Ir al contenido principal

Cosmovisión de nuestro origen בְּרֵאשִׁית

Para desarrollar nuestra autoimagen y nuestro autoconcepto se demanda conocer bien cual es mi punto partida y cual será mi destino durante el corto viaje por esta tierra. Nadie mejor que la Palabra de Dios para poner luz, y posicionar nuestra vida en el lugar correcto.
Dios se ha ocupado en dar respuestas a ambas, para que así no seamos presas fáciles de la duda y de la maldad. ¿Por qué es tan importante? Cuando Usted conoce bien de donde viene y para donde avanza, vivirá dando pasos firmes en la dirección correcta, de lo contrario será arrastrado por todos los argumentos como el viento, o llevado por las olas de un lugar a otro, cada tanto para finalmente llegar a ninguna parte.

בְּרֵאשִׁ֖ית בָּרָ֣א אֱלֹהִ֑ים אֵ֥ת הַשָּׁמַ֖יִם וְאֵ֥ת הָאָֽרֶץ׃

Dirijamos nuestra atención al principio. La primera parte de nuestra Biblia, es mejor conocida por la iglesia de occidente como el Antiguo Testamento y contiene 39 obras o libros. Para comprenderlo mejor hemos estructurado un conjunto de cuatro grupos donde están reunidos varios libros. Uno de estos grupos lo hemos llamado el pentateuco o la ley de Moisés, seguido por los grupos de libros históricos, los poéticos y los proféticos. Los judíos, llaman a este grupo de libros (el antiguo testamento cristiano) el Tanak (תַּנַךְ), y a los primeros cinco libros de la ley de Moshé le conocen como la Torah (תּוֹרָה).
Nosotros, la iglesia de occidente llamamos al primer libro de Moisés, Génesis palabra griega (γένεσις) que significa el origen. Los hebreos lo llaman por la primera palabra con que inicia el libro Bere'ischith (בְּרֵאשִׁית) y que vendría a significar el principio.

La palabra TaNaK es un acrónimo de Toráh, Nevi'im, y Ketuvim. Su historia se remonta al siglo II de la era común, específicamente al año 70 cuando un conjunto de rabinos posterior al asedio de Jerusalén acordaron establecer de forma definitiva los libros que conformarían al Canon Palestinense, a dichos libros se les conoce con el nombre de Protocanónicos. El Tanak, incluye un total de 24 libros y se encuentra dividido en tres apartados distintos, el primero de ellos es denominado como la Enseñanza, la Ley o Toráh, seguido de Los Profetas Nevi’im y termina con Los Escritos o Ketuvim. Los primeros autores conocidos fueron Moisés y David, junto a otro grupo de autores desconocidos hoy llamados solamente como escribas o profetas. Se trata entonces, de una interpretación profética de la historia de Israel que revela el propósito de Dios para rescatar a todo el mundo. Se considera que desde el Génesis al libro de Deuteronomio se trata de un relato continuo de Moisés.

Génesis. Hoy vamos a tomarnos unos minutos para conocer mejor el libro del origen o del principio. En su forma actual es posible que haya sido escrito unos 500 a 450 años antes de Yeshúa. Hay quienes creen que Moisés se basó en documentos, tablillas, tradición oral y que finalmente editó todo, esto nos llevaría allá por el siglo 15 antes de la era común.
Para motivos de la lectura programada en la tradición judía lo dividen en 12 partes. Pero en nuestro caso la iglesia de occidente, el canon bíblico lo divide en 50 capítulos. De estos 50; 11 capítulos nos narran la historia del origen de la humanidad, y sobre discernir lo bueno y de lo malo. El resto, nos narra la historia de una familia; Abraham y su descendencia.

Estructura judía para la lectura de Génesis. De acuerdo con la Masorah, se divide en noventa y un secciones (parashiyyot), cuarenta y tres de los cuales tienen líneas abiertas o rotas (petuḥot), y cuarenta y ocho líneas cerradas (setumot), o en cuarenta y tres capítulos (sedarim) y veintinueve secciones (pisḳot), para leer en el día de reposo, en doce lecciones, de acuerdo a la división aprobada de la Vulgata, en cincuenta capítulos con 1543 versos.

