportunidad en el futuro, ésto hará que vuelvas a tropezar con la misma piedra.
¿Cuál es ese argumento o fortaleza que me lleva a repetir una y otra vez la historia de caos? ¿Qué voz escuché, por qué ignoré las señales, por qué ignoré a Dios? ¿Por qué mis ojos se dirigen lejos de Dios al brillo engañoso de falsos tesoros? Debo encontrar y confrontar en qué momento decidí mal.

Vulnerabilidad. Definición. "La palabra vulnerabilidad deriva del latín vulnerabilis. Está compuesto por vulnus, que significa 'herida', y el sufijo -abilis, que indica posibilidad; por lo tanto, etimológicamente, vulnerabilidad indica una mayor probabilidad de ser herido.
Los errores que no confrontas producen ciclos.
Identificarme por mis errores pasados es común, y es muy dañino. No debemos permitir que un error nos defina y nos etiquete. A muchas personas su error, su debilidad, su área de conflicto la ha venido a identificar y se ha convertido en su identidad. El borracho, el drogadicto, el pando, el tímido, la de la trenza torcida. 

El juez de Israel, Sansón. Es tipo de Jesús. Fue escogido antes de nacer. Pero, olvidó su llamado. ¿Qué provocó esa ruptura entre su voluntad y su llamado original? Sansón hizo alianza con una chica filistea llamada Dalila. Su atracción lo va a arrastrar y será un lastre mortal. Pero un tiempo atrás en Jueces 15:1-5.

Después de algún tiempo, Sansón fue a visitar a su prometida, y le llevó un cabrito. Era el tiempo de la cosecha. Al llegar dijo:
—Voy a entrar al cuarto de mi mujer. Quiero verla.
Pero el padre de ella no lo dejó entrar, sino que le explicó:
—Yo pensé que ya no la querías, así que la casé con otro. ¿Por qué no te casas con su hermana menor? ¡Es más linda que ella!
Lo único que contestó Sansón fue:
—¡Ahora tengo más razones para acabar con los filisteos!
Entonces fue y atrapó trescientas zorras, y las ató por la cola, de dos en dos, y a cada par le sujetó una antorcha. Luego soltó a las zorras en los campos de los filisteos, y así se quemó todo el trigo, tanto el cosechado, como el que todavía estaba en pie. También se quemaron todos los viñedos y olivares.

Su suegro, hizo una transacción que afectó y molestó mucho a Sansón. Aquí se marcó un punto de giro que desenfocó el plan original de su llamado divino. 
Sansón no identificó que su motivación pasó de ser la obediencia a ser la venganza. 
La actitud incorrecta. Sansón está haciendo lo que fue llamado a hacer, pero lo hace porque se siente enojado, olvidando su llamado y destino. Su corazón no superó la herida de esa traición. Sansón empezó a atacar a los filisteos desde su malestar personal, olvidando la promesa dada por Dios a sus padres. Actuó guiado por su sed de venganza, y no bajo la guía del Espíritu de Dios. Paso de ser un juez justo, a ser un vengador. Su vulnerabilidad le afectó. 
Sansón trató de sanar la herida de la traición con venganza.
Sansón estaba enamorado de Dalila. Le amaba, pero ella no sentía necesariamente lo mismo. Ahora que su vulnerabilidad está expuesta a la vista de los filisteos. Ellos se organizan y construyen una alianza con la chica a quien éste amaba. Él le expresaba su amor. 

Jueces 16:15-16. 
Entonces Dalila exclamó:—¿Cómo puedes decir que me amas, si me sigues engañando? ¡Ya es la tercera vez que te burlas de mí, y todavía no me dices cuál es el secreto de tu gran fuerza! Todos los días Dalila seguía insistiendo con la misma pregunta, y tanto se hartó Sansón que se quería morir. Finalmente, Sansón le confesó a Dalila su secreto: «Jamás se me ha cortado el cabello, porque antes de nacer fui dedicado a Dios como nazireo. Si me cortaran el cabello, perdería mi fuerza y sería como cualquier otro hombre».

¿En qué área soy yo vulnerable,
qué evento me hizo vulnerable en esa área? 

Él buscaba una nueva zona de confort, un nido de amor y seguridad. Hay que tener mucho cuidado con quién te vas a atender tus penas, tus heridas, tus golpes. Ella -Dalila- es ahora su nuevo puerto seguro. Ella lo sabe, pero no sana su dolor, al contrario lo manipula para su propio beneficio. Sus traumas no sanados, su sed de venganza, y su olvido del llamado divino. 

