Ir al contenido principal

¿Quién es mi reposo? Jesús o el sábado.

Personas viviendo sin descanso.

Me sorprendo con mucha frecuencia cuando escucho a los niños de edad escolar expresar que tienen problemas, que sufren estrés, que al igual que sus padres pasan muy angustiados por el futuro, que viven en completa incertidumbre y bajo mucha presión. Jesús entiende que la angustia y el cansancio son una característica del ser humano de nuestros días. El cansancio y la tensión o estrés producen muchas enfermedades, y éstas matan a las personas de todos las épocas. La pregunta clave no es ¿cuándo?, la pregunta correcta es ¿quién?

»Ustedes viven siempre angustiados y preocupados. Vengan a mí, y yo los haré descansar. Obedezcan mis mandamientos y aprendan de mí, pues yo soy paciente y humilde de verdad. Conmigo podrán descansar. Lo que yo les impongo no es difícil de cumplir, ni es pesada la carga que les hago llevarMateo 11:28-30

Así que él mismo, Jesús se compromete a ser nuestra fuente de descanso. Estas palabras fueron declaradas en el tiempo del ministerio público de Jesús (Yeshúa) en la tierra de Israel, hace cerca de 2100 años atrás. El descanso prometido por Dios no es razón para juzgar, menospreciar o descalificar. Ud. puede pensar en cuándo sobre éste y hasta usarlo como base doctrinal, si gusta.

Así fueron terminados los cielos y la tierra y todos sus ocupantes. El séptimo día Dios había terminado la obra que hizo, y reposó en el séptimo día de toda la obra que había hecho. Génesis 2:1-2.

En el primer libro de Moisés, al que nosotros llamamos el Génesis (del griego: Origen/hebreo: Berishit) se describe cómo Yehová nuestro Dios, se dedicó a crear desde la nada un lugar para instalar  a la corona de su creación. Luego de toda esta labor creadora de seis días, su trabajo quedó terminado. En el séptimo día ya no creó nada más y meditó en su trabajo, su obra creadora cesó, y descansó de crear.
La palabra hebrea que se utiliza para describir el cese de labores o el descanso es shabat (sabbat, shabbat) ésta proviene del verbo (שבת) shavát, que significa, parar, cesar o poner fin.

Durante siete días se describe el trabajo creador de Dios. Durante ese periodo (7 días) los días se llamaban solamente primer día, segundo día, y así hasta el séptimo día. Desde este séptimo día en el que Dios cesó de crear, y hasta el día que Dios entregó en el monte Sinaí a través de Moisés (מֹשֶׁה) -hebreo: Moshé- la ley al pueblo de Israel pasaron 2513 años. En todo ese tiempo (2513 años) no se guardó un solo día de reposo sobre la tierra. El hecho de recibir la ley, les validó como el pueblo de Dios y se trató de un día muy especial, que hoy en Israel se celebra con el nombre de Shavuot; una fiesta que recuerda el día que Moisés entregó la ley al pueblo de Israel, y también se celebra en paralelo una fiesta de orden agrícola, la de los primeros frutos o de las primicias, el primer día de la semana. Esta fecha (Shavuot) se calcula sumando 50 días a la fiesta de la Pascua (Pesáj) y suele estar marcada en el calendario hebreo el sexto día del mes de Siván.

Cuando los hebreos llegaron a Egipto, no eran una nación, eran un clan, era la familia de Jacob y sus sirvientes. El día que salieron de Egipto, salieron como una nación, nacieron como nación en el desierto, en su salida de Egipto. Bajo el dominio egipcio, un cruel e implacable amo, allí se multiplicaron y desarrollaron una identidad de país, allí también se desarrolló el liderazgo de Moisés. En el momento que Israel es una nación libre fuera de Egipto, Dios les da una ley, esa ley no es de aplicación universal, es exclusiva para la naciente nación de Israel, su cumplimiento es su parte de un pacto, es su parte en este matrimonio. Al viajar libres por el desierto Dios se compromete a ser su Dios proveedor. Les va a enviar maná a diario, pero el séptimo día no deberán recoger maná, ese día solo meditaran en su Dios proveedor, así conocerán que  Dios es quien les sustenta y no son autosuficientes por sí mismos. Ésta será una fiesta semanal, para aprender a conocer a su Dios proveedor en su nuevo estado de libertad.

Entonces el SEÑOR dijo a Moisés: —He aquí, yo haré llover para ustedes pan del cielo. El pueblo saldrá y recogerá diariamente la porción de cada día; así lo pondré a prueba, si anda en mi ley o no. Pero en el sexto día prepararán lo que han de llevar, que será el doble de lo que recogen cada día. Éxodo 16:4-5

Ahora la naciente nación de Israel posee, una población, una ley y un Dios proveedor. ¿Para quién es este mandato? Es para los hombres y mujeres que nacieron esclavos en Egipto, y ahora son libres, y para sus hijos, y los hijos de éstos.

“Tú hablarás a los hijos de Israel y les dirás: ‘Ciertamente guardarán mis sábados, porque esto es una señal entre yo y ustedes a través de sus generaciones, para que sepan que yo soy el SEÑOR, el que los santifico. Éxodo 31:13

Los hijos de Israel guardarán el sábado, celebrándolo como pacto perpetuo a través de sus generaciones. Será señal para siempre entre los hijos de Israel y yo. Porque en seis días el SEÑOR hizo los cielos y la tierra, y en el séptimo día cesó y reposó”. v.16-17.

¿En qué momento da inicio el día séptimo, el día de la celebración del shabat? Dado que primero fue la noche, y luego el día. Los días en el calendario hebreo, incluido el séptimo día, inicia al caer la tarde del viernes, en el crepúsculo hasta la aparición de las tres estrellas en la noche del sábado. Así el día de reposo dará inicio en la noche del viernes y hasta el atardecer del sábado.

“Acuérdate del día sábado para santificarlo. Seis días trabajarás y harás toda tu obra, pero el séptimo día será sábado para el SEÑOR tu Dios. No harás en él obra alguna, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu esclavo, ni tu esclava, ni tu animal, ni el forastero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días el SEÑOR hizo los cielos, la tierra y el mar, y todo lo que hay en ellos, y reposó en el séptimo día. Por eso el SEÑOR bendijo el día sábado y lo santificó. Éxodo 20:8-11

¿Fue fiel Israel en guardar la celebración semanal del descanso del séptimo día? No lo fue. El profeta Jeremías hace mención de la constante infidelidad de Israel, y como ésta provoca invalidar el pacto o matrimonio entre Yehová y la nación de Israel. La nación de Israel no guardó su parte del pacto, no se sometió a la ley, no la cumplió. Tampoco guardó el séptimo año para dar descanso a la tierra de cultivo. No creyeron que Dios los sustentaría durante un día, menos creyeron que lo haría durante un año.

»Si ustedes obedecen mi pacto y cumplen con la parte que les toca, serán mi pueblo preferido entre todos los pueblos de la tierra. Toda la tierra me pertenece. Ustedes serán mis sacerdotes ante todo el mundo, y se apartarán de todo para servirme sólo a mí». Éxodo 19:5-6

¿Cuándo será reinstalada la celebración del séptimo día como una señal de la relación de Dios y de su pueblo? Hasta que pase esta tierra y su actual sistema de gobierno injusto, y seamos el pueblo de la nueva tierra que vendrá al pasar ésta.

Porque como permanecerán delante de mí los cielos nuevos y la tierra nueva que yo haré, así permanecerá la descendencia y el nombre de ustedes, dice el SEÑOR. “Sucederá que de mes en mes y de sábado en sábado vendrá todo mortal para postrarse delante de mí, ha dicho el SEÑOR. Isaías 66:22-23 RV.

La descendencia y el nombre de ustedes permanecerán para siempre, así como permanecerán el cielo nuevo y la tierra nueva que yo voy a crear. »El primer día de cada mes, y el día sábado, de cada semana, todos vendrán a adorarme. Isaías 66:22-24 LA.

Ahora bien cuando un niño varón nacido judío debe ser circuncidado con una marca corporal que lo hace parte del pueblo de Israel, esta celebración se debe realizar el primer día de la semana, las primicias o primeros frutos de la primavera se presentan a Dios el primer día de la semana, la clausura de la celebración de la fiesta de los tabernáculos (Sukkót) es el primer día de la semana,  

Los apóstoles y discípulos que guiaron y lideraron la iglesia primitiva piden guardar el shabat de Israel a los cristianos o existe algún pasaje de los cuatro evangelios que mencione que la congregación de los llamados a obedecer a Jesús debe guardar el día de reposo de Israel. ¿No fue causa de profunda molestia -hasta la muerte- entre los judíos fariseos el hecho de que Jesús miraba el día de reposo como menos importante que el amar a los demás? 

