lunes, 2 de noviembre de 2015

Llevados al cielo en una nube, el rapto de la iglesia.

Para el futuro ¿tienes un plan? Dios ya tiene un plan.
El futuro es el lugar adonde todos nosotros nos dirigimos. Cada mañana nos levantamos para ir tras éste; hacemos citas de trabajo, de celebraciones, planeamos y visualizamos eventos a futuro creyendo que todos vamos a encontrarnos más adelante en el futuro próximo, también planeamos vacaciones para el próximo año, ahorramos para el retiro laboral, en fin. Los padres suelen preparar alimentos para la comida al regreso de la escuela  y el trabajo, cada noche oramos a Dios y dormimos pensando que mañana el sol saldrá nuevamente por el este y tendremos nuevas misericordias de parte de Dios. Dios igual que usted y que yo ha planeado eventos para nuestro futuro en común, uno de los eventos que está ya programado trata de una reunión general que Jesús tendrá con todos los lavados en su sangre que se realizará en el aire muy cerca de la tierra. Será un evento corto y que para las personas de la tierra resultará notorio sólo una vez que haya pasado éste.
La iglesia; los pastores, los diáconos, los maestros, los líderes todos y cada uno debe estar alerta y atento sobre los planes que Dios ha preparado para su futuro. Se trata de un evento diferente a la siguiente venida de Cristo sobre la tierra. Dios ya lo ha hecho en el pasado, él ha tomado desde la tierra a sus siervos y se los ha llevado con él.

"También tuvo más hijos y más hijas. Después de que nació Matusalén, Henoc vivió trescientos años más. Como obedecía a Dios en todo, ya no volvió a saberse de él porque Dios se lo llevó. Así que Henoc vivió trescientos sesenta y cinco años." Génesis 5:22-24


A pesar que la palabra "rapto" como tal no está allí escrita en ninguno de los libros de la Biblia, como tampoco lo está la palabra trinidad, o la navidad y otras; Génesis 5:24 nos describe como Dios tomó o raptó a Henoc y se lo lleva con él. En la carta a los Hebreos se nos dice que su obediencia a Dios causó agrado y buen testimonio en el cielo.

Henoc confió en Dios y, por eso, en vez de morir, Dios se lo llevó de este mundo y nadie volvió a encontrarlo. La Biblia dice que, antes de que Henoc fuera llevado, fue obediente, y eso le agradó a Dios. Hebreos 11:5

En Hebreos 11:5 se explica que Henoc agradó tanto a Dios que fue llevado de la tierra sin haber pasado por la muerte, pasó sin aviso previo, sin pedirle permiso a nadie, sin consulta previa, de un segundo a otro Henoc ya no estaba aquí entre nosotros. El rapto de la Iglesia ocurrirá un día en que Dios se aproxime sobre la tierra y tome de ésta a su pueblo comprado con la sangre de su Hijo Jesús.

"Hermanos míos, queremos que sepan lo que en verdad pasa con los que mueren, para que no se pongan tristes, como los que no tienen esperanza. Nosotros creemos que Jesucristo murió y resucitó, y que del mismo modo Dios resucitará a los que vivieron y murieron confiando en él.  Por eso les decimos, de acuerdo con lo que el Señor Jesús nos enseñó, que los que aún vivamos cuando él venga nos reuniremos con él, después de que se hayan reunido con él los que estaban muertos. Porque cuando Dios dé la orden por medio del jefe de los ángeles, y oigamos que la trompeta anuncia que el Señor Jesús baja del cielo, los primeros en resucitar serán los que antes de morir confiaron en él.  Después Dios nos llevará a nosotros, los que estemos vivos en ese momento, y nos reunirá en las nubes con los demás. Allí, todos juntos nos encontraremos con el Señor Jesús, y nos quedaremos con él para siempre.  Así que, anímense los unos a los otros con estas enseñanzas.I Tesalonicenses 4: 13-18

Pablo explica que sus palabras no tratan simplemente de un comentario humano o de un consejo de un hombre sabio y viejo. Debe recibirse entre la iglesia como Palabra de Dios. Dios nos vendrá a recoger y nos llevará al lugar donde está él. El rapto no será anunciado con antelación se trata de una cita que no tiene fecha y hora conocida para la iglesia, ni para Cristo, de pronto pasará y la tierra y sus habitantes sabrán que ya pasó. Seguido de éste evento vendrán los peores 7 años que la humanidad ha vivido, se le llama a este periodo la gran tribulación. Será como en los tiempos de Noé, que había violencia y maldad en toda la tierra, se dedicaban a buscar nuevas parejas, y a atender sus propios deseos y placeres, en ésto se invertía su tiempo y su esfuerzo, la violencia en muchas formas era una práctica común y frecuente.
La Iglesia al ser llevada hacia el cielo será  transformada desde el actual cuerpo corruptible -que se enferma y muere- a uno diferente y hasta ahora desconocido que no se enferma ni muere, ese nuevo nuevo cuerpo será parecido al cuerpo resucitado de Jesús luego de volver a la vida, uno que no es corruptible. La apariencia del nuevo cuerpo glorificado que los discípulos van a recibir al ser tomados desde la tierra ha provocado varias interpretaciones dentro de los creyentes, que resultan poco importantes y poco relevantes como ser la edad, o la raza, o la estatura, etc. I Juan 3:4 también se refiere a que la sana doctrina de la iglesia debe incluir este evento sobre el futuro de los que creen en Cristo.

Hermanos míos, lo que es de sangre y carne no tiene cabida en el reino de Dios, que es eterno. Les voy a contar algo que Dios tenía en secreto: No todos moriremos, pero todos seremos transformados. En un abrir y cerrar de ojos, cuando Cristo vuelva, se oirá el último toque de la trompeta, y los muertos volverán a vivir para no morir jamás. Y nosotros seremos transformados. Dios cambiará estos cuerpos nuestros, que mueren y se destruyen, por cuerpos que vivirán para siempre y que nunca serán destruidos. I Corintios 15:50-53

En I Corintios 15:50-53, Pablo el apóstol describe un sonoro aviso de alarma como el sonido de una trompeta, algunos creen que podría ser el arcángel Gabriel sonando su trompeta final, otros creen que esta alarma sonará solo en nuestro interior -Juan 3:2-10- como las ovejas que reconocen la voz de su pastor, la percibirán antes los que duermen y luego los que vivan y caminan sobre la tierra.
Al finalizar la terrible gran tribulación vendrá un nuevo periodo de mil años donde Jesús va reinar sobre todas las naciones de la tierra.
I Tesalonicenses 1:6, Romanos 5:9 describen que la ira de Dios no estará disponible para su Iglesia, esa terrible ira desatada durante la gran tribulación servirá para probar el corazón de la nación de Israel y los judíos alrededor del mundo, así como de los demás pobladores de la tierra. Para evitar este momento tan terrible a su iglesia Dios ha planeado este rapto. El evangelio de Mateo, en el capitulo 34 declara que la fecha y hora solo el Padre la conoce. Lucas 21:34-36 no nos distraigamos de nuestro llamamiento de reconciliar a esta generación con Dios.

Aprendan la enseñanza que da la higuera. Cuando a este árbol le salen ramas tiernas y hojas nuevas, ustedes saben que ya se acerca el verano. Del mismo modo, cuando vean que todo está pasando como les he dicho, sabrán que pronto vendré de nuevo. Les aseguro que todo esto pasará antes de que mueran algunos de los que ahora están vivos. El cielo y la tierra dejarán de existir, pero mis palabras permanecerán para siempre. »Nadie sabe el día ni la hora en que yo vendré; no lo saben ni siquiera los ángeles del cielo. Es más, tampoco yo lo sé. Sólo Dios, mi Padre, lo sabe. »Cuando yo, el Hijo del hombre, venga otra vez, la gente estará viviendo como en la época de Noé. En ese tiempo la gente seguía comiendo, bebiendo y casándose, hasta el momento mismo en que Noé entró en la casa flotante; y luego vino la inundación. La gente no sabía lo que pasaba, hasta el momento en que llegó el diluvio y todos se ahogaron. Algo así pasará cuando yo, el Hijo del hombre, venga otra vez. Si en ese momento hay dos hombres trabajando en el campo, me llevaré a uno y dejaré al otro. Si dos mujeres están moliendo granos, me llevaré a una y dejaré a la otra. Por eso, estén siempre alerta, pues ustedes no saben el día en que yo, su Señor, vendré otra vez. Les aseguro que si el dueño de una casa supiera a qué hora va a llegar el ladrón, vigilaría la casa y no permitiría que el ladrón entrara. Del mismo modo, ustedes deben estar atentos y preparados, porque yo, el Hijo del hombre, llegaré cuando menos lo esperen. Mateo 24:32-44


Dios oportunamente preparó un arca de preservación.
Según el texto que encontramos en Mateo 24:34 el rapto de la iglesia será como la llegada sorpresiva de un ladrón durante una noche en el momento menos esperado. La lluvia llegó sin aviso previo a la generación de Noé, pero Dios ya había provisto un arca para preservar a los que confiaban en él, Dios ya ha provisto un evento para preservar a los que confían y le obedecen. La invitación es ha permanecer en comunión con Dios, haciendo aquello que se nos mandó hacer.

Que mis planes, dudas y manera de pensar se sincronicen a los planes de Dios no será suficiente, lo realmente sabio será sincronizar toda mi vida con la agenda de Dios y hacer que entren muchos más de mi generación en esta nueva arca que Dios tiene preparada. Que así se haga en mi vida.

0 comentarios:

Publicar un comentario