Cuando revelas tus más íntimos secretos, entregas tu corazón. 

El rencor y deseo de venganza fue su primera ceguera. Los errores de ayer, las áreas donde fui derrotado, los territorios de mis viejos fracasos, las heridas del pasado en la familia, tu centro laboral o educativo, la congregación, tu pareja. 

Por favor no dejes fuera de esta zona dolorosa al Espíritu de Dios, todo lo contrario, invita a Dios para que te acompañe a superar y sanar esta área vulnerable, que te ayude a limpiar el rencor, la herida, actúa conforme a tu destino, escucha la voz de Dios, obedece a Dios, pide su bálsamo, pide vino, pide que tus heridas sean limpias y atendidas para sanar por completo.

Antes de pasar a la siguiente página y dar vuelta a la hoja, asegúrate de entrar a tu nueva temporada sin arrastrar contrabando, sin elementos que traicionen y obstruyan tu desarrollo, no permitas que en tu nueva oportunidad se instale un boicot. Dios está interesado en acompañarte en este momento a caminar y superar todo, hay una gran cosecha esperando a que tires nuevamente la red en su nombre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La buena semilla en buena tierra.

Como la mayoría sabe un agricultor o un campesino es alguien que trabaja la tierra, que selecciona las semillas, encuentra la semilla que esté sana para obtener a cambio plantas sanas que produzcan frutos sanos. La otra parte de este escenario la representa la calidad de la tierra. Después de escuchar estas palabras de Jesús cualquier persona se identifica a sí misma -y casi inmediatamente- con la buena tierra, y normalmente asume que no será tierra estéril o víctima de la rutina diaria y de sus afanes. En esta oportunidad le invito a mirar con otros ojos esta parábola y descubrir a través del fruto si nuestra vida es la mejor tierra en la que Dios puede sembrar sus maravillosas promesas. Busquemos en nuestra Biblia y leamos San Lucas capitulo 8, iniciando a leer desde el verso 4 en adelante.
Lucas 8: 4 Mucha gente había venido de distintos pueblos para ver a Jesús. Él les puso este ejemplo: 5 "Un agricultor salió a sembrar trigo. Mientras sembraba, unas semillas cayeron en el cam…

Sanidad "Sozo"

Hay un especial interés de parte de Dios en devolver a sus hijos la salud plena. Se trata de cómo puedo vivir con salud física en mi cuerpo, salud en mi alma; mente y emociones, e incluida la salud en mi espíritu. Se puede entender que la buena voluntad de nuestro Padre es que seamos  salvos, sanos y libres. Si en realidad crees que hay algo más para ti, continua leyendo.
Sṓzō -σῴζω- es una palabra griega que es frecuentemente usada por Jesús en su ministerio público, ésta a su vez deriva de una raíz  indoeuropea"estar sano, y con buena salud".Se puede entender como ser pleno, ser completo, ser íntegro. Ha sido citada 110 veces en los evangelios y otras cartas donde su significado también es salvación, sanidad, y liberación (rescatados). Incluye también protección, defensa, beneficio, u auxilio. Vivir la experiencia del poder de Dios rompe las cadenas de la esclavitud al pecado y abarca más allá que el perdón en sí, aunque para la mayoría se ha limitado solo a la salvación de…

El propósito de tu vida.

Una de las competencias más deseadas por los caza talentos y reclutadores está ligada al dominio de idiomas; ser bilingüe, hablar y escribir ambos idiomas resulta muy útil en el mundo laboral y también en nuestro servicio a Dios. Pero hay algo más deseado que el solo hecho de hablar dos o varios idiomas, y es ser multicultural, comprender a estas culturas y comprender su forma de pensar y costumbres, esta cualidad abre muchas puertas al éxito. Los hijos de padres de diferentes países suelen vivir -sin buscarlo- de esta experiencia otros la desarrollan y aprenden. Saulo de Tarso -el apóstol Pablo- hablaba varios idiomas y conocía a fondo varias culturas. Los judíos que visitaban Jerusalén en la celebración del día de Pentecostés en los días de Pedro fueron educados de esa manera. Dios sigue amando igual al pueblo de Israel, independientemente que éste le sea leal o no. Los discípulos de Jesús en Jerusalén fueron perseguidos por su fe y otros fueron encarcelados y muertos en vía pública,…