Ir al contenido principal

La sucursal del cielo: Aquí en la Tierra.



En el reino de Dios no importa lo que se come ni lo que se bebe. Más bien, lo que importa es hacer
el bien, y vivir en paz y con alegría. Y todo esto puede hacerse por medio del Espíritu Santo. Romanos 14:17

Después del día de su resurrección, Jesús apareció muchas veces a sus discípulos en diferentes localizaciones de Israel. Esto se vino a repetir a lo largo de 40 días. El número 40 es un número de profundo significado en la Biblia; por cuarenta días llovió sobre la tierra y se destruyó el mundo y sus habitantes, 40 fueron los días de Moisés sobre el monte Sinaí, por 40 días Jonás proclamó el arrepentimiento en Nínive, entre otros.  Un buen día quedó de manifiesto que había una expectativa viva en el corazón de todos los discípulos de Jesús con respecto al establecimiento del reino. Se trata de una inquietud sana, legítima e importante. Todos los creyentes deben estar siempre atentos y expectantes sobre todo lo que tiene que ver con el reino.

Ven y sé nuestro único rey.
Que todos los que viven
en la tierra te obedezcan,
como te obedecen
los que están en el cielo.
(Mateo 6:10)

Significa que, existe un deseo por establecer a Jesús como nuestro rey. Hace 21 siglos algunas personas en Israel -solamente- esperaban que un rey -cualquiera- expulsara al ejército de ocupación romana del territorio de Judea. El punto era sacar al invasor que les había conquistado. Dentro del grupo de seguidores de Jesús habita una expectativa parecida y que era un poco más afinada, deseaban que Jesús fuera ese rey que asumiera el control en Israel y devolviera la gloria al reino que tuvo con el rey David o Salomón, así ellos mismos -los discípulos- ocuparían puestos de secretarios o ministros del reino, también hay algo de interés personal mezclado con el deseo de ver a Jesús como su rey. Después de algunos años entre esa generación y la nuestra ¿Está todavía vivo el deseo de ver a Jesús como su rey entre los creyentes de hoy?

Ese reino que los discípulos estaban esperando, es uno en donde Jesús será su rey aquí en la tierra, de manera precisa en el territorio que históricamente había ocupado Israel y en su generación. En este punto, la expectativa de los creyentes del grupo íntimo de Jesús -hace 21 siglos atrás- es un poco diferente a la expectativa de la mayor parte de los creyentes en la actualidad. ¿Cómo es el reino que está esperando hoy la congregación de los llamados a seguir a Jesús, dónde está, para cuando se va a establecer? Si observamos las expectativas observaremos que algo ha cambiado, no son los mismos anhelos acerca del tiempo, ni del lugar. Cierto día en que estaban reunidos los apóstoles, le preguntaron a Jesús: Señor, ¿no crees que éste es un buen momento para que les des a los israelitas su propio rey? Hechos 1:6

Sí existe una fecha; un día y una hora. Sí hay alguien en el cielo que sabe exactamente cuándo será el momento de la ejecución de este plan. Pero, se trata de una información clasificada como secreta, se revelará sin aviso previo. No está disponible, no se puede anunciar por ahora. Esta información sólo está bajo la autoridad del Padre y no la puedo compartir, lo que sí les puedo compartir es que el reino de Dios vendrá aquí el día que se les dé el Espíritu de DiosJesús les respondió:—Sólo Dios decide cuándo llevar a cabo lo que piensa hacer. Pero quiero que sepan que el Espíritu Santo vendrá sobre ustedes, y que recibirán poder para hablar de mí en Jerusalén, en todo el territorio de Judea y de Samaria, y también en los lugares más lejanos del mundo.

Lo que declaró Jesús a sus discípulos muchas veces en la iglesia de hoy no se logra entender claramente. Algunos se confunden tanto con esto que creen que son dos discursos separados los que podemos leer en el versículo 7 y 8. Pero no, Jesús mantiene el dedo en el mismo renglón, no ha cambiado la página, Él sigue explicando el reino. Este reino que está bajo el diseño del Padre, se va a manifestar exactamente como se había planeado según el orden de la celebración de las fiestas que Dios mismo le compartió a la nación de Israel, estamos en las fiestas de primavera. Dios creó las celebraciones para enseñar cómo avanza su plan para establecer una sucursal del gobierno del cielo aquí mismo sobre la tierra. La pueblo de Israel nació como nación el día mismo en que recibieron de Dios la primera entrega de la ley de Moisés; en los 10 mandamientos. Israel, conmemora hasta hoy esa misma fecha con una fiesta llamada Shavuot, que se celebra 50 días después del Pésaj o fiesta de la Pascua, nosotros la iglesia del siglo 21 en occidente le llamamos Pentecostés. ¿Qué pasó en ese primer Pentecostés?

