Ir al contenido principal

Cerrar el pasado, pasar la página.

Los libros suelen estar organizados en hojas de papel impresas con tinta, páginas, capítulos, volúmenes, en fin. Cuando avanzamos en la lectura de un libro vamos leyendo línea por línea, párrafo a párrafo, y al completar la página que ya hemos leído llega el momento de pasar página. 
Las personas somos susceptibles de fallar, a veces somos conscientes de nuestras fallas y de nuestros errores, eso es muy bueno. Otras veces nunca nos detenemos a analizar cual ha sido nuestro error.  Al ignorar el error estamos en alto riesgo de volver a cometer ese mismo error una o varias veces más adelante.
Los errores del pasado deben comprenderse y resolverse para enfrentar nuevas etapas en el futuro. Cuando lo logremos -entonces- estaremos listos para una nueva etapa de nuestra vida. Lo más probable es que después de tomar una decisión en base a nuestro propio criterio y resultar todo mal responsabilizamos a otra persona. Esta actitud nos hará repetir un patrón lleno de errores y resultados indeseables.
"Fue así como Dios creó al ser humano tal y como es Dios. Lo creó a su semejanza. Creó al hombre y a la mujer," Génesis 1:27
Dios les dio a Adán y a Eva una única regla. Me van a respetar este árbol. Solamente una regla.
"Con el viento de la tarde, el hombre y su esposa oyeron que Dios iba y venía por el jardín, así que corrieron a esconderse de él entre los árboles." Génesis 3:8
Aquí es cuando nos surge la idea de escondernos de Dios, separarnos de él, irnos lejos y no saber nada de él para no hacer conocida nuestra falla o error.
"Pero Dios llamó al hombre y le preguntó: —¿Dónde estás? "Esto nos pasa cuando algo salió mal sentimos vergüenza de nuestra nueva condición.
"—¿Y cómo sabes que estás desnudo? —le preguntó Dios—. ¿Acaso comiste del fruto del árbol que te prohibí comer?" Génesis 3:11
Dios se ocupó primero del origen; de la idea que originó esa mala decisión y le pidió al hombre volver a revisar todo lo que había hecho para que éste a su vez descubriera su propio error. El hombre respondió:
"—La mujer que tú me diste por compañera me dio del fruto del árbol. Por eso me lo comí." Génesis 3:12

El hombre no fue muy rápido para encontrar la falla y cargó la culpa a otros; a su esposa y a Dios, no fue capaz de asumir su falta. Ésto es un pequeño desenfoque que resulta ser muy frecuente, y no puedes evitar dejar de asumir la responsabilidad de tu error pasado si quieres un mejor futuro. 

-¿Y qué culpa tengo yo? Fueron las condiciones, fue la crisis, fue la otra persona, fueron otros los que fallaron, yo soy sólo víctima de todo ésto.
Dejar de asumir mi responsabilidad me expone a volver a repetir el mismo error en el futuro. Yo mismo estoy boicoteando mi propio futuro al no enfrentar mi falta pasada. A veces el enamoramiento nos oculta las señales. Mis errores pasados los sigo cargando hacía mi propio futuro y volverán a provocar otra falla. Cada nuevo comienzo repetirá un ciclo pues yo no he cambiado ni corregido mis errores. Debemos revisar los errores en sus propios procesos. Ese pequeño porcentaje de responsabilidad mía que he ignorado, yo mismo no puedo resolverlo pues lo desconozco y por tanto no lo puedo enfrentar ni confrontar y por eso no lo puedo cambiar. No confíes en tu propia opinión, mi criterio propio me metió en problemas muchas veces.

"Dios bendice a los que tienen un corazón puro, pues ellos verán a Dios." Mateo 5:8 
Debo descubrir lo que está mal en mí, es el inicio del cambio. Pero la buena noticia es que Dios sí lo puede ver y él lo puede cambiar. Hazme ver mis patrones y los errores en mi proceso de toma de decisiones incorrectas.

Si fuera el caso, que yo no logro por mi mismo encontrar el error en mi pasado puedo siempre encontrar ayuda de lo alto en la presencia de Dios. Puedes acudir a quien escudriña lo más escondido y profundo de nuestro corazón y pasar la página. Empezar el siguiente capítulo nos demanda haber cerrado por completo el anterior. Hablemos con Dios, Dios déjame ver mis errores, muestra mis fallas ayúdame a superar mis errores pasados y caminar confiado al futuro.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Guardar puro mi corazón para Dios.

Dicen que los conquistadores europeos al llegar a tierras americanas llegaron atraídos por los tesoros; la fuente de la eterna juventud, el oro, la plata, y luego esos tesoros los mandaban en barcos asegurados con guardias y cañones a las bóvedas de bancos en Europa. Alguna vez estuve dentro de la bóveda de un banco muy grande y realmente es un lugar seguro con muchos controles de seguridad, allí se guardaban billetes, documentos, todo lo que se pueda considerar valioso. ¿Dónde se guardan las cosas frágiles, delicadas, peligrosas y valiosas? ¿Por qué existen bóvedas de seguridad, cajas fuertes y lugares de máxima seguridad, porque las ciudades se guardan con muros? ¿Por qué la mayoría de las computadoras usan antivirus y muros de fuego? Proverbios.4:23, Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida. ¿Para qué vamos a poner tanto empeño en mantener bien seguro de los ladrones y engañadores a mi corazón? Jeremías 17:9Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y…

La buena semilla en buena tierra.

Como la mayoría sabe un agricultor o un campesino es alguien que trabaja la tierra, que selecciona las semillas, encuentra la semilla que esté sana para obtener a cambio plantas sanas que produzcan frutos sanos. La otra parte de este escenario la representa la calidad de la tierra. Después de escuchar estas palabras de Jesús cualquier persona se identifica a sí misma -y casi inmediatamente- con la buena tierra, y normalmente asume que no será tierra estéril o víctima de la rutina diaria y de sus afanes. En esta oportunidad le invito a mirar con otros ojos esta parábola y descubrir a través del fruto si nuestra vida es la mejor tierra en la que Dios puede sembrar sus maravillosas promesas. Busquemos en nuestra Biblia y leamos San Lucas capitulo 8, iniciando a leer desde el verso 4 en adelante.
Lucas 8: 4 Mucha gente había venido de distintos pueblos para ver a Jesús. Él les puso este ejemplo: 5 "Un agricultor salió a sembrar trigo. Mientras sembraba, unas semillas cayeron en el cam…

Florecer en la adversidad

En la carta del gozo que desde Roma escribió Pablo el apóstol -enviado- a los gentiles se esconde un tesoro que describe la magnitud del poder de Dios en la vida de un discípulo. Descubramos en este momento ese tesoro; resiliencia. "Me alegra mucho que, como hermanos en Cristo, al fin hayan vuelto a pensar en mí. Yo estaba seguro de que no me habían olvidado, sólo que no habían tenido oportunidad de ayudarme. No lo digo porque esté necesitado, pues he aprendido a estar satisfecho con lo que tengo. Sé bien lo que es vivir en la pobreza, y también lo que es tener de todo. He aprendido a vivir en toda clase de circunstancias, ya sea que tenga mucho para comer, o que pase hambre; ya sea que tenga de todo o que no tenga nada. Cristo me da fuerzas para enfrentarme a toda clase de situaciones. Sin embargo, fue muy bueno de parte de ustedes ayudarme en mis dificultades." Filipenses 4:10-14 Algunos metales poseen la característica de doblarse y volver nuevamente a su posición y retomar…