sábado, 15 de octubre de 2011

¿Caíste de tu caballo y no ves el camino?


Muchos de nosotros caminamos por la vida montados elegante y orgullosamente sobre los éxitos de nuestro buen puesto de trabajo o de nuestro negocio, sobre nuestro apellido, capital, herencia religiosa, posición o la suma de todos. Nos hemos llegado a sentir altamente satisfechos y como que merecemos reconocimiento por este duro esfuerzo emprendido, nos parece incluso que podemos imponer a cualquier costo nuestros criterios de como hacer las cosas del modo -que sinceramente- creemos es bueno.

Hasta hemos llegado a creer que los demás viven equivocados sobre la manera que tienen de pensar y de servir a Dios. Cabalgamos por el camino de la vida tan seguros de nosotros que no nos imaginamos por un instante con la cara mordiendo el polvo. A veces pasa que creyendo contar con la motivación correcta vamos dando golpes a quien queríamos y creíamos agradar.
Meditemos, si nuestro objetivo en la vida es agradar a Dios ¿Qué pasa si mi motivación no agrada a Jesús? ¿Qué pasa si aquello que nos ha sostenido hasta hoy -de pronto- deja de estar allí? Conozcamos al jóven Saulo de Tarso, quien luego será conocido solo como Pablo el apóstol enviado a los no júdios:

