Ir al contenido principal

El propósito de tu vida.

Una de las competencias más deseadas por los caza talentos y reclutadores está ligada al dominio de idiomas; ser bilingüe, hablar y escribir ambos idiomas resulta muy útil en el mundo laboral y también en nuestro servicio a Dios. Pero hay algo más deseado que el solo hecho de hablar dos o varios idiomas, y es ser multicultural, comprender a estas culturas y comprender su forma de pensar y costumbres, esta cualidad abre muchas puertas al éxito. Los hijos de padres de diferentes países suelen vivir -sin buscarlo- de esta experiencia otros la desarrollan y aprenden. Saulo de Tarso -el apóstol Pablo- hablaba varios idiomas y conocía a fondo varias culturas. Los judíos que visitaban Jerusalén en la celebración del día de Pentecostés en los días de Pedro fueron educados de esa manera.
Dios sigue amando igual al pueblo de Israel, independientemente que éste le sea leal o no. Los discípulos de Jesús en Jerusalén fueron perseguidos por su fe y otros fueron encarcelados y muertos en vía pública, así que muchos huyeron a distintos lugares del mundo conocido y llevaron su confianza en Jesús a esos lugares. La iglesia de Roma inició por causa de la persecución de los judíos hacia los cristianos. A pesar de eso, Dios y su iglesia siguen honrando al pueblo de Dios.

Los seguidores de Jesús en Antioquía se pusieron de acuerdo para ayudar a los cristianos en la región de Judea, y cada uno dio todo lo que pudo dar. Entonces Bernabé y Saulo llevaron el dinero a Jerusalén, y lo entregaron a los líderes de la iglesia. Hechos 11:29-30.

Hoy en el siglo 21 vivimos tiempos en los que cada hombre es amador de sí mismo; tenemos nuestras agendas llenas de comidas saludables, visitas al gimnasio, al nutricionista, complementos alimenticios, estudiamos desde el pre escolar al post doctorado, tomamos cursos en línea 24/7, la industria del cosmético va en aumento, nos hacemos múltiples cirugías estéticas, pagamos enormes cifras por disfrutar de placer y entretenimiento. Gastamos enormes cantidades para gozar de servicios que nos hagan todo más fácil y sencillo. Para el hombre y la mujer de hoy Dios mismo es visto -por muchos- solo como su empleado o sirviente. 
Aun en medio de la congregación los mensajes que más nos gustan están centrados en "mi beneficio personal", cuando la reunión está enfocada en el servicio a Dios cualquier excusa nos separa de estar allí. 


Dios sigue amando a los judíos, pues eligió a sus antepasados para formar su pueblo. Dios no da regalos para luego quitarlos, ni se olvida de las personas que ha elegido. Romanos 11:28b-29


Cuando nuestro Dios nos dona algo a manera de regalo o de invitación, no lo quita nuevamente, ni retira tampoco su llamamiento. Dios es soberano en todo tiempo. Él puede hacer, o dejar de hacer. Puede favorecernos en el tiempo que esperamos o no. Igual, será siempre un Dios soberano. Muchas veces hasta imaginamos que lo podemos manipular y chantajear emocionalmente, que lo podemos manipular como si fuera alguien de carácter o personalidad débil. Oh error. 

Nuestro Dios no cambia, no se va ajustando a la posición del sol, no posee sombra variable, se trata de un Dios inmutable: 
  • No cambia su esencia de Dios. 
  • No cambian sus atributos de Dios. 
  • No caduca el consejo de Dios. 
Amamos y nos atrae cuando en medio de la congregación se nos ayuda a superar nuestra debilidad, la escasez, la enfermedad. Pero suele pasar que no lo apreciamos en la misma medida y no reconocemos quien es él; un Dios santo y soberano.
»Al oír eso, Moisés huyó de Egipto tan pronto como pudo, y se fue a vivir a Madián. En ese país vivió como extranjero, y allí nacieron dos de sus hijos. »Pasaron cuarenta años. Pero un día en que Moisés estaba en el desierto, cerca del monte Sinaí, un ángel se le apareció entre un arbusto que ardía en llamas. Moisés tuvo mucho miedo, pero se acercó para ver mejor lo que pasaba. Entonces Dios, con voz muy fuerte le dijo:“Yo soy el Dios de tus antepasados. Soy el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob.
Hechos 7:29-32.

Rechazo. Moisés se siente fuera de lugar y excluido por los mismos hebreos esclavos en Egipto. Huyó de Egipto, atrás dejó a los hebreos y a los egipcios se instaló en la ciudad de Madian. Allí se adaptó a su cultura e idioma y vivió 40 años como pastor de ovejas, junto a su esposa madianita les nacieron dos hijos. Moisés tenía origen hebreo, pero creció y se educó como egipcio, y más adelante como un madinita. Siempre aspiró a ser como los hebreos y ser parte de ellos, pero ellos le rechazaron. Vivía deseando y anhelando tener lo que nunca tuvo. Moisés no pudo hacer conexión con los egipcios, no logró integrarse a su soberbia.

Debemos relacionarnos con los que nos podemos relacionar. Moisés, muchas veces olvidó que su ADN era el de un hebreo. Los dilemas que acompañaban a Moisés: El rechazó de los egipcios, y de los judíos.
Renuncia: Ahora Moisés es como un madinita, uno más. En Madían eran siervos del dios Astaroth. Su suegro, su esposa, y sus hijos eran madianitas. Había logrado por fin ser aceptado, es exitoso en medio de esta nueva cultura que adoraba a otro dios. 
Era exitoso en los negocios, en su familia, en medio de ese pueblo extraño pero lejos del plan y propósito de Dios. Moisés cambio los rechazos de su vida por un poco de aceptación madianita. Comprometió su destino entre el pueblo hebreo con tal de ser -por fin- aceptado. La persona rechazada busca ser aceptada a cualquier costo. Valoramos con alta estima el ser aceptados por cualquiera, buscamos ser aceptados a cambio de nuestra esencia -ADN- espiritual, nos hemos desfigurado para parecer otro y así ser aceptados. 
De repente, Dios aparece otra vez en su vida. En medio de la versión del Moisés exitoso de Madian, algo le cambió por completa. 

