martes, 20 de septiembre de 2011

Un hogar recibe a Jesús.

La Biblia en el evangelio de Marcos 5: 21-43 cuenta una de las más hermosas y transformadoras historias que guarda como un gran tesoro, la Palabra de Dios. Narra de manera muy impactante como un líder de hogar, un hombre amoroso, en este caso un padre de familia; una persona que a pesar de creer en Dios y servirle todavía no había experimentado personalmente un encuentro intimo con Jesús, y él y su familia reciben un valioso regalo en forma de milagro:

21 Jesús llegó en la barca al otro lado del lago y se quedó en la orilla, porque mucha gente se juntó a su alrededor. 22 En ese momento llegó un hombre llamado Jairo, que era uno de los jefes de la sinagoga. Cuando Jairo vio a Jesús, se inclinó hasta el suelo 23 y le rogó: -Mi hijita está a punto de morir. ¡Por favor, venga usted a mi casa a poner sus manos sobre ella, para que sane y pueda vivir! 24 Jesús se fue con Jairo. Mucha gente se juntó alrededor de Jesús y lo acompañaron.25 Entre la gente iba una mujer que había estado enferma durante doce años, pues perdía mucha sangre.26 Había gastado en médicos todo el dinero que tenía, pero ellos no habían podido sanarla; más bien, la maltrataron más. Cada día se ponía más enferma. 27-28 La mujer había oído hablar de Jesús, y pensaba: "Si tan sólo pudiera tocar su ropa, sanaría". Por eso, cuando vio a Jesús, se abrió paso entre la gente, se le acercó por detrás y le tocó la ropa.29 Inmediatamente dejó de sangrar y supo que ya estaba sana. 30 Jesús se dio cuenta de que había salido poder de él. Entonces miró a la gente y preguntó:  -¿Quién me tocó la ropa? 31 Sus discípulos le respondieron: -¡Mira cómo se amontona la gente sobre ti! ¿Y todavía preguntas quién te tocó la ropa? 32 Pero Jesús miraba y miraba a la gente para descubrir quién lo había tocado.33 La mujer, sabiendo lo que le había pasado, fue y se arrodilló delante de él, y temblando de miedo le contó toda la verdad. 34 Jesús le dijo:  -Hija, has sido sanada porque confiaste en Dios. Vete tranquila. 35 Jesús no había terminado de hablar cuando llegaron unas personas de la casa de Jairo y le dijeron: --¡Su hija ha muerto! ¿Para qué molestar más al Maestro? 36 Jesús no hizo caso de lo que ellos dijeron, sino que le dijo a Jairo:-No tengas miedo; solamente confía. 37 Y sólo permitió que lo acompañaran Pedro y los dos hermanos Santiago y Juan.38 Cuando llegaron a la casa de Jairo, vieron el alboroto y que la gente lloraba y gritaba.39 Entonces Jesús entró a la casa y les dijo: -¿Por qué lloran y hacen tanto escándalo? La niña no está muerta; sólo está dormida. 40 La gente se burló de Jesús. Entonces él hizo que todos salieran de allí. Luego, junto con los padres de la niña y los tres discípulos, entró al cuarto donde ella estaba. 41 La tomó por la mano y le dijo en idioma arameo: -¡Talitá, cum! Eso quiere decir: "Niña, levántate". 42 En ese mismo instante la niña, que tenía doce años, se levantó y comenzó a caminar. Cuando la gente la vio, se quedó muy asombrada. 43 Jesús ordenó que no le contaran a nadie lo que había pasado. Después mandó que le dieran de comer a la niña.

  • Jesús estaba muy ocupado enseñando a un gran número de personas cuando frente a él apareció un padre de familia lleno de angustia y preocupado por su familia, este hombre hizo un gran esfuerzo por llegar a Jesús, además se humilló públicamente para mostrarle a Jesús que no existía otra opción para salvar a su familia. Para una persona tan importante y con un alto prestigio entre los religiosos humillarse así públicamente no era fácil, se le podía acabar allí mismo su gran nombre. Pero no le importó, era la única manera de evitar que su familia muriera irremediablemente. Pero su fe no era muy fuerte, Jesús buscó entonces la manera de aumentar y fortalecer su fe para poder enfrentar el futuro inmediato, ¿podría este Jesús devolverme mi familia aunque ya no hay más que hacer por ella, podría revivir a mi familia y dármela sana? En el camino -que es símbolo de la vida de cada uno- Jesús alimentó su confianza en el poder que hay en Cristo.