Los mandamientos que están escritos en el capitulo 20 de Éxodo (hebreo: Shemot) son citados o mencionados por los evangelios y las cartas del nuevo testamento, todos menos uno, se vuelven a reproducir en forma de citas directas o indirectas; sobre todo los que describen que debemos amar a Dios, y los demás humanos, nuestros semejantes. Jesús al hacer un resumen de la ley nos declaró que hay que colocar al amor sobre el resto. No destacó, ni mencionó el día de reposo.

Jesús le respondió: El primer mandamiento, y el más importante, es el que dice así: “Ama a tu Dios con todo lo que piensas y con todo lo que eres.” Y el segundo mandamiento en importancia es parecido a ése, y dice así: “Cada uno debe amar a su prójimo como se ama a sí mismo.” Toda la enseñanza de la Biblia se basa en estos dos mandamientos. Mateo 22: 37-40

"Traten a los demás como ustedes quieran ser tratados, porque eso nos enseña la Biblia." Mateo 7:12

Jesús se reunió con sus creyentes en el primer día de la semana después de morir en la cruz, durante 40 días. Los lideres cristianos de la iglesia del primer siglo tenían muy claro que Dios no hacía diferencia entre los creyentes cristianos de origen judío y otros los gentiles, los nacidos en otras naciones y culturas. La herencia étnica o la cultura no resultan afectar el trato de Dios hacia los que creen en el unigénito hijo de Dios. El tiempo de la gracia para alcanzar a todos los pueblos gentiles es amplio y generoso, y el liderazgo no ve necesario judaizar con ritos a los cristianos del primer siglo.

"Dios no ha hecho ninguna diferencia entre ellos y nosotros, pues también a ellos les perdonó sus pecados cuando creyeron en Jesús. ¿Por qué quieren ir en contra de lo que Dios ha hecho? ¿Por qué quieren obligar a esos seguidores de Jesús a obedecer leyes, que ni nuestros antepasados ni nosotros hemos podido obedecer. Más bien, nosotros creemos que somos salvos gracias a que Jesús nos amó mucho, y también ellos lo creen. Hechos 15:9-11.

Los líderes cristianos del primer siglo además destacan que no será correcto imponer leyes innecesarias a los gentiles convertidos a Jesús, solamente pedirles que se cuiden de ser parte de los sacrificios a los ídolos y evitar comer animales ahogados y carne con sangre, y evitar la impureza sexual.

»Los que no son judíos han decidido ser seguidores de Dios. Yo creo que no debemos obligarlos a obedecer leyes innecesarias. Sólo debemos escribirles una carta y pedirles que no coman ninguna comida que haya sido ofrecida a los ídolos. Que tampoco coman carne de animales que hayan muerto ahogados, ni carne que todavía tenga sangre. Además, deberán evitar las relaciones sexuales que la ley de Moisés prohíbe. v. 19-20.

El apóstol Pablo -Shaúl- no es tímido, ni discreto para tratar este tipo de prácticas o tradiciones en medio de las congregaciones de gentiles que han sido engañados por judíos que han puesto las mismas pesadas cargas que Israel no pudo sobrellevar a los creyentes de Galacia (Latín: Galatía, Anatolia):

"Antes, cuando ustedes todavía no conocían a Dios, vivían como esclavos de los dioses falsos. Pero ahora conocen a Dios. Mejor dicho, Dios los conoce a ustedes. Por eso, no puedo entender por qué se dejan dominar de nuevo por esos espíritus que controlan el universo. ¡Si ellos no tienen poder, ni valen nada! Ustedes todavía les dan importancia a ciertos días, meses, épocas y años. ¡Me asusta el pensar que de nada haya servido todo lo que he hecho por ustedes!" Gálatas 4:8-11.

Las prácticas que en otra época sirvieron como un símbolo borroso, como una sombra desenfocada de lo verdadero no deben confundirnos, pues ahora hemos visto claramente la visión completa, no tiene sentido volver a observar los borradores incompletos y los trazos previos ahora que podemos conocer la verdad plena que está en Jesús.

No dejen que nadie los critique por lo que comen o beben, o porque no celebran ciertas fiestas ni respetan los días de luna nueva o de descanso. Todo eso no era más que la sombra engañosa de lo que estaba por venir. Lo real y verdadero es Cristo. Colosenses 2: 16-17

El origen de la iglesia, o de la congregación de los convocados a seguir a Jesús,  es el nacimiento del pueblo escogido por Dios, de una nación santa, de sacerdotes se dio justamente durante la celebración de la entrega de la ley de Moisés, justo en el Pentecostés. Ese día, se nos entregó la ley de la libertad en el Espíritu de Dios, ésta es la ley que rige a la iglesia del nuevo pacto entre Dios y su pueblo escogido.

