miércoles, 23 de noviembre de 2011

¿Qué hace la Iglesia?


La tentación de ser diferente y original vuela mucha veces al día sobre la cabeza de los cristianos, el problema está en dejar que esa idea y sus acompañantes hagan un nido en nuestra mente. La   búsqueda de acción y de actividades puede caer en un desenfoque del objetivo y la meta. Es posible caer presa del activismo que no nos lleva a la meta. ¿Cual es el objetivo y el quéhacer?

El fin del mundo llegará cuando las buenas noticias del reino de Dios sean anunciadas en toda la tierra, y todo el mundo las haya escuchado.
Mateo 24:14 

Mientras no se nos diga que nuestra tarea es otra, ésta es la orden que debemos atender. Compartir uno a uno, persona a persona su mensaje; Dios tiene un plan maravilloso para salvarnos del pecado y de la muerte, y que sólo se necesita creer en Jesús. Contar a otros lo que Dios ha hecho en nuestras vidas para demostrar que Dios salva todavía hoy en medio de tanto dolor.

Cuando la orden de ser diferente surge de la voz de Dios, con instrucciones especificas para un lugar y un tiempo específicos, seguro que le será confiada a alguien que ha sabido demostrar ante el trono del altísimo que obedece las instrucciones comunes ya por todos conocidas; así visitaremos al ciego de la calle Derecha en Damasco, seremos llevados a testificar ante el secretario del tesoro de la reina de Etiopía, o saldremos de la barca al escuchar la orden de Jesús para caminar sobre el agua, construiremos el arca en tiempo seco, y muchas otras que surgen de la mente creativa del creador.

Hay cosas que frecuentemente dejamos de lado; buscar el rostro de Dios y su confirmación antes de iniciar una empresa, estar dispuestos a dejar de escuchar la falsa profecía de que todo dentro de mí está bien y siempre todos mis proyectos me saldrán bien por mi gran capacidad y conocimiento. Será mejor acudir a Dios aunque signifique ser corregidos, ampliar mi horizonte y mi visión seguramente Dios tiene más que dar de lo que yo le pido, veamos lo que nos quiere mostrar Elíseo a luz de este pasaje de la Biblia:

II de Reyes 3:9 Así que los reyes de Israel, Judá y Edom se unieron en contra del rey de Moab. Mientras marchaban hacia el campo de batalla, tuvieron que desviarse durante siete días, y se les acabó el agua que tenían para el ejército y sus animales.
10 Entonces el rey de Israel dijo: «¡Estamos en problemas! Dios nos entregará en manos del rey de Moab».
11 Josafat preguntó: —¿Hay aquí algún profeta que nos diga lo que Dios quiere que hagamos? Uno de los oficiales del rey de Israel contestó: —Por aquí anda el profeta Eliseo, el ayudante de Elías.
12 Josafat dijo: —¡Dios nos hablará por medio de él! De inmediato los tres reyes fueron a ver a Eliseo, 13 pero este le dijo al rey de Israel: —¡Yo no tengo nada que ver contigo! ¡Pregúntale a esos profetas, a quienes tu padre y tu madre siempre consultan! El rey de Israel le respondió: —No lo haré. Quien nos desvió hasta aquí fue Dios, para que el rey de Moab nos destruya.
14 Eliseo dijo: —Juro por Dios todopoderoso, a quien sirvo, que si no fuera por el respeto que siento por Josafat, no te prestaría atención; es más, ni siquiera levantaría la vista para mirarte.15 En fin, traigan acá a un músico. Cuando el músico comenzó a tocar, el poder de Dios vino sobre Eliseo,16 y Eliseo dijo: «Dios dice que en este arroyo seco se formarán muchos charcos. 17 Aunque no verán viento ni lluvia, este lugar se llenará de agua. Todos podrán beber agua, y también sus ganados y animales.18 Esto para Dios no es ningún problema. Además, él los ayudará a vencer a los moabitas.19 Ustedes conquistarán todas las ciudades importantes y las que están bien protegidas. Derribarán todos los árboles frutales, taparán todos los manantiales y llenarán de piedras los sembrados».
20 A la mañana siguiente, muy temprano, comenzó a correr agua desde la región de Edom, y llenó todo el lugar.

Elíseo es un gran siervo de Dios que duplicó las maravillas realizadas a través de Elías, y que habla de frente a reyes y a quien sea que esté dispuesto a escuchar la voluntad de Dios. Estos hombres decidieron que era la hora de recibir instrucciones precisas de Dios. Solo Dios puede hacer llover, Ud. y yo no podemos.

-Ahora después de tanto tiempo vienes a buscar al profeta de Dios, ha pasado mucho tiempo sin buscar la voluntad de Dios ¿no te parece?. V.15 construyamos el ambiente de adoración para escuchar, ve a traer a un músico o tañedor porque deseo música de fondo. La música y la adoración inspira y nos ayuda a creer que para Dios todo es posible, es muy importante inspirar pero ¿cómo pasaremos a la acción? la diferencia está en la audacia para actuar, sino seremos un soñador más. ¿Dios qué es lo que tú me quieres decir a mí? Hacer llover es cosa fácil a los ojos de Dios, entregar a los enemigos en nuestra mano, también es cosa fácil para Dios. Mi parte es construir las cisternas, estanques para captar el agua (el límite es todo el valle, o hasta donde la fuerza nos permita llegar o más, hasta que provoquemos llover).
Si deseas que la tierra se llene de agua, primero debemos cavar estanques. La fe mira primero los estanques hechos y luego veremos la mano de Dios haciendo maravillas, poner agua en el desierto. Sin importar que muchos han estado queriendo dejar todo y abandonar sus sueños de ser usado por Dios poderosamente seguiremos cavando estanques, se hace uno a la vez. No debemos comparar erróneamente nuestro máximo esfuerzo con el mejor de los éxitos de alguien más, no es congruente, pues nosotros todavía estamos cavando estanques mientras alguien ya está recibiendo su lluvia y repartiéndola entre su pueblo. Si yo estoy dispuesto a hacer estanques, Dios hará llover. Es la misma manera en que Noé construyó un arca en días sin lluvia, sin expertos en arcas. Toma tu pala y ponte a hacer agujeros que se parezcan a un estanque sin importar que no haya señales tangibles de lluvia. El diseño de Dios incluye completar mi accionar con su logística para complementar lo que nosotros iniciamos. Hay que hacer un estanque en cada barrio de este país. Dios nos está llamando a abrir célula en cada lugar.

Que así se haga en mi vida. Que tu reino cubra toda la tierra con el conocimiento de la salvación lograda con su sacrificio sobre la cruz a las afueras de Jerusalém.

Vídeo con charla sobre este mismo pasaje.


0 comentarios:

Publicar un comentario