Este libro se podría estudiar en base a cuatro historias por separado, pero el resultado no sería el mismo. Es al estudiar todas las historias juntas que se obtiene el sentido amplio del propósito de Dios. La creación, la caída del hombre, el diluvio y Noé, y la torre de Babel. Todo describe una espiral de distanciamiento y de separación entre la humanidad y su Dios. Todo esto nos plantea una necesidad, una nueva humanidad.
Dios crea (Hebreo: Bara: crear de la nada) un lugar especial y lo bendice, lo riega y lo hace fructífero. Luego de esto crea a la 'humanidad' (hebreo: Adam) y a su esposa vida (en hebreo: Hava), ellos no pertenecen a ningún reino o especie, su modelo ha sido Dios mismo; la humanidad es moldeada a su imagen y a su semejanza. La humanidad que desde el inicio fue hecha a imagen de Dios, recibe entonces la autoridad para administrar y gestionar el jardín del deleite.
Durante su permanencia en este jardín surge el dilema de confiar en Dios y su sabiduría, o escoger el criterio propio y ser autónomos en su discernimiento acerca del bien y del mal. En medio de esta total perfección aparece de pronto un nuevo actor, uno que está en franca rebelión contra Dios, un animal con forma de serpiente, quien les tiende una trampa o engaño para robar la autoridad sobre la tierra que Dios ordenó.
Finalmente la humanidad debe abandonar la tierra de la bendición, el jardín del deleite y pasa al desierto o a la tierra de la maldición donde finalmente morirán. Se narra la historia de la familia de Adán y Eva, sus hijos y nietos. Nos cuenta la historia de Lamec; sus esposas y sus hijos, y en cada nueva historia se muestran a una escala mayor las sociedades y culturas, junto a su crecimiento numérico vienen el aumento y multiplicación de su maldad con breves y pequeños chispazos de confianza en Dios, hasta construir una ciudad donde su objetivo es exaltar a los hombres en lugar de exaltar a Dios. Para detenerles en su propósito de construir su ciudad de injusticia y maldad, y su torre de auto exaltación,  Dios utiliza las lenguas para confundirles.
Este libro también describe una línea genealógica que llega finalmente a un hombre que comienza a ser el receptor de muchas promesas, un hombre imperfecto, guiado por sus temores y atraído por sus debilidades. Y que también tiene pequeños momentos de confianza en Dios, Abraham. Dios desea gobernar la tierra a través de la humanidad, pero la humanidad está rodeada de vendas de maldad y de necedad que le impiden ver el plan de Dios.
La solución de Dios es un nuevo tipo de humanidad, una que no se doblegue a los engaños de la serpiente, ni caiga en sus trampas y mentiras. Dios nos promete que vendrá un descendiente de Eva que aunque será herido en su pie, aplastará la cabeza de la mentira y el engaño. Dios ha confiado a Adán, a Noé y a Abraham nuevas oportunidades para iniciar con ellos su plan. Pero igual que Adán y Eva salieron al exilio, la familia de Abraham también tendrá que salir al exilio en Egipto. Antes, Dios le ha hecho una promesa a Abraham, una promesa que nos incluye hoy a nosotros los que estudiamos ahora mismo esta introducción. Los bisnietos y el nieto de Abraham entraran a Egipto para evitar morir de hambre en Canaán. Toda esta familia es disfuncional, solamente mantienen cortos periodos de confianza en Dios. Es Dios con su lealtad quien los saca adelante y los pone a flote a pesar de su maldad, sus debilidades, atracciones y temores. Es que a pesar de la maldad del hombre -como individuo y en colectivo- es que Dios nos muestra que Él está en control y gobierno, a todas luces parecía que nunca se va a cumplir su plan pues los hombres se dirigen al mal una y otra vez. José lo dice de forma muy contundente, Dios ha convertido su maldad en bendición, él es tan poderoso que puede girar todo para que desemboque en bendición.

La Biblia en sí no menciona al autor (como sucede en muchos libros del A.T.). Génesis no tiene secciones de “Yo” como Esdras y Nehemías, ni secciones de “nosotros” como Hechos. En última instancia, ¡el autor es Dios!

