Ir al contenido principal

Viene una nueva temporada.

La huella dactilar es un elemento de nuestra identidad física.
La palabra identidad surge en español de una etimología latina idem que significa el mismo, lo mismo. La identidad es el conjunto de los rasgos propios de un individuo o de una comunidad o congregación.
Elementos de la imagen corporativa o colectiva de una organización
Estos rasgos caracterizan al sujeto o a la congregación frente a sus pares. Cada comunidad de fe, cada congregación posee una serie de elementos y características únicas que le hacen así misma diferente dentro de su grupo de similares, es como si fuéramos diferentes dentro un conjunto homogéneo.
La biometría de retina e iris identifica a cada persona como única.
En el mundo corporativo se entiende por identidad a todos los elementos perceptibles que conforman la identidad, la personalidad de una organización y que le ofrecen un valor diferenciador de cara a sus similares. Una correcta identidad debería ser sólida y coherente con la empresa y generar máxima confianza a sus interlocutores.
Hay características físicas que definen la identidad del individuo. 
Poseer, es tener bajo su poder o gobierno alguna cosa de manera oficial, o saber algo. Resulta que cada persona o congregación posee un diseño particular y único que le define frente a otros y ante sí misma. Nuestra identidad individual es la manera como cada uno, cada persona interpreta el diseño personal de Dios sobre sí mismo.
Alrededor nuestro hay muchas voces externas, vuelan muchos pájaros sobre nuestra cabeza invitándonos a ser de esta manera, o ser de esta otra. A lo largo de nuestro andar y a ambos lados del camino se escuchan gritos, ordenes, voces suaves, voces amables y cordiales todas éstas quieren que hagas o dejes de hacer.
Al asumir el control o al tomar posesión de aquello que Dios me ha confiado, el hecho mismo de tomar posesión, me define. Eso que me define es la manera como cada quien interpreta el diseño personal de Dios. La identidad está definida por quien desarrolló nuestro diseño original.

“Ya que están allí, construyan casas y vivan en ellas. Cultiven sus granjas y coman los frutos que allí se den. Cásense y tengan hijos; no dejen que su población disminuya. Asegúrense de que sus hijos e hijas también se casen y tengan hijos. Además, trabajen para que prospere la ciudad. Rueguen por Babilonia, pues si la ciudad prospera, también ustedes prosperarán. Jeremías 29: 5-7.
Una vez que Babilonia conquistó Israel, se llevó al pueblo cautivo hasta Babilonia para que, allá en tierra extraña, fueran sus sirvientes. Rápidamente se se levantaron los ancianos de Israel que pedían a los israelitas sabotear Babilonia, luchar y huir hasta Israel nuevamente para no vivir sometidos. Pero contrario a lo que muchos pudiéramos esperar Dios habló a través de Jeremías y les ordena permanecer allí 70 años más, no era una medida popular. Dios pide a Israel algo no esperado en medio de un pueblo que no teme, que no respeta, que no ha oído de sus maravillas. Israel vivirá en medio de un pueblo que práctica la maldad a cada paso.
El reto para los israelitas del cautiverio era afectar positivamente a toda una nación con su ejemplo, viviendo un estilo de vida diferente y una cultura que provoque un cambio a su alrededor. Multiplicándose en número en lugar de menguar. Llamando a lo malo, malo, y a lo bueno, bueno.
La cultura es el conjunto de códigos, creencias y valores compartidos por todos o por la gran mayoría de los miembros de una comunidad de fe. La identidad de una comunidad se materializa, a través de todas las expresiones cotidianas que en ella se realizan y a través de cada una de las personas que la representan, de sus cualidades, actitudes, experiencia y forma de actuar. Estamos en medio de esta generación de personas para afectarles con la cultura del reino de Dios, para que conozcan de su bondad y de su infinito amor, para que experimenten su perdón y disfruten un nuevo estilo de vida.
Lo que percibimos de Dios nos hace confiar en mayor o menor medida en él. La percepción es la actividad consciente de nuestros sentidos. Así como yo percibo a Dios, es la manera como viviré mi vida. Si sirvo a un Dios justo, viviré en justicia. Si sirvo a un Dios bueno, viviré en la bondad, si veo en Dios a un amigo, seré amigable.
Usted y yo somos la respuesta a la falta de amor y de salvación para esta generación en esta ciudad.
”Ustedes van a vivir unos setenta años en Babilonia. Cuando se cumpla ese tiempo, les prometo que los haré volver a Jerusalén. Mis planes para ustedes solamente yo los sé, y no son para su mal, sino para su bien. Voy a darles un futuro lleno de bienestar. verso 10-11.
¿Cuál es
el propósito
de mi existencia?
Somos la respuesta para esta -nuestra- ciudad. Y vamos afectar con la cultura del Reino de Dios a esta comunidad local y a nuestros vecinos. Estamos incluidos en los planes que Dios ha definido para esta ciudad.
Una ciudad en tinieblas urge de la luz de un Dios bueno.
Esta ciudad y sus personas esperan nuestra manifestación poderosa para ver la luz de Dios brillar ante sus ojos, somos la sal de la tierra que preserva la vida. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La buena semilla en buena tierra.