Revisemos antes de continuar, ¿Qué es un templo? Se trata de una edificación -temporal o no- construida para servir como la casa o la morada de una divinidad; como el tabernáculo de Moisés, el tabernáculo de David, el templo de Salomón, el templo de Herodes o segundo templo. Dios decidió que va a cambiar de morada, hará una mudanza, habrá cambio de dirección. En el instante -miércoles por la tarde- en que se rasgó el velo que separaba el lugar Santo del lugar Santísimo del segundo templo, se abrió un camino para llegar a la presencia de Dios en forma individual y personal. Después de 50 días de la muerte del cordero pascual, Dios habitó en un templo no hecho por manos humanas, el Espíritu de Dios bajó sobre un grupo de 120 personas temerosas de Dios y habitó dentro de ellas. Se manifestó con dos señales; columnas de fuego sobre sus cabezas y dando testimonio verbal de las maravillas de Dios anunciadas en varias lenguas.

No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal. Juan 17:15

El reino de Dios está en la tierra. El Padre del cielo nos envió su Espíritu. Se cumplió la promesa de Jesús a sus discípulos, Dios estableció el reino de los cielos dentro de cada creyente aquí en esta Tierra. El reino de Dios vino a la TIerra cuando su Espíritu habitó dentro de cada uno de nosotros, nos ha convertido en su templo, en su casa, en su habitación. Luego les respondió a los dos hombres: —Vayan y díganle a Juan todo lo que ustedes han visto y oído: Ahora los ciegos pueden ver y los cojos caminan bien. Los leprosos quedan sanos, y los sordos ya pueden oír. Los que estaban muertos han vuelto a la vida, y a los pobres se les anuncia la buena noticia de salvación. Lucas 7:22

Comentarios

Entradas populares de este blog

Abriendo los ojos del entendimiento

Lo inextricable trata de problemas, dudas que son muy enmarañados, intrincados y confusos por ello nos resulta difícil de resolver. Vivir sin comprender, tiene que ver con un entendimiento que posee límites. En el diccionario de la RAE dice que es aquello que no se puede desenredar, muy intrincado y confuso. Viene del latín inextricabilis ; aquello que no se puede desenredar. ¿Por qué hay algunas cosas  que  no logramos  entender claramente? " También le pido a Dios que les haga comprender con claridad el gran valor de la esperanza a la que han sido llamados, y de la salvación que él ha dado a los que son suyos. Pido también que entiendan bien el gran poder con que Dios nos ayuda en todo. El poder de Dios no tiene límites; con ese mismo poder. "  Efesios 1:18,19 Bien podemos organizar al ser humano en 3 grupos:  Hombre natural . Su espíritu está muerto y desconectado de Dios.  Hombre espiritual . Está alineado al cielo.  Hombre carnal . Está a medias, a vece

Eliminar la amargura

¿Qué sucede en nuestro interior cuando ponemos en pausa la acción de perdonar, cuando no perdonamos y le damos hogar al rencor? ¿Alguna vez has colocado en tu boca algo con sabor amargo y que afecta radicalmente el sabor de todo lo que tratas de comer después? No pierdas de vista lo que produce una sustancia amarga en tu boca. ¿Habrá algo que podamos hacer para quitar esa toxica percepción de nuestro sentido del gusto? Traten de vivir en paz con todos, y de obedecer a Dios; porque si no lo hacen, jamás lo verán cara a cara. No dejen que nadie se aleje del amor de Dios. Tampoco permitan que nadie cause problemas en el grupo, porque eso les haría daño; ¡sería como una planta amarga, que los envenenaría!    Hebreos 12: 14-15 Esfuérzate  por vivir en paz, no te alejes del amor de Dios. No dejen crecer plantas venenosas en medio de ustedes.  De una u otra manera todos y cada uno de nosotros hemos sido víctimas de golpes y de heridas sufridas desde nuestro entorno exterior. Algun

Sanidad "Sozo"

¿Estoy disfrutando realmente, de la medida plena y abundante que Dios a previsto compartir conmigo? ¿Será que hay un paso más que debo avanzar en mi relación con mi Dios? Existe un especial interés de parte de Dios en devolver a sus hijos la salud plena. Se trata de cómo puedo vivir con salud física en mi cuerpo, salud en mi alma; mente y emociones, e incluida la salud en mi espíritu. Se puede entender que la buena voluntad de nuestro Padre es que seamos  salvos, sanos y libres . ¿Si en realidad tú crees que hay algo más para ti, continua leyendo? Sṓzō - σῴζω-  es una palabra griega que es frecuentemente utilizada por Jesús durante su ministerio público, esta a su vez deriva de una raíz  indoeuropea   "estar sano, y con buena salud".   Se puede entender como ser o estar pleno, ser completo, o ser íntegro. Ha sido citada 110 veces en los evangelios y otras cartas donde su significado también es salvar, sanar, y liberar (rescatar) . Incluye también protección, defensa, b