Y pusieron a los sacerdotes en sus turnos, y a los levitas en sus clases, para el servicio de Dios en Jerusalén, conforme a lo escrito en el libro de Moisés. Esdras 6:18

Sobre Moisés (מֹשֶׁה) sabemos que es parte de los descendientes del clan de Jacob que llegan a Egipto. Ambos padres son parte de la tribu de Leví; Amram y Jocabed. A pesar de ser esclavo en Egipto crece como hijo adoptivo de la hija del Faraón. Pero, él también deberá ir al exilio en Madián. Para la tradición judía Moisés vivió entre los años de 1391 hasta 1271 antes de la era común. Su nombre es egipcio, sus padres solo llegaron a llamarle 'el niño'. Posiblemente se trate del nombre egipcio Mesu acortado "engendrado por" otros dicen "he nacido". La tradición talmúdica judía estima que su muerte ocurrió el 12 de febrero del año 1272 antes de la era común.

Queda claro que no debemos acercarnos a este libro y considerarlo un libro de ciencia, ni mucho menos tratar de colocar a Dios bajo un microscopio. Sobre el género de este libro, se entiende que este se trata -sobre todo- de un libro histórico de narrativa teológica y que además incluye drama histórico, poesía y profecía. En el Nuevo Testamento existen al menos 200 citas directas e indirectas a este libro. Vale tener presente que aunque narra el principio, no es el más antiguo ni el primer libro que fue escrito del canon bíblico, Job es el libro más antiguo. Si gustas leer un breve resumen del capítulo 1 de Génesis puedes hacer clic aquí.

Puedes iniciar su lectura haciendo clic aquí.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Abriendo los ojos del entendimiento

Lo inextricable trata de problemas, dudas que son muy enmarañados, intrincados y confusos por ello nos resulta difícil de resolver. Vivir sin comprender, tiene que ver con un entendimiento que posee limites. En el diccionario de la RAE dice que es aquello que no se puede desenredar, muy intrincado y confuso. Viene del latín inextricabilis ; aquello que no se puede desenredar. ¿Por qué hay algunas cosas  que  no logramos  entender claramente? "También le pido a Dios que les haga comprender con claridad el gran valor de la esperanza a la que han sido llamados, y de la salvación que él ha dado a los que son suyos. Pido también que entiendan bien el gran poder con que Dios nos ayuda en todo. El poder de Dios no tiene límites; con ese mismo poder."  Efesios 1:18,19 Bien podemos organizar al ser humano en 3 grupos:  Hombre natural . Su espíritu está muerto y desconectado de Dios.  Hombre espiritual . Está alineado al cielo.  Hombre carnal . Está a m

La buena semilla en buena tierra.

C omo la mayoría sabe, un agricultor o un campesino es alguien que trabaja la tierra, que selecciona las semillas, encuentra la semilla que esté sana para obtener a cambio plantas sanas que produzcan frutos sanos, se trata de establecer el reino de Dios. La otra parte de este escenario la representa nuestra respuesta al mensaje del Reino de Dios; el terreno ,   la calidad de la tierra . El terreno es el corazón, el interior de cada uno. Después de escuchar estas palabras de Jesús cualquier persona se identifica a sí misma -y casi inmediatamente- con la buena tierra, y normalmente asume que no será tierra estéril o víctima de la rutina diaria y de sus afanes. En esta oportunidad le invito a mirar con otros ojos esta parábola y descubrir a través del fruto si nuestra vida es la mejor tierra en la que Dios puede sembrar sus maravillosas promesas. Busquemos en nuestra Biblia y leamos las buenas noticias según  San Lucas, en el capitulo 8, iniciando a leer desde el verso 4 y en adelante.

Eliminar la amargura

¿Qué sucede en nuestro interior cuando ponemos en pausa la acción de perdonar, cuando no perdonamos y damos lugar al rencor? ¿Alguna vez ha colocado en su boca algo con sabor amargo y que afecta el sabor de todo lo que trata de comer después? Traten de vivir en paz con todos, y de obedecer a Dios; porque si no lo hacen, jamás lo verán cara a cara. No dejen que nadie se aleje del amor de Dios. Tampoco permitan que nadie cause problemas en el grupo, porque eso les haría daño; ¡sería como una planta amarga, que los envenenaría!    Hebreos 12: 14-15 Esfuércense  por vivir en paz, no se alejen del amor de Dios. No dejen crecer plantas venenosas en medio de ustedes.  De una u otra manera todos y cada uno hemos sido víctimas de golpes y de heridas sufridas desde el exterior. Algunas heridas son visibles fácilmente, pero existen otras que están muy profundas, y no son evidentes a simple vista.  En las próximas lineas vamos a hablar de esa herida que nadie nota pero que produce mu