domingo, 5 de agosto de 2012

Vivir pre-ocupado o confiado.

El público de este mensaje son personas que ya viven comprometidas con Cristo; se trata de sus discípulos. Cada uno de ellos ha decidido que Cristo sea su Maestro, lo han hecho voluntariamente. Jesús pone en perspectiva la relación entre el ser humano y las posesiones materiales, las cosas y la satisfacción de necesidades. Cómo debemos atender a las necesidades de nuestro cuerpo y cual es el nivel de importancia de las cosas ante las necesidades. ¿Estará la vida hecha sólo para respirar? ¿Yo debo dedicar toda mi vida entera para asegurarme de poder respirar? ¿Comer o vestir?
Lucas 12: 22 Después Jesús les dijo a sus discípulos:
    "No se pasen la vida preocupándose de qué van a comer, qué van a beber, o qué ropa van a ponerse.23 La vida no consiste sólo en comer, ni el cuerpo existe sólo para que lo vistan. 24"Miren a los cuervos: no siembran, ni cosechan, ni tienen graneros para guardar las semillas. Sin embargo, Dios les da de comer. ¡Recuerden que ustedes son más importantes que las aves!
Vamos a poner en orden algunas cosas, si las aves del reino animal -que no son la corona de la creación- saben que mañana tendrán comida. Alimentos que éstas deberán salir a buscar pues los gusanos no suben al nido en una fila, ni saltaran a sus picos. Los seres humanos que somos más valiosos que las aves también recibirán su comida.
He escuchado a algunos preguntar justo después de terminarse un enorme desayuno abundante:  -¿Y hoy qué vamos a comer al mediodía?  Vivimos pensando solo en comer pues nos produce placer, más de la mitad de la población del mundo come al menos 3 veces por día. Cada año en el mundo se consumen 2,681,149 millones de dólares en alimentos  y un volumen de 510, 864 millones de toneladas de alimentos, y cada persona en promedio consume entre 200 y 525 litros de agua por día.
   25 "¿Creen ustedes que por preocuparse mucho vivirán un día más?26 Si no pueden conseguir ni siquiera esto, ¿por qué se preocupan por las demás cosas?
La fecha programada para pasar a su presencia ya está definida y sólo Dios la puede modificar, ni mi doctor, ni mi líder, ni los que me aman, ni yo mismo podemos alargar a ésta un solo día. ¿Qué caso tiene estar preocupado por lo que no es posible cambiar?


27 "Aprendan de las flores del campo: no trabajan para hacerse sus vestidos; sin embargo, les aseguro que ni el rey Salomón, con todas sus riquezas, se vistió tan bien como ellas.
El vestido le quita el sueño a muchos. Por ejemplo, a diario se escucha decir: Este vestido ya lo usé una vez no lo volveré a usar más. Qué vestido tan lindo, pero ira a parar al deposito de basura muy pronto. No tengo zapatos de este color, los llevaré completarán la colección que tengo en casa. Y atender el vestido se ha vuelto prioridad y mandatorio para nuestra existencia. Los mercados y zonas comerciales del mundo están llenos de tiendas llenas de vestidos y zapatos, y de compradores que pasan allí día y noche. Gastamos más de 22 mil millones de dólares cada año en vestido en el mundo, hoy en el mundo demandamos unos 12 mil millones de pares de zapatos.
   28 "Si Dios hace tan hermosas a las flores, que viven tan poco tiempo, ¿no hará mucho más por ustedes? ¡Veo que todavía no han aprendido a confiar en Dios!
La clave de la vida abundante está en poner en perspectiva divina las cosas de este mundo. Lo primero es confiar en el Dios de la provisión, el dador, el galardonador, el que te da sustento, el que sana tu alma, el creador de todo lo que hay, el dueño del oro y de la plata, el dueño de los tesoros del cielo. ¿Puedes confiar en todas sus promesas y descansar en ellas? el reto está en desear más a Dios que a su provisión divina y a las cosas en sí mismas.
   29 "No se desesperen preguntándose qué van a comer, o qué van a beber.30 Sólo los que no conocen a Dios se preocupan por eso. Dios, el Padre de ustedes, sabe que todo eso lo necesitan.
El manual del fabricante -La Santa Biblia- dice que nuestro Padre ya sabe que cosas necesitamos cada uno de los que le servimos. No solo lo sabe, pide que confiemos en él y nos dará los recursos necesarios para servirle. ¿Es sabio confiar en mi talento y en mi capacidad de producir? ¿Será Dios serio y formal al ofrecer algo para luego no cumplirlo dentro de mi plazo de espera? Dios sí cumple sus promesas.
   31 "Lo más importante es que reconozcan a Dios como único rey. Todo lo demás, él se lo dará a su debido tiempo.
El orden correcto está en no vivir llenos de temor, en vivir sin ansiedad, sin afán, ni frustración o inseguros por lo que vamos a comer y vestir. Se trata de que mi vida manifieste que Dios reina sobre el trono de mi voluntad.
El reto de confiar en que el Padre nos dará lo necesario en esta vida y la venidera es algo que no deberíamos posponer un minuto más. Ocupémonos en confiar en sus promesas.

Que así se haga en mi vida.

0 comentarios:

Publicar un comentario