Como la mayoría sabe un agricultor o un campesino es alguien que trabaja la tierra, que selecciona las semillas, encuentra la semilla que esté sana para obtener a cambio plantas sanas que produzcan frutos sanos. La otra parte de este escenario la representa la calidad de la tierra. Después de escuchar estas palabras de Jesús cualquier persona se identifica a sí misma -y casi inmediatamente- con la buena tierra, y normalmente asume que no será tierra estéril o víctima de la rutina diaria y de sus afanes. En esta oportunidad le invito a mirar con otros ojos esta parábola y descubrir a través del fruto si nuestra vida es la mejor tierra en la que Dios puede sembrar sus maravillosas promesas. Busquemos en nuestra Biblia y leamos San Lucas capitulo 8, iniciando a leer desde el verso 4 en adelante.
Lucas 8: 4 Mucha gente había venido de distintos pueblos para ver a Jesús. Él les puso este ejemplo: 5 "Un agricultor salió a sembrar trigo. Mientras sembraba, unas semillas cayeron en el cam…

Asumiendo nuevos retos.

¿Ser o no ser la victima? Cada vez que asumimos el papel de víctima en una relación, la que ésta sea, sabemos muy bien como montar un drama de magnitudes épicas. La mayoría de las oportunidades -no siempre- que somos agredidos o afectados por alguien sacamos la regla de medir más grande y resulta que las faltas que los demás cometen en nuestra contra miden "diez veces" que lo en realidad parecía ser. Alargamos el dolor, y lo arrastramos una gran distancia de nuestra vida, también se lo hacemos saber a muchas personas para que muestren compasión o algo de lastima hacia nosotros. No falta quien lo publique en sus redes sociales para que alguien más o muchos le muestren solidaridad por su dolor. Para otros esa experiencia bien pudiera servir de inspiración para escribir un poema o una canción; una balada, un tango, o una buena ranchera. Tampoco faltará algún abogado en línea que te recomiende tomar cartas sobre ese asunto e iniciar una demanda, un juicio y exigir que se reponga …

Guardar puro mi corazón para Dios.

Dicen que los conquistadores europeos al llegar a tierras americanas llegaron atraídos por los tesoros; la fuente de la eterna juventud, el oro, la plata, y luego esos tesoros los mandaban en barcos asegurados con guardias y cañones a las bóvedas de bancos en Europa. Alguna vez estuve dentro de la bóveda de un banco muy grande y realmente es un lugar seguro con muchos controles de seguridad, allí se guardaban billetes, documentos, todo lo que se pueda considerar valioso. ¿Dónde se guardan las cosas frágiles, delicadas, peligrosas y valiosas? ¿Por qué existen bóvedas de seguridad, cajas fuertes y lugares de máxima seguridad, porque las ciudades se guardan con muros? ¿Por qué la mayoría de las computadoras usan antivirus y muros de fuego? Proverbios.4:23, Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida. ¿Para qué vamos a poner tanto empeño en mantener bien seguro de los ladrones y engañadores a mi corazón? Jeremías 17:9Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y…