El día de Pentecostés (Shavuot) se celebra el primer día de la semana, es también el nacimiento de una nación de sacerdotes, el inicio de un nuevo pueblo, la iglesia; el cuerpo de Jesús en la tierra, la novia amada vestida de lino fino brillante, nuestro sello -marca espiritual- es el Espíritu de Dios en nosotros y su ley ahora está dentro de nuestro corazón. La esencia del descanso no es el día, ni su número, ni su nombre, ni su horario, ni la agenda de prácticas en éste. Es entrar en el descanso de nuestro buen Jesús, él es Señor del día de reposo, es mayor que el día de reposo, él es el príncipe de paz, él es el precio de nuestra paz. Si en verdad conoces a Jesús, encontrarás el descanso buscado en Él.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La buena semilla en buena tierra.

Como la mayoría sabe un agricultor o un campesino es alguien que trabaja la tierra, que selecciona las semillas, encuentra la semilla que esté sana para obtener a cambio plantas sanas que produzcan frutos sanos. La otra parte de este escenario la representa la calidad de la tierra. Después de escuchar estas palabras de Jesús cualquier persona se identifica a sí misma -y casi inmediatamente- con la buena tierra, y normalmente asume que no será tierra estéril o víctima de la rutina diaria y de sus afanes. En esta oportunidad le invito a mirar con otros ojos esta parábola y descubrir a través del fruto si nuestra vida es la mejor tierra en la que Dios puede sembrar sus maravillosas promesas. Busquemos en nuestra Biblia y leamos San Lucas capitulo 8, iniciando a leer desde el verso 4 en adelante.
Lucas 8: 4 Mucha gente había venido de distintos pueblos para ver a Jesús. Él les puso este ejemplo: 5 "Un agricultor salió a sembrar trigo. Mientras sembraba, unas semillas cayeron en el cam…

Abriendo los ojos del entendimiento

Lo inextricable trata de problemas, dudas que son muy enmarañados, intrincados y confusos por ello nos resulta difícil de resolver. Vivir sin comprender, tiene que ver con un entendimiento que posee limites. En el diccionario de la RAE dice que es aquello que no se puede desenredar, muy intrincado y confuso. Viene del latín inextricabilis; aquello que no se puede desenredar.

¿Por qué hay algunas cosas que no logramos entender claramente?
"También le pido a Dios que les haga comprender con claridad el gran valor de la esperanza a la que han sido llamados, y de la salvación que él ha dado a los que son suyos. Pido también que entiendan bien el gran poder con que Dios nos ayuda en todo. El poder de Dios no tiene límites; con ese mismo poder." Efesios 1:18,19
Bien podemos organizar al ser humano en 3 grupos: 
Hombre natural. Su espíritu está muerto y desconectado de Dios. 
Hombre espiritual. Está alineado al cielo. 
Hombre carnal. Está a medias, a veces obedece a Dios y a veces hace l…

Zaqueo y su encuentro con Jesús.

Hoy vamos a conocer a un hombre que vivió la experiencia transformadora de llevar la salvación a su casa, el proceso empieza por él mismo. Te has preguntado ¿qué tan fuerte es tu deseo de conocer a Jesús? El evangelio de Lucas nos describe lo que allí pasó ese día en el capitulo 19:
1 Habiendo entrado Jesús en Jericó, y mientras caminaba por sus calles, 2 un jefe de los publicanos llamado Zaqueo, muy rico por cierto, 3 trataba de verle. Pero era un hombre que, a causa de su pequeña estatura, no alcanzaba a mirar por encima de los hombros de los demás, 4 por lo cual decidió correr a un sicómoro (higos) que había allí y encaramarse a una rama para poder ver a Jesús. 5 Y cuando Jesús llegó a aquel punto, miró a Zaqueo y lo llamó por su propio nombre:    ¡Zaqueo, baja de prisa! Hoy quiero quedarme en tu casa. 6 Zaqueo bajó en seguida del árbol, y lleno de alegría recibió en su casa a Jesús. 7 Pero esto no agradó a quienes presenciaron la escena, que pronto empezaron a murmurar:    ¡Ha ido …