    • Una mujer con una necesidad oculta, una vida que se le estaba yendo poco a poco, gota a gota de entre sus manos, y que no había encontrado manera de solucionar su problema iba a ser receptora de un extraño milagro. Pues ni siquiera abrió su boca para pedir nada, solo le tocó con toda su fe. Una necesidad que no era tan apremiante que no demandaba la misma urgencia, y que podría ser atendida más adelante y en mejores circunstancias.
    • Su milagro era vital para que se pudiera obtener la sanidad completa de la familia de Jairo. Jesús se detiene y hace una pausa; que parecía innecesaria en ese instante, ¿porque debo hacer una pausa en mi vida ahora que el tiempo se me acaba lo que necesito es correr más? Te conviene ser testigo de los milagros de Cristo.
    • Para poder contemplar su poder se hace necesario detenernos un instante en la vida y aprender a creer que para él no hay nada imposible, que con nuestra confianza en él basta para hacer la diferencia en la vida de alguien.
    • Apenas se había fortalecido su fe, vino la mayor prueba a su vida, todo alrededor parecía indicar que ya no había nada que hacer, ya su familia había muerto, permanecer en la presencia de Jesús ya no es tan importante cuando solo buscamos un milagro. Los que llevaban la noticia parecían no conocer a Jesús ni confiar en él por eso no valoraban ese tiempo especial junto a su Señor.
    • Pero Jesús vuelve a hablar a su corazón y le pide que su fe se mantenga firme, así como acaba de aprender de la mujer que fue sanada con solo creer, su poder está allí listo, presto para actuar a nuestro favor con solo confiar plenamente que Jesús sí puede. Jesús prepara el corazón de Jairo y saca el temor para que su fe no titubee.
    • Si nos esforzamos en permanecer guardados en la presencia de Jesús ante los mensajes y señales que nos llegan del mundo que nos rodea y de su sistema de valores y de gobierno, podremos vencer a los mortales ataques del enemigo sobre nuestra vida y la de nuestra familia.
    • Cristo tiene la última palabra, no los hombres. Realmente Jesús nunca dijo que la niña estaba muerta, porque para Dios no hay nada imposible!! Así que si Dios no dice que está muerta eso solo significa una cosa: ¡Que está viva!! Mientras Dios no diga lo contrario tu familia tiene esperanza, hoy hay una oportunidad para tu matrimonio y para tu familia, no hay caso perdido para este abogado. El dará vida a lo que los hombres declaren muerto. Amén.
    • Para dar vida a una familia se necesita tener confianza en Dios, si no se confía en Dios plenamente, aleje a esas personas de su familia, mantenga lejos de su casa la falta de fe en Jesús, esa desconfianza detiene el poder que obra los milagros. Lo único que necesitamos cerca son personas de fe.
    • El reino de los hombres sin fe, se va a oponer, va a rechazar las palabras de Cristo y su evangelio, se burlará de la Biblia y de sus promesas para ti, para tu matrimonio, para tu familia. Gritará y tratará de silenciar las palabras de Jesús, buscarán ahogar tu fe con palabras lapidarias. Pero ese no es lugar para ellos Jesús pone orden en ese hogar; los saca desde adentro para que no sigan dañando a esta familia. Ni la esposa, ni el esposo detienen el proceso de limpieza interior, al contrario, lo apoyan y lo aprueban.
    • El orden de Dios para la familia inicia uniendo al matrimonio en su presencia, un matrimonio unido y sujeto a la voluntad de Dios es indestructible y no hay poder, ni arma en esta tierra que lo pueda vencer. Ese es su plan fortalecer la unidad matrimonial y que estos vivan bajo su cobertura y autoridad, allí envía Dios bendición y vida eterna. Los acuerpó dentro de la Iglesia y nos invita a apoyarles en todo el proceso de sanidad integral.
    • Luego de tener limpio y ordenado este templo, Jesús puede al fin realizar el milagro por el que este hombre y su esposa han estado clamando ante su presencia con confianza plena en él, un milagro que toda la Iglesia ha estado buscando. Es Jesús mismo quien toma la familia en sus manos, y es el mismo quien la levanta. Iglesia hoy es el día en que Dios resucitará a tu familia clama con fe, no te detengas, sigue que tu milagro esta cerca. Jesús te va a levantar solo cree, no temas Jesús te va a levantar.
    • No solo eso también le dará rumbo a tu vida podrás caminar y la gente te verá y se asombrará de lo que Dios hace en tu matrimonio, en tu familia y en tu vida.

    Ahora mismo es el tiempo de llevar a Jesús a casa y que la vida nueva reine en ésta. Que así se haga en mi hogar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada