miércoles, 30 de marzo de 2016

Liderazgo y paternidad

La paternidad es el modelo básico y la mayor fortaleza del liderazgo de una comunidad o congregación de fe, a lo largo de la Biblia encontramos a Dios nuestro Señor, mostrándose como un padre amoroso y perdonador, un Padre que mantiene una relación cercana e invariable con sus hijos, una relación que no se deteriora ni cambia en medio de distintas circunstancias, siempre es padre cuidador, proveedor, consolador, perdonador, sanador, restaurador, planificador, consejero oportuno, entre muchas virtudes que podemos descubrir a través de su trato y de su Palabra. Un padre no ama a su hijo por ser guapo, listo, diestro, talentoso artista, líder, increíble orador, carismático o ninguna de las anteriores, le ama sólo por el hecho de ser su hijo y poseer dentro de si la promesa de las siguientes generaciones hacia el futuro. Y es, en ese futuro, donde nuestro hijo llegará a cumplir voluntariamente un plan.
Paternidad espiritual responsable:
Transmite la visión con ejemplo y acompañamiento.
Un liderazgo débil suele mostrar diferencias y contrastes entre los discípulos y los hijos propios, en cambio el Padre del cielo ve a Jesús como el hermano mayor de toda una nueva generación de sus hijos. Un liderazgo frágil no ve al grupo de los discípulos en el futuro -solo lo ve en el hoy- en las estadísticas del hoy, en las finanzas del hoy, en los proyectos del hoy, no visualiza un plan para el futuro de cada discípulo alineado con el Reino de Dios. Veamos lo que narra I Crónicas 28 sobre la paternidad:
"Luego el rey David se volvió a su hijo Salomón y le dijo:
«Salomón, hijo mío, Dios conoce todos tus pensamientos, y sabe cuáles son tus intenciones en todo momento. Por eso, obedécelo con amor y de buena gana. Él siempre responderá tus peticiones; pero si no lo obedeces, él te rechazará para siempre. 10 »No olvides que Dios te eligió para construir su templo. Por eso, ¡sé fuerte y ponte a trabajar!» 11-19 Entonces David le entregó a su hijo Salomón los planos que había hecho para la construcción del templo. Los planos seguían las instrucciones de Dios para construir todos los edificios, salones, cuartos y patios del templo. En los cuartos de alrededor se guardarían los utensilios, tesoros y ofrendas especiales, y también dormirían los sacerdotes y los ayudantes que vendrían por turnos a trabajar en el templo. David también le entregó a Salomón el oro y la plata necesarios para hacer todos los utensilios y muebles que se usarían para los cultos en el templo; le indicó el peso que debían tener, y el material que debían usar para fabricarlos. Ésta es la lista de algunos de los muebles y utensilios: los candelabros y sus lámparas; las mesas donde se pondría el pan consagrado; los tenedores, los tazones, las jarras y las copas; el altar del incienso y el carro que serviría para mover los querubines que, con sus alas extendidas, cubrirían el cofre del pacto de Dios. 20-21 Además, David le indicó a Salomón quiénes quedarían bajo sus órdenes y lo ayudarían a construir el templo: los sacerdotes y sus ayudantes, que por turnos prestarían sus servicios en el templo de Dios; los obreros expertos en trabajos manuales; los jefes y todo el pueblo en general. Luego, David le dijo a Salomón: «¡Sé fuerte y valiente! ¡Cumple con tu trabajo y construye el templo de Dios! ¡No tengas miedo ni te desanimes, porque Dios siempre estará contigo! Él no te dará la espalda ni te abandonará». 29 Luego, el rey David le dijo a toda la gente que se había reunido: «Dios eligió a mi hijo Salomón para que le construya el templo; sin embargo, él todavía está muy joven y no tiene experiencia para hacer un trabajo tan importante. ¡Él construirá el templo para nuestro Dios, y no se trata de la construcción de un palacio ordinario!"
La Biblia nos muestra en Juan 5:19-23 que un hijo no puede hacer nada que no haya visto hacer al padre. Nuestra corteza cerebral está formada de "células espejo"  que entre muchas cosas nos permiten aprender a través de la observación, de lo que sí vemos hacer -no de lo que escuchamos- y el registro de secuencias de procesos. No deberíamos esforzarnos solamente en desarrollar un buen discurso dominical para que escuchen los discípulos cada mañana del sábado o domingo, sino en un acompañamiento modelador de su carácter y su visión dentro del Reino de Dios.

"19 Jesús les dijo: «Les aseguro que yo, el Hijo de Dios, no puedo hacer nada por mi propia cuenta. Sólo hago lo que veo que hace Dios, mi Padre. 20 Él me ama y me muestra todo lo que hace. Y me mostrará cosas aun más grandes, que a ustedes los dejarán asombrados. 21 Porque así como mi Padre hace que los muertos vuelvan a vivir, así también yo le doy vida a quien quiero. 22 Y mi Padre no juzga a nadie. Es a mí, que soy su Hijo, a quien le ha dado ese poder, 23 para que todos me honren como lo honran a él. Cuando alguien no me honra, tampoco honra a mi Padre, que me envió."
El modelo paterno en la mayoría de los hogares de la tierra tiene grandes problemas existe una constante de prácticas equivocadas; una gran parte de los hogares hoy son liderados por el esfuerzo de una mujer sola. Las madres que desarrollan la figura de padre-madre, o de juez y verdugo, o bien por los padres ausentes, aquellos que están pero no son visibles ya que no participan activamente en la formación de hombres y mujeres de bien, se mantienen distantes e indiferentes no están mostrando el modelo de paternidad de Dios, y vemos hijas e hijos inseguros(as) y liderazgos pobres producto de un modelo débil.
Dios no le permitió a David edificar un templo para él. Dios no le acompañó en el anhelo de construir un majestuoso templo. David encomendó su sueño a su hijo Salomón. David se convirtió en el padre asesor y consejero de su hijo Salomón, le recomendó no dejar de buscar a Dios para que Dios no le desechara de su puesto de Rey de Israel. David elaboró y le dio un plan a Salomón y su hijo, unoque su hijo iba a ejecutar y desarrollar, similar el Padre le da un plan a Jesús: -Ve a la tierra y salva a los hombres. 
"3Los hijos que tenemos son un regalo de Dios. Los hijos que nos nacen son nuestra recompensa. Los hijos que nos nacen cuando aún somos jóvenes, hacen que nos sintamos seguros, como guerreros bien armados5  Quien tiene muchos hijos, bien puede decir que Dios lo ha bendecido. No tendrá de qué avergonzarse cuando se defienda en público delante de sus enemigos."
Salmo 127:3-5 dice que los hijos son como flechas rectas y bien hechas, lanzadas cuidadosamente a un objetivo. Los padres diseñan un plan para sus hijos, este plan les da propósito. El verso 11-13 -I Crónicas 28- dice como Salomón recibió una visión del futuro, recibió un plano detallado hecho con mucho esmero y cuidado, David su padre lo empoderó y le transmitió una nueva misión. Creó un ejército conquistador, inspiró a hombres deprimidos y formó un equipo leal que lo acompañaría hasta su último día sobre la tierra.
La visión del futuro se transmite no sólo hablando, o hablando mucho, se construye estando al lado y acompañando, e inspirando. Los versos 14-18 -I Crónicas 28- hablan de la provisión. Salomón recibió de su padre David herramientas y materiales. Alimentación, educación, vestido, acompañamiento, clima espiritual y estabilidad. el verso 20 dice que David le animó. Le prometió que después de él, Dios le seguiría acompañando. David le dió un equipo de consejeros y fieles guerreros, David se aseguró y de le dijo que hay un gran equipo que le iba a acompañar. Le advirtió que debía de esforzarse mucho.
La oración de un padre por su hijo es muy importante cada día de su vida, veamos como nos dice el Salmo 72:

"Dios mío, haz que el rey sea justo como lo eres tú; que nuestro futuro rey actúe con tu misma rectitud. 2 Así el rey gobernará a la gente humilde con rectitud y justicia, 3 y en todo cerro y colina tu pueblo tendrá prosperidad y justicia. 4 El rey les hará justicia a los pobres y necesitados; ¡los salvará de sus opresores! ¡Aplastará a quienes los maltratan!"

David le pide a Dios que su hijo desarrolle un corazón perfecto para lograr estas metas, para que Salomón también le de honra. I crónicas 29:25 Salomón recibió honra de parte de Dios mientras tomó buenas decisiones:

"Dios hizo que Salomón fuera grande, poderoso y famoso ante su pueblo, como no lo fue ningún otro rey de Israel."

A pesar de todas estas bendiciones, Salomón no se mantuvo firme y leal siempre ante su Dios, no guardó su Palabra ni fue obediente siempre. Su debilidad, su lado flaco eran sus muchas esposas de todas partes de su reino. No hay que poner todo nuestro esfuerzo solo en el trabajo diario debemos dedicar mucho trabajo en formar y dar propósito a nuestros hijos para que no sean débiles en la ética y en el temor de Dios y su Palabra. Eli el sacerdote educó a un profeta, pero no fue un padre correcto con sus hijos, no los formó para el futuro. I Samuel cuenta su historia, esta historia nos servirá de alerta y para educar a nuestros hijos sabiamente y no consentir el pecado y evitar la corrección. En contraste vemos como Felipe un humilde diácono de la iglesia de Jerusalén que era un siervo fiel, llegó a ser padre de cuatro mujeres profetas.


¿Cómo se puede entender del amor de Dios sin la paternidad espiritual? En griego se explica que puedes conocer algo si eres educado sobre ésto, y la otra forma de adquirir este conocimiento es a través de la experiencia individual o colectiva vivida.

"A los seguidores -discípulos- que me diste les he mostrado quién eres. Ellos eran tuyos, y tú me los diste, y han obedecido todo lo que les ordenaste.Ahora saben que tú me diste todo lo que tengo, porque les he dado el mensaje que me diste, y ellos lo han aceptado. Saben que tú me enviaste, y lo han creído."

La Biblia utiliza una palabra griega para enseñar sobre el amor de Dios en forma de "experiencia personal". Juan 17: 6-8 Jesús ora por los suyos.

"Padre celestial, dentro de poco ya no estaré en el mundo, pues voy a donde tú estás. Pero mis seguidores van a permanecer en este mundo. Por eso te pido que los cuides, y que uses el poder que me diste para que se mantengan unidos, como tú y yo lo estamos. 12 Mientras yo estaba con ellos, los cuidé con el poder que me diste, y ninguno dejó de confiar en mí. El único que nunca creyó en mí fue Judas. Así se cumplió lo que dice la Biblia."

Veamos lo que nos muestra el verso 11 -Juan 17- tu nombre ha sido manifestado a ellos, ahora toca que les guardes por tu nombre. ¿Cual es el nombre que Jesús usó para revelar a Dios? Padre celestial, es el nombre revelado como el carácter de Dios para su Iglesia hoy. El apóstol Pablo le enseña a los cristianos de la iglesia de Roma que somos hijos de Dios.

"Todos los que viven en obediencia al Espíritu de Dios, son hijos de Dios. 15 Porque el Espíritu que Dios les ha dado no los esclaviza ni les hace tener miedo. Por el contrario, el Espíritu nos convierte en hijos de Dios y nos permite llamar a Dios: «¡Papá!» 16 El Espíritu de Dios se une a nuestro espíritu, y nos asegura que somos hijos de Dios. 17 Y como somos sus hijos, tenemos derecho a todo lo bueno que él ha preparado para nosotros. Todo eso lo compartiremos con Cristo. Y si de alguna manera sufrimos como él sufrió, seguramente también compartiremos con él la honra que recibirá." Romanos 8:14-17

Que así hagamos en la vida de nuestra familia, de nuestros discípulos; y que la visión sea transmitida más allá de nuestra presencia sobre la tierra.

0 comentarios:

Publicar un comentario