Hay zarzas encendidas -señales- que nunca se consumen, pues Dios las usa para llamar tu atención. Así que Moises se acercó a ver qué era lo que pasaba. Entonces escuchó una voz que conoce su identidad hebrea. No la multicultural nacionalidad egipcia, ni madianita.
La mención de Jacob, lo desconcertó. Jacob, era un tipo igual de confundido que él, alguien que vivía siempre huyendo. Pero a este Jacob, Dios mismo lo transformó y le dio un nuevo propósito. Moisés se sacó el calzado -el polvo su viejo andar- y esta vez sí se enfrentó a Dios, se humilló ante un Dios soberano. 

Moisés empezó a temblar, y ya no se atrevió a mirar más. Pero Dios le dijo: “Quítate las sandalias, porque estás en mi presencia. Yo sé muy bien que mi pueblo Israel sufre mucho, porque los egipcios lo han esclavizado. También he escuchado sus gritos pidiéndome ayuda. Por eso he venido a librarlos del poder egipcio. Así que prepárate, pues voy a mandarte a Egipto.” »Los israelitas rechazaron a Moisés, y le dijeron: “¿Quién te ha dicho que tú eres nuestro jefe o nuestro juez?” Pero Dios mismo lo convirtió en jefe y libertador de su pueblo. Esto lo hizo por medio del ángel que se le apareció a Moisés en el arbusto. Hechos 7: 33-35.

Este multicultural, confundido e inconstante Moisés -ahora humilde- recibe la orden de regresar al lugar en donde antes había sido rechazado. Para retomar lo que había sido abandonado. La invitación con la que Dios nos reta en esta oportunidad es a tener en el foco de nuestra atención nuestro ADN de mujeres y hombres comprados y lavados con la sangre de Cristo para liberar a nuestra generación de las cadenas del error. Para devolvernos la libertad para adorar voluntariamente al Dios que libera nuestra vida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Guardar puro mi corazón para Dios.

Dicen que los conquistadores europeos al llegar a tierras americanas llegaron atraídos por los tesoros; la fuente de la eterna juventud, el oro, la plata, y luego esos tesoros los mandaban en barcos asegurados con guardias y cañones a las bóvedas de bancos en Europa. Alguna vez estuve dentro de la bóveda de un banco muy grande y realmente es un lugar seguro con muchos controles de seguridad, allí se guardaban billetes, documentos, todo lo que se pueda considerar valioso. ¿Dónde se guardan las cosas frágiles, delicadas, peligrosas y valiosas? ¿Por qué existen bóvedas de seguridad, cajas fuertes y lugares de máxima seguridad, porque las ciudades se guardan con muros? ¿Por qué la mayoría de las computadoras usan antivirus y muros de fuego? Proverbios.4:23, Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida. ¿Para qué vamos a poner tanto empeño en mantener bien seguro de los ladrones y engañadores a mi corazón? Jeremías 17:9Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y…

La buena semilla en buena tierra.

Como la mayoría sabe un agricultor o un campesino es alguien que trabaja la tierra, que selecciona las semillas, encuentra la semilla que esté sana para obtener a cambio plantas sanas que produzcan frutos sanos. La otra parte de este escenario la representa la calidad de la tierra. Después de escuchar estas palabras de Jesús cualquier persona se identifica a sí misma -y casi inmediatamente- con la buena tierra, y normalmente asume que no será tierra estéril o víctima de la rutina diaria y de sus afanes. En esta oportunidad le invito a mirar con otros ojos esta parábola y descubrir a través del fruto si nuestra vida es la mejor tierra en la que Dios puede sembrar sus maravillosas promesas. Busquemos en nuestra Biblia y leamos San Lucas capitulo 8, iniciando a leer desde el verso 4 en adelante.
Lucas 8: 4 Mucha gente había venido de distintos pueblos para ver a Jesús. Él les puso este ejemplo: 5 "Un agricultor salió a sembrar trigo. Mientras sembraba, unas semillas cayeron en el cam…

Florecer en la adversidad

En la carta del gozo que desde Roma escribió Pablo el apóstol -enviado- a los gentiles se esconde un tesoro que describe la magnitud del poder de Dios en la vida de un discípulo. Descubramos en este momento ese tesoro; resiliencia. "Me alegra mucho que, como hermanos en Cristo, al fin hayan vuelto a pensar en mí. Yo estaba seguro de que no me habían olvidado, sólo que no habían tenido oportunidad de ayudarme. No lo digo porque esté necesitado, pues he aprendido a estar satisfecho con lo que tengo. Sé bien lo que es vivir en la pobreza, y también lo que es tener de todo. He aprendido a vivir en toda clase de circunstancias, ya sea que tenga mucho para comer, o que pase hambre; ya sea que tenga de todo o que no tenga nada. Cristo me da fuerzas para enfrentarme a toda clase de situaciones. Sin embargo, fue muy bueno de parte de ustedes ayudarme en mis dificultades." Filipenses 4:10-14 Algunos metales poseen la característica de doblarse y volver nuevamente a su posición y retomar…