Ir al contenido principal

Discípulo de Cristo.

Gallinero para granja de aves.
Por la puerta del gallinero suelen entrar mayormente gallinas. Pero la puerta no posee la virtud de cambiar la forma externa ni interna de quien entra a través de ella. Cada vez que el granjero cruza por esa puerta seguirá siendo "el granjero". Lo que pretendo dibujar en nuestra mente es que no por el hecho de entrar por la puerta del gallinero ya somos gallinas, ni por entrar por la puerta del templo, ya somos cristianos maduros llenos de mucho fruto, y buen fruto. Hay un trabajo de mucha paciencia que hacer para que el carácter de nuestro Dios se establezca dentro de nosotros.

Hay diferencias que todos debemos tener claras entre lo que hace a un creyente que inicia su crecimiento espiritual y lo que Dios quiere formar según su plan perfecto en la vida de cada uno. Un discípulo; es la persona que reconoce que necesita aprender y acude a alguien que le puede enseñar. Cuando buscamos a Dios debemos saber que él dá premios por sólo el hecho de buscarlo, pero Dios también exigirá que nosotros entreguemos voluntariamente y con desprendimiento aquello que puede afectar negativamente nuestro sano desarrollo integral.

Existen varias cosas que debemos revisar en nuestras vidas para ver "indicadores de madurez" que nos acerquen a la estatura del varón perfecto. Todo discípulo es un creyente, más no todo creyente es un discípulo:

1.- El creyente espera le lleven panes y peces;
el discípulo es un pescador.

2.- El creyente lucha por crecer;
el discípulo por reproducirse y multiplicarse.

3.- El creyente se gana;
el discípulo se hace.

4.- El creyente gusta del halago;
el discípulo del sacrificio vivo.

5.- El creyente murmura, critica y reclama;
el discípulo obedece y se niega a sí mismo.

6.- El creyente es "yo";
el discípulo es "ellos".

7.- El creyente espera milagros; el
 discípulo obra los milagros.

8.- El creyente sueña a diario con la "iglesia ideal"; el discípulo se entrega para lograr la "iglesia real".

9.- La meta del creyente es estar en el cielo; la del discípulo es ganar personas y familias para llenar el cielo.

10.- El creyente maduro se vuelve un discípulo;
el discípulo maduro asume los ministerios.

11.- El creyente parece llevar una almohada;
el discípulo sabe que carga una cruz.

12.- El creyente se responsabiliza por "hacer lo que esté a mi alcance";
el discípulo es "heme aquí y aquí estoy".

13.- El creyente es alguien muy valioso;
el discípulo es indispensable.

14.- El creyente a veces testifica de la Palabra de Dios
; el discípulo hace discípulos.

Señor, que mi vida deje de estar enfocada unicamente en mi propia persona, que pueda ver a mi generación como un reto a reconciliar contigo. Que en mi vida pueda desarrolar un terreno que debe ser fértil y debe producir fruto abundante.

Amén.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Guardar puro mi corazón para Dios.

Dicen que los conquistadores europeos al llegar a tierras americanas llegaron atraídos por los tesoros; la fuente de la eterna juventud, el oro, la plata, y luego esos tesoros los mandaban en barcos asegurados con guardias y cañones a las bóvedas de bancos en Europa. Alguna vez estuve dentro de la bóveda de un banco muy grande y realmente es un lugar seguro con muchos controles de seguridad, allí se guardaban billetes, documentos, todo lo que se pueda considerar valioso. ¿Dónde se guardan las cosas frágiles, delicadas, peligrosas y valiosas? ¿Por qué existen bóvedas de seguridad, cajas fuertes y lugares de máxima seguridad, porque las ciudades se guardan con muros? ¿Por qué la mayoría de las computadoras usan antivirus y muros de fuego? Proverbios.4:23, Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida. ¿Para qué vamos a poner tanto empeño en mantener bien seguro de los ladrones y engañadores a mi corazón? Jeremías 17:9Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y…

La buena semilla en buena tierra.

Como la mayoría sabe un agricultor o un campesino es alguien que trabaja la tierra, que selecciona las semillas, encuentra la semilla que esté sana para obtener a cambio plantas sanas que produzcan frutos sanos. La otra parte de este escenario la representa la calidad de la tierra. Después de escuchar estas palabras de Jesús cualquier persona se identifica a sí misma -y casi inmediatamente- con la buena tierra, y normalmente asume que no será tierra estéril o víctima de la rutina diaria y de sus afanes. En esta oportunidad le invito a mirar con otros ojos esta parábola y descubrir a través del fruto si nuestra vida es la mejor tierra en la que Dios puede sembrar sus maravillosas promesas. Busquemos en nuestra Biblia y leamos San Lucas capitulo 8, iniciando a leer desde el verso 4 en adelante.
Lucas 8: 4 Mucha gente había venido de distintos pueblos para ver a Jesús. Él les puso este ejemplo: 5 "Un agricultor salió a sembrar trigo. Mientras sembraba, unas semillas cayeron en el cam…

Florecer en la adversidad

En la carta del gozo que desde Roma escribió Pablo el apóstol -enviado- a los gentiles se esconde un tesoro que describe la magnitud del poder de Dios en la vida de un discípulo. Descubramos en este momento ese tesoro; resiliencia. "Me alegra mucho que, como hermanos en Cristo, al fin hayan vuelto a pensar en mí. Yo estaba seguro de que no me habían olvidado, sólo que no habían tenido oportunidad de ayudarme. No lo digo porque esté necesitado, pues he aprendido a estar satisfecho con lo que tengo. Sé bien lo que es vivir en la pobreza, y también lo que es tener de todo. He aprendido a vivir en toda clase de circunstancias, ya sea que tenga mucho para comer, o que pase hambre; ya sea que tenga de todo o que no tenga nada. Cristo me da fuerzas para enfrentarme a toda clase de situaciones. Sin embargo, fue muy bueno de parte de ustedes ayudarme en mis dificultades." Filipenses 4:10-14 Algunos metales poseen la característica de doblarse y volver nuevamente a su posición y retomar…