Ir al contenido principal

Cuando la respuesta del cielo es un silencio.

Una experiencia que cada cristiano vive tarde o temprano, es la de buscar a Dios en oración y recibir una respuesta que no es la esperada de parte de Dios. A veces la respuesta no llega en el momento que nosotros hemos estimado oportuno, o bien esta respuesta no se hace escuchar.
Pablo nos cuenta como fue golpeado por causa de Jesucristo en sus viajes misioneros, él preparó pastores jóvenes y misioneros, fundó iglesias, recibo visiones maravillosas y con todo eso a veces sus oraciones no recibieron la respuesta que él esperaba.
"Por eso, para que no me llene de orgullo, padezco de algo muy grave. Es como si Satanás me clavara una espina en el cuerpo para hacerme sufrir. Tres veces le he pedido a Dios que me quite este sufrimiento, pero Dios me ha contestado: «Mi amor es todo lo que necesitas. Mi poder se muestra en la debilidad.» Por eso, prefiero sentirme orgulloso de mi debilidad, para que el poder de Cristo se muestre en mí. Me alegro de ser débil, de ser insultado y perseguido, y de tener necesidades y dificultades por ser fiel a Cristo. Pues lo que me hace fuerte es reconocer que soy débil." II Corintios 12:7-10
Pablo ha orado al menos tres veces y Dios respondió: "Bástate mi gracia. Mi amor es todo lo que necesitas". A veces la respuesta de Dios no está alineada a nuestra voluntad o solicitud. Cuando la respuesta de Dios es un "no", hacemos manifiesta nuestra inconformidad, como un niño molesto y que fuera de control es dominado por la ira.
En algunas oportunidades pedimos mal, pedimos fuera del contexto de la voluntad de Dios, hacemos solicitudes alineadas con nuestro placer, y a nuestros deseos egoístas, y hasta temerarias y peligrosas.
Dios en otras oportunidades anteriores respondió más abundantemente que nuestra propia petición. Nos dio mucho más de lo esperado, nos ha dado más y nos ha sorprendido con su ilimitado poder.
Pablo comparte su experiencia y nos cuenta que a él "le fue dado" un aguijón en la carne. Las pruebas de nuestra fe son un regalo de Dios. Durante el tiempo que las padecemos resultan ser molestas e incómodas, otras veces esas mismas pruebas son vistas a veces como un castigo, otros los ven como un reto a vencer, o como una nueva lucha que enfrentar.
Las pruebas de nuestra fe no son para hacer la voluntad de los creyentes allá en el cielo, al contrario son para hacer la voluntad de Dios en nosotros y en el cielo. Santiago 1 dice que la prueba de la fe produce paciencia. En la carta a la Iglesia de Roma, Pablo nos dice que Dios usa para nuestro bien todo, incluso aquello que no parece o no luce para nada bien. 
Cuando el cielo queda en silencio podemos hacer memoria de las otras respuestas recibidas y de la revelación y de cada promesa recibida antes. Salmos cuenta sobre oraciones sin respuesta y que finalmente Dios transformó en algo mejor. En su Palabra hay fortaleza. 
Hay que continuar, hay que mantener nuestra solicitud y volver a orar por esta necesidad, debemos ROGAR con todo el corazón. Hasta que llegamos a este punto sin retorno donde oramos con ruego, con lamento, con humildad para aceptar su voluntad sea cual sea ésta. 
Buscar hasta escuchar su voz y su respuesta. Nuestra voz no debe callarse mientras podamos clamar, hasta que nos gastemos y escuchemos su voz en medio de tanto ruido. II Reyes 19, Elías escuchó la voz de Dios hablar claramente en un viento suave. Un principio bíblico dice que los pasajes confusos se interpretan a la luz de aquellos que sí son claros. Como Jairo que solo escuchó su voz y creyó, y su hija volvió a vivir. 
El poder de Dios se perfecciona en nuestra debilidad. Podemos confiar en su poder y en su voluntad que es mejor que nuestra propia sabiduría y nuestra opinión. Podemos escuchar su voz decir "Confía en mi y en mi poder". Muchos fracasos se nos permiten para mantenernos humildes, para que descubramos otra vez que todos dependemos de su gran poder.

Si fuera el caso, pudiera ser que tus oraciones no cambien inmediatamente la situación en la que estás, pero lo que sí es seguro es que van a cambiarte a ti. Dios que mi mente no se abrume con los éxitos, que mi boca no publique mis propios logros, que mis pies puedan sentir que todavía pisan la tierra y que la prueba haga un carácter más paciente en mi.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Guardar puro mi corazón para Dios.

Dicen que los conquistadores europeos al llegar a tierras americanas llegaron atraídos por los tesoros; la fuente de la eterna juventud, el oro, la plata, y luego esos tesoros los mandaban en barcos asegurados con guardias y cañones a las bóvedas de bancos en Europa. Alguna vez estuve dentro de la bóveda de un banco muy grande y realmente es un lugar seguro con muchos controles de seguridad, allí se guardaban billetes, documentos, todo lo que se pueda considerar valioso. ¿Dónde se guardan las cosas frágiles, delicadas, peligrosas y valiosas? ¿Por qué existen bóvedas de seguridad, cajas fuertes y lugares de máxima seguridad, porque las ciudades se guardan con muros? ¿Por qué la mayoría de las computadoras usan antivirus y muros de fuego? Proverbios.4:23, Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida. ¿Para qué vamos a poner tanto empeño en mantener bien seguro de los ladrones y engañadores a mi corazón? Jeremías 17:9Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y…

La buena semilla en buena tierra.

Como la mayoría sabe un agricultor o un campesino es alguien que trabaja la tierra, que selecciona las semillas, encuentra la semilla que esté sana para obtener a cambio plantas sanas que produzcan frutos sanos. La otra parte de este escenario la representa la calidad de la tierra. Después de escuchar estas palabras de Jesús cualquier persona se identifica a sí misma -y casi inmediatamente- con la buena tierra, y normalmente asume que no será tierra estéril o víctima de la rutina diaria y de sus afanes. En esta oportunidad le invito a mirar con otros ojos esta parábola y descubrir a través del fruto si nuestra vida es la mejor tierra en la que Dios puede sembrar sus maravillosas promesas. Busquemos en nuestra Biblia y leamos San Lucas capitulo 8, iniciando a leer desde el verso 4 en adelante.
Lucas 8: 4 Mucha gente había venido de distintos pueblos para ver a Jesús. Él les puso este ejemplo: 5 "Un agricultor salió a sembrar trigo. Mientras sembraba, unas semillas cayeron en el cam…

Florecer en la adversidad

En la carta del gozo que desde Roma escribió Pablo el apóstol -enviado- a los gentiles se esconde un tesoro que describe la magnitud del poder de Dios en la vida de un discípulo. Descubramos en este momento ese tesoro; resiliencia. "Me alegra mucho que, como hermanos en Cristo, al fin hayan vuelto a pensar en mí. Yo estaba seguro de que no me habían olvidado, sólo que no habían tenido oportunidad de ayudarme. No lo digo porque esté necesitado, pues he aprendido a estar satisfecho con lo que tengo. Sé bien lo que es vivir en la pobreza, y también lo que es tener de todo. He aprendido a vivir en toda clase de circunstancias, ya sea que tenga mucho para comer, o que pase hambre; ya sea que tenga de todo o que no tenga nada. Cristo me da fuerzas para enfrentarme a toda clase de situaciones. Sin embargo, fue muy bueno de parte de ustedes ayudarme en mis dificultades." Filipenses 4:10-14 Algunos metales poseen la característica de doblarse y volver nuevamente a su posición y retomar…