Hechos 9:1-2 Saulo estaba furioso y amenazaba con matar a todos los seguidores del Señor. [Saulo un judío nacido en Tarsus y educado por los mejores maestros de la ley, fariseo y apegado a la tradición y cultura de su pueblo venía a cumplir una misión personal de un buen religioso tradicional] Por eso fue a pedirle al jefe de los sacerdotes unas cartas con un permiso especial. Quería ir a la ciudad de Damasco y sacar de las sinagogas a todos los que siguieran las enseñanzas de Jesús, para llevarlos presos a la cárcel de Jerusalén. [Su corazón estaba lleno de ira, pero él creía tener celo santo por las cosas de Dios, pero olvidó preguntarle a Dios cual es su voluntad con respecto a sus siervos los cristianos; a quienes deseaba desaparecer de la tierra. Salió con caballos, hombres, armas, y más que jinete sentado sobre un gran caballo salió montando sobre su soberbia y orgullo. Ese trabajo de carcelero y de meter a la prisión a otros lo realizan los demonios, un gigante llamado falta de perdón, el temor, la pereza y la negligencia. Quiere forzar a su manera y parecer el hecho que Jerusalén es lugar de adoración y tipo de la presencia del Dios altísimo y hacerla una cárcel.]
   3 Ya estaba Saulo por llegar a Damasco cuando, de pronto, desde el cielo lo rodeó un gran resplandor, como de un rayo. [Jesús mismo lo encuentra a él de frente, cuando Saulo creía que le iba a sorprender y acabar con sus discípulos. La gloria de Cristo es tan poderosa que no pudo mantenerse en su caballo.]4 Saulo cayó al suelo, y una voz le dijo: [Tan confiado estaba en su capacidad y sabiduría que no pudo sostenerse más y cayó hasta el suelo, pues ante Dios solo podemos permanecer humillados].
    ¡Saulo, Saulo! ¿Por qué me persigues? [Yo te conozco por tu nombre, sé quien eres. Cuál es la motivación que te hace seguirme, ¿posees la motivación correcta?]
   5 -¿Quién eres, Señor? -preguntó Saulo. [A pesar de creer conocer a Dios no le reconoció cuando le tuvo frente a él, pero parece reconocer que es alguien superior a él mismo y se somete humildemente al llamarle Señor. Eso es lo que hace un hombre inteligente; reacciona pronto, rápido, no espera otro golpe más fuerte para reconocer que Dios es mayor que él mismo].
    -Yo soy Jesús -respondió la voz-[Esa voz se presenta como Dios en el desierto ante Moisés, no necesita dar más detalles.] Es a mí a quien estás persiguiendo.[ Los cristianos (hombres y mujeres) que persigues son míos.] 6 Pero levántate y entra en la ciudad, que allí sabrás lo que tienes que hacer. [Tengo órdenes para que las cumplas. No te quedes allí tirado ¡Levántate!, No te quedes afuera, entra y espera hasta que se te revele mi voluntad para ti].
   7 Los hombres que iban con Saulo se quedaron muy asustados, pues oyeron la voz, pero no vieron a nadie.8 Por fin, Saulo se puso de pie pero, aunque tenía los ojos abiertos, no podía ver nada.[ La ceguera de Saulo nos muestra a alguien que perdió la visión de su vida y de su futuro, está confundido y desorientado. Pero decidió NO quedarse en el suelo, a la orilla del camino, no pidió capa de ciego y se puso de pie, pero ahora ¿Qué hacer?¿Se regresa con los religiosos de Jerusalén o entra con los cristianos de  Damasco en obediencia  Cristo?]   Entonces lo tomaron de la mano y lo llevaron a la ciudad.[ Saulo imaginó talvez entrar triunfante a Damasco en su caballo, con soldados y recibido con gran temor, pero Dios lo hizo entrar de forma diferente. Saulo ya no daba miedo, daba lastima ahora es un pobre ciego sucio]. 9 Allí Saulo estuvo ciego durante tres días, y no quiso comer ni beber nada. [ Inició un ayuno por su actual condición].
   10 En Damasco vivía un seguidor de Jesús llamado Ananías. [ Dios le habla diferente a quienes han aprendido a distinguir su voz entre el ruido del mundo, no le tiro del caballo, ni le gritó; le habló a través de una visión. Mientras a Saulo se le quito su visión, Dios habla a su siervo Ananías usando una visión]. En una visión que tuvo, oyó que el Señor lo llamaba:
    ¡Ananías! ¡Ananías! [ Dios lo llama por su nombre, pues le conoce muy bien, Dios nos conoce muy bien, conoce nuestro pasado pero mejor aun; conoce nuestro futuro]
    -Señor, aquí estoy --respondió. [Tomó su lugar de siervo y se puso inmediatamente a las ordenes, varón dispuesto y valiente, ¿cuantos hombres de valor hay aquí?].
    Y el Señor le dijo:
   11 -Levántate y ve a la Calle Recta.[Levántate, usa tus pies y camina, ve donde yo te indique, entra, ora por él y pon tus manos sobre él para que yo pueda darle una nueva visión, curioso nombre para esta calle ” camino recto o vida recta”] En la casa de Judas, busca a un hombre de la ciudad de Tarso. Se llama Saulo, y está orando allí.12 Yo le he mostrado a un hombre llamado Ananías, el cual llegará a poner sus manos sobre él para que pueda ver de nuevo. [Ananías fue enviado como cordero en medio de lobos, Dios lo envió a una persona con quien ha estado tratando personalmente en las ultimas horas y días; alguien ya listo para la cosecha, Ananías fue a liberar a un prisionero de sus propios dichos.]
   13 -Señor -respondió Ananías-, me han contado muchas cosas terribles que este hombre les ha hecho a tus seguidores en Jerusalén.14 ¡Hasta el jefe de los sacerdotes le ha dado permiso para que atrape aquí en Damasco a todos los que te adoran! [A pesar de haberse dispuesto a obedecer, vemos ahora que este siervo se empieza a justificar pues su vida estaba en alto riesgo si obedecía a Dios. Dios mismo le alienta y le da razon de lo que va hacer; “No hará nada sin revelarlo antes a sus siervos los hombres...”].
   15 Sin embargo, el Señor le dijo:
    -Ve, porque yo he elegido a ese hombre para que me sirva. Él hablará de mí ante extranjeros y reyes, y ante el pueblo de Israel.16 Yo le voy a mostrar lo mucho que va a sufrir por mí. [ Dios ya tiene un plan hecho para cada uno, no es algo que saldrá en el camino, fuimos llamados a cumplir el plan de Dios, Dios ha preparado grandes cosas para cada uno de nosotros, lo mejor todavía no ha llegada ni ha pasado; lo mejor está todavía por venir].
   17 Ananías fue y entró en la casa donde estaba Saulo. Al llegar, le puso las manos sobre la cabeza y le dijo: "Amigo Saulo, el Señor Jesús se te apareció cuando venías hacia Damasco. Él mismo me mandó que viniera aquí, para que puedas ver de nuevo y para que recibas al Espíritu Santo". [ Pero le obedeció a Dios y Ananías no estimó su propia seguridad e integridad como excusa para no obedecer. Caminó hasta la casa de Judas en la calle Derecha, dio el mensaje que Dios le confió, transmitió la visión de anunciar el evangelio a las naciones y ministró el bautismo en el Espíritu Santo].
   18 Al instante, algo duro, parecido a las escamas de pescado, cayó de los ojos de Saulo, y este pudo volver a ver. Entonces se puso de pie y fue bautizado.[ La visión vino como producto de la oración y el ayuno, Saulo decidió obedecer el llamado de Dios y hacerse discípulo de Jesús. Por eso se bautizó en su muerte y resurrección.] 19 Después de eso, comió y tuvo nuevas fuerzas. [ Finalizó su ayuno, se fortaleció y el desanimo se fue de su vida].
    Saulo pasó algunos días allí en Damasco, con los seguidores de Jesús, [Saulo se congregó y compartió a otros su confianza en Cristo, aunque muchos no entendían bien lo que había pasado en la vida de Saulo, él nunca dejó desde ese mismo instante de decirle a todos que Cristo le había transformado, testificó incansablemente, y como bien aprendió de Ananías los hizo a un a pesar de su propia integridad física].

La obra de Dios demanda obediencia, no es una obediencia ciega, es sumisión voluntaria a la perfecta voluntad de Dios que es el detonador del poder transformador de Cristo en las vidas de otros y otras que no conocen todavía que Dios les ama y que tiene un plan para su vida.

Para no diluir nuestra vida en un activismo que solo produce cansancio, frustración y muy pocos frutos, es vital conocer la voluntad perfecta de Dios sobre lo que nos ocupa y hacemos actualmente y sobre el plan que Dios ha diseñado para cada un@ de nosotr@s. Revisemos nuestros actos y la motivación que nos mueve para que actuemos dentro de la perfecta voluntad de Dios. Por que dura cosa es darle patadas a las agujas, el único que saldrá lastimado seré yo mismo.

Oremos para que la excusa y la argumentación no limiten el poder transformador de Dios en los hombres y mujeres de nuestra generación. Que Dios nos muestre su voluntad perfecta, y que decidamos actuar y movernos dentro de ella para alcanzar el fruto abundante que Dios quiere que le presentemos.

No es nuestro conocimiento de Dios, no lo que yo conozco, no es mi experiencia en la vida o en la Iglesia, no es lo que yo sé, no es lo bueno que soy haciendo esto o aquello, el punto es lo bueno que soy obedeciendo lo que Dios me pide hacer. No es que sus ordenes no me resulten extrañas, no es si sus ordenes me resultan difíciles de entender; es si aun sigo dispuesto a obedecer sus ordenes.

¿Si Ananías, hubiera sido Ud. O yo? posiblemente el mundo entero se hubiera perdido de un apóstol Pablo, y la Biblia hoy día no tendría toda la revelación que Dios le confió a Pablo. Pero Dios sabe que su plan se va a cumplir en Ud. y en mi y llegaremos a Ninive en pez o en barco; pero llegaremos y Dios nos respaldará.

Has de mí el siervo útil y la sierva útil que tú miras cuando me ves. Hazme deposito de tu visión para transformar el mundo. Saca de mi vida la comodidad y la excusa rápida para justificar mi poco fruto, limpia mi corazón y será mas blanco que la nieve, empuja mis pies para que llegue a la casa del necesitado, usa mis labios para que revelen tu amor y poder a los que no te conocen, usa mis manos para que tu poder sanador transforme las obras del maligno, dame la visión tuya que debo llevar a todos los que me pongas por delante. Que así se haga en mi vida.

0 comentarios:

